Mas encaja un duro revés pero mantiene el desafío soberanista

Marta Lasalas *

El candidato de CiU a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas, en un momento de su comparecencia tras las elecciones celebradas ayer. / Alberto Estévez (Efe)

BARCELONA.– Artur Mas y CiU encajaron ayer un duro revés electoral. Ni en la peor de las previsiones, ni en la peor de las encuestas los nacionalistas catalanes contemplaban una caída de doce diputados como la que sufrieron. CiU pasó de los 62 escaños que consiguió hace dos años, a 50. El panorama que se abre a partir de hoy en la política catalana es extraordinariamente complejo. Sin embargo, y a pesar de reconocer el varapalo, Mas aseguró que la apuesta por el derecho a decidir sigue adelante.

Publicidad

Y es que la caída de CiU fue absorbida casi por completo por los independentistas de ERC que, con 21 diputados, escalaron de la quinta posición que ocupaban en el Parlament a la segunda. El crecimiento del voto republicano desplazó al PSC a la tercera posición, con 20 escaños. A pesar de ello, y teniendo en cuenta el panorama dramático que les vaticinaban algunas encuestas, en la sede socialista se acogió el resultado con optimismo. También retrocede un escalafón el PP que, después de protagonizar una campaña muy dura, ha pasado de 18 a 19 diputados y se sitúa como cuarta fuerza de la cámara. Los populares sienten cada vez más cerca el aliento de Ciutadans, que ha triplicado su representación, de los 3 escaños que ocupaba a 9. Los ecosocialistas de ICV-EUiA, que apostaron por el derecho a decidir pero sin renunciar a abanderar también un discurso marcadamente social, crecieron de 10 a 13 diputados. Finalmente, el Parlament se completa con tres diputados de la CUP, una joven formación independentista radical.

Oriol Junqueras celebra, anoche, con otros dirigentes de ERC el resultado logrado por la formación que lidera. / Andreu Dalmau (Efe)

“Hemos quedado lejos de la mayoría que queríamos”, admitió Mas en su comparecencia ante los medios de comunicación al confirmarse  el resultado. El líder nacionalista reconoció que los duros recortes de su gobierno le han pasado factura. Pero también destacó que de las urnas no ha salido ninguna fuerza que pueda plantear una alternativa de gobierno a CiU, y que existe en el Parlament la posibilidad de articular una mayoría soberanista. No obstante, advirtió que para hacer posible esta mayoría el acuerdo debe servir para garantizar también la gobernabilidad del país. Era un mensaje directo a ERC en el sentido de que si quiere participar en el impulso del derecho a decidir tendrá que implicarse también en una dinámica de gobierno atenazada por los recortes y de la cual CiU “no puede hacerse responsable única”.

En la sede de ERC los resultados provocaron la euforia, pero también un cierto vértigo. El líder republicano, Oriol Junqueras, no aportó pistas sobre la estrategia a seguir a partir de ahora, aunque insistió también en subrayar el impulso de las opciones independentistas y aseguró que su partido estará “a la altura de lo que el país necesita”. El bloque que apuesta por el derecho a decidir incorpora también los tres diputados con que la CUP ha entrado en el Parlament. Con estos resultados, las fuerzas que han abanderado el discurso soberanista sumarían 74 escaños, dos menos que la anterior legislatura.

Junto a ERC, y teniendo en cuenta que la campaña electoral ha hecho saltar por los aires cualquier posibilidad de diálogo entre CiU y PP, el PSC aparece como otra de las alternativas que podría plantear Mas desde el punto de vista de la aritmética parlamentaria. Los socialistas se preparaban para una noche electoral muy dura, pero al final, consiguieron frenar la caída en 20 diputados. No obstante, cerraron la jornada con el peor resultado que han conseguido en toda su historia.

Por lo que respecta al PP, el desembarco de los pesos pesados de la formación en la campaña catalana no evitó un retroceso hasta la cuarta posición del Parlament a pesar de crecer un escaño y sumar 19 diputados. Alicia Sánchez Camacho ha conseguido los mejores resultados del PP en Cataluña, lo cual provocó euforia entre los populares después que las encuestas a pie de urna les habían vaticinado una cierta caída. Junto al PP, el avance de Ciutadans, que con 9 diputados triplica sus resultados de hace dos años, eleva hasta 28 escaños la fuerza de las formaciones españolistas contrarias al derecho a decidir que hasta ahora contaban con 21 diputados.

También ha retrocedido, hasta la quinta posición, ICV-EUiA pese a sumar tres diputados y situarse en 13 escaños. Las malas perspectivas que los sondeos atribuían a los socialistas habían provocado que los ecosocialistas albergaran la esperanza de conseguir sustituir al PSC en el liderazgo de la izquierda en el Parlament. El candidato Joan Herrera instó anoche al resto de formaciones de izquierda a no facilitar la investidura de Mas. En conclusión, una noche electoral sorprendente que comenzó con una jornada histórica por lo que respecta a la participación, que rozó el 70%.

(*) Marta Lasalas es periodista.
Resultados de las elecciones al Parlamento de Cataluña. / Gráfico: parlament2012resultats.cat