España incumplirá el objetivo de déficit para 2012

0
Mariano Rajoy en la última sesión de control al Gobierno, celebrada en el Congreso el pasado miércoles. / Efe

El gobierno de Mariano Rajoy superará el límite del 6,3% del PIB, en materia de déficit público, tal como estableció la Unión Europea el pasado 10 de julio, tras flexibilizar un punto sus exigencias a la economía española. Así lo han reconocido diversas fuentes del gobierno a cuartopoder.es. Para algunos de los miembros del Ejecutivo, conseguir dejar el déficit del Estado en un 7% "sería todo un éxito". Pero, aunque oficialmente el gobierno de Mariano Rajoy no lo ha comunicado, ni lo hará hasta que no se cierre definitivamente el año, los avances que va teniendo  en su poder el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, no dejan lugar a dudas: España no podrá cumplir el objetivo de déficit pactado con Bruselas en su día, pese a los recortes acometidos en materia de sanidad, educación, subsidios de desempleo y prácticamente en todas las partidas presupuestarias. El mayor ajuste de la historia, de un total de 65.000 millones de euros, que Rajoy se vio obligado a anunciar el 11 de julio, un día después de conseguir que el Ecofin aumentase un punto (del 5,3 al 6,3%) el déficit total del Estado, no logrará cuadrar las cuentas ante las exigencias de Europa. Ni por esas.

Un miembro de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos ha reconocido a este diario que, pese a todo "la UE valora nuestros esfuerzos y, aunque no cumplamos ese 6,3%, saben que estamos haciendo los deberes y que, en 2013, con todas las reformas acometidas, estamos bien colocados para alcanzar el objetivo fijado, que es el 3%".

Publicidad

Los más optimistas del gabinete de Mariano Rajoy apuestan por una desviación de 4 décimas. Estiman que el déficit quedará en un 6,7% al cierre de 2012 y añaden que "no se trata de una desviación grave, sobre todo teniendo en cuenta las cifras de las que veníamos y la irresponsabilidad de algunas comunidades autónomas, que no van a cumplir ni de lejos los objetivos".

"Las cifras de las que veníamos" eran ciertamente infernales: el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero había fijado un objetivo de déficit del 6% del PIB, pero, tras tomar posesión y efectuar el cierre de 2011, el gobierno del PP se encontró con algo más de 2 puntos por encima de lo previsto, un total del 8% del déficit. Posteriormente, Eurostat cifró ese déficit en el 8,5% y, para colmo de males, las comunidades autónomas de Madrid y Valencia comunicaron en el mes de mayo que sus cuentas habían sufrido "desviaciones", como no, al alza. La Comunidad de Madrid tenía 2090 millones de euros más de déficit, lo que la situaba con un 2,2% de déficit en total, mientras que Valencia reconocía que había errado también en 900 millones, lo que le supondría casi un punto más. En total, esos "errores" aumentaron el déficit público total del Estado español hasta el 8´9%. Y desde esa cota  Rajoy intenta llegar al 6,3 en 2012 y al 3% en 2013, a golpe de sacrificios y de políticas que no le gustan y que, según repite, hubiera preferido no aplicar.

Entre los "sacrificios" a los que aluden estas fuentes gubernamental están los recortes en las partidas de Sanidad y Educación. Si bien ambas partidas recibieron , inicialmente, recortes del 17% y el 21% respectivamente en los presupuestos generales de 2012, en mayo volvieron a sufrir recortes adicionales de 7.000 millones en Sanidad y otros 3.000 en educación. La titular de Sanidad, Ana Mato, anunció el copago farmacéutico, la retirada de más de 400 fármacos de la lista de medicamentos prescritos por la Sanidad Pública y acaba de anunciar el copago del servicio de ambulancias para enfermos crónicos, cuando no sea considerado urgencia.  La lista de recortes es larguísima y a ella habría que añadir, si hablamos de sacrificios ciudadanos, los aumentos de IRPF, IVA, los recortes en la prestación por desempleo a partir del 6 mes de su percepción, la supresión de pagas a funcionarios o la no actualización de las pensiones conforme al IPC, entre otros muchos recortes.

Con todo- insisten desde el Ejecutivo-  España no podrá cumplir el objetivo de reducción de déficit y, pese a que Rajoy ha traspasado las "líneas rojas" que él mismo se marcó, el  incumplimiento, en el mejor de los casos (6,7% de déficit, según los más optimistas) obligaría a España a seguir en la senda de los recortes, las congelaciones y las supresiones de servicios y prestaciones todo el año 2013, para lograr situarse en el 3% de déficit al finalizar el ejercicio. Si los temores se confirman y España cierra el año 2012 con un déficit del 7% en 2012, el año siguiente quedarían por reducir 4 puntos más, el doble de lo reducido en 2012, pese a la  "dolorosa" gestión económica de Rajoy. Pero desde el gobierno  siguen considerándolo un éxito viendo el déficit imputado a la Administración General del Estado, que en noviembre se estimaba en 4,37%, porque quien va a imposibilitar el cumplimiento del objetivo del déficit -insisten- es la Administración autonómica. Las comunidades autónomas, que tienen un límite del 1,5% de déficit en su totalidad, son por ahora una incógnita. Y las que han decidido despejarla antes de tiempo, como Cataluña, lo han hecho para anunciar, precisamente su incumplimiento. No obstante, fuentes del  entorno de Rajoy admiten que, probablemente, sólo Madrid y Galicia cumplan  ese déficit del 1,5%.

Leave A Reply

Your email address will not be published.