Amnistía fiscal: El PSOE acusa a Rajoy de haber hecho “un traje a la medida de Bárcenas y otros como él”

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, el pasado viernes, durante su comparecencia ante la prensa sobre las nuevas informaciones respecto a la trama Gürtell. / Sergio Barrenechea (Efe)

Con el escándalo del caso Bárcenas, Alfredo Pérez Rubalcaba ha hincado el diente en la yugular del PP y no piensa soltar la pieza mientras aguanten sus mandíbulas. En un argumentario interno dirigido a los cuadros del PSOE, Ferraz analiza lo que está sucediendo y, de entrada, afirma que “la amnistía fiscal y la reforma del Código Penal para que no se pueda perseguir el delito de quien se acoja a ella aparecen hoy como un traje a la medida de Bárcenas y otros como él”. “El propio abogado de Bárcenas- se añade- ha reconocido que su cliente ha utilizado la amnistía para regulariza 10 millones de euros y, de confirmarse, sería un auténtico escándalo que el Gobierno de Rajoy haya legislado para blanquear impunemente la presunta financiación ilegal del PP”.

De momento, el PSOE se ha limitado a pedir explicaciones en el Congreso a Rajoy y a su ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de quien pide la cabeza, que dimita, porque lo sucedido le inhabilita para ser ministro de Hacienda. “¿Cómo puede ir el ministro a reclamar un esfuerzo fiscal a los españoles con esta situación?”, se preguntan los socialistas en el argumentario.

Publicidad

El PSOE ha pedido ya la comparecencia urgente de Montoro en el Congreso porque es quien puede y debe aclarar si Bárcenas se ha acogido o no a la amnistía fiscal y todos los extremos relacionados con este asunto. En ese punto recuerdan que  “el PSOE lleva tiempo requiriéndole al ministro que facilite al Parlamento la información sobre este proceso de amnistía fiscal (quiénes se han acogido a ella, por qué cantidades, etc.), cosa a la que Montoro no ha hecho sino negarse, hasta ahora.

El propio Rubalcaba ha recordado que el PSOE advirtió al Gobierno, cuando aprobó la amnistía fiscal, que estaba abriendo “una puerta falsa para que se colaran los defraudadores y los delincuentes”. “Pero lo que nunca imaginó el PSOE –ha añadido- es que esa puerta de atrás la iba a utilizar el ex tesorero del PP, imputado en este momento en el caso Gürtel”.

La intervención de Dolores de Cospedal para desmarcarse de Bárcenas es otro motivo para el acoso del PSOE al PP. Rubalcaba cree que, si el jueves, cuando se conoció la noticia, la situación era grave, el viernes era de extrema gravedad porque lo que dijo Cospedal “lo enturbia todo aún más y siembra inquietantes dudas sobre la gestión de Rajoy al frente del PP”.

A su juicio, lo que había declarado Cospedal fue que cuando ella llegó al PP, Rajoy le dijo que el PP tenía que funcionar de arreglo con la ley y que ella cortó toda práctica ilegal. “Eso supone la afirmación implícita de que había prácticas ilegales en el PP mientras Rajoy era el presidente del partido”, deducen los socialistas.

De hecho, el argumentario recuerda que “aun después de ser imputado en la trama Gürtel, Rajoy sostuvo bastante tiempo a Bárcenas en el PP y dio instrucciones de que fuera el partido quien le pagara el abogado para defenderle”. También se indica que en abril de 2009, el presidente del PP dijo que “nadie podrá demostrar nunca que Bárcenas no es inocente” y se ironiza al respecto. “Ahora podemos entender mejor esa frase de Rajoy porque a los pocos meses de llegar al Gobierno aprobó una indecente amnistía fiscal, a la que parece haberse acogido Bárcenas, y luego una reforma parcial y urgente del Código Penal (artículo 305 apartado 4)*, para que no se puedan perseguir los delitos fiscales de quienes regularicen sus cuentas con Hacienda.

Es indecente, se dice, porque la dicta el Gobierno para favorecer a los grandes defraudadores, al mismo tiempo que le sube los impuestos e impone copagos sin precedentes a los ciudadanos que cumplen sus obligaciones con Hacienda. Y, en segundo lugar, porque permite incluso blanquear dinero procedente de delito, liberando de toda responsabilidad penal a esos delincuentes.

Los socialistas también piden que Cospedal sea coherente con lo que proclama y asuma responsabilidades políticas porque “hoy está frente al espejo de sus propias palabras”. “Hace bien pocos días –comentan-, todos hemos podido oír a Cospedal pedirle a Durán la dimisión, por el caso Pallerols y decir: “¿Imagináis que de un presidente o presidenta del PP se hablara de cuentas en Suiza? ¿A que yo ya habría tenido que dimitir?”. “Los ciudadanos están esperado –añaden- que, como secretaria general del PP, salga a dar explicaciones de cómo es posible que el tesorero del PP haya manejado en cuentas en Suiza más de 22 millones de euros, que son 3.660 millones de pesetas, cuando estaba llevando las cuentas y la financiación del Partido Popular”. “Hoy –concluyen- le toca a ella estar a la altura de las exigencias que piden a los demás y asumir responsabilidades políticas”.

(*) Apartado 4 del artículo 305 del Código Penal, tal y como ha quedado tras la reforma introducida en diciembre de 2012 por el Gobierno del PP

“4. Se considerará regularizada la situación tributaria cuando se haya procedido por el obligado tributario al completo reconocimiento y pago de la deuda tributaria, antes de que por la Administración Tributaria se le haya notificado el inicio de actuaciones de comprobación o investigación tendentes a la determinación de las deudas tributarias objeto de la regularización o, en el caso de que tales actuaciones no se hubieran producido, antes de que el Ministerio Fiscal, el Abogado del Estado o el representante procesal de la Administración autonómica, foral o local de que se trate, interponga querella o denuncia contra aquél dirigida, o antes de que el Ministerio Fiscal o el Juez de Instrucción realicen actuaciones que le permitan tener conocimiento formal de la iniciación de diligencias.

Asimismo, los efectos de la regularización prevista en el párrafo anterior resultarán aplicables cuando se satisfagan deudas tributarias una vez prescrito el derecho de la Administración a su determinación en vía administrativa.

La regularización por el obligado tributario de su situación tributaria impedirá que se le persiga por las posibles irregularidades contables u otras falsedades instrumentales que, exclusivamente en relación a la deuda tributaria objeto de regularización, el mismo pudiera haber cometido con carácter previo a la regularización de su situación tributaria”.