Urdangarín intentará poner un cortafuegos ante la familia real en su declaración

Iñaki Urdangarín, a la derecha, junto a su abogado, abandonando los juzgados de Palma, hace un año, tras declarar ante el juez. / Efe

Iñaki Urdangarín tiene que dar hoy la réplica a su ex-socio,  Diego Torres, cuya versión ante el juez instructor José Castro la pasada semana se basa en la implicación de la Casa del Rey en las actividades del Instituto Noos. La tesis de Torres y su defensa consiste en demostrar que la Casa conocía, amparaba e incluso fiscalizaba las actividades del Instituto Noos. Y para ello Torres ha aportado 197 correos electrónicos que en su día se cruzó con Urdangarín o con  personal al servicio de la Casa del Rey. Sin embargo, tras una lectura exhaustiva del material publicado, fuentes próximas a l monarca han asegurado que «en la Casa de Su Majestad están convencidos de que no hay nada en esos correos que implique ni al Rey ni al Príncipe, tal como pretende el señor Torres». «Ni lo hay ni puede haberlo – opinan estas mismas fuentes- porque, sencillamente, muchas de las cosas que  está diciendo Torres en su estrategia de defensa son mentira. Y sus emails no prueban nada». Algo que también va a defender Iñaki Urdangarín.

En su declaración de hoy ante el juez, en calidad de imputado, el yerno del Rey tratará de poner un cortafuegos entre sus actividades y la familia real, tanto por  lo que  respecta al Rey y al Príncipe, como a su esposa, la Infanta, Doña Cristina de  Borbón. Y, como una imagen vale más que mil palabras, Urdangarín no se alojará en esta ocasión en el Palacio de Marivent, como hizo en su anterior declaración en Palma de Mallorca, ni viajará acompañado de la Infanta, como también hizo en el pasado. Irá solo y no utilizará los servicios de la Casa del Rey, más allá de los servicios de seguridad. Desde el entorno del monarca aseguran que esta decisión no ha sido sugerida desde la Casa Real, sino que ha salido del propio  Urdangarín.

Publicidad

Quienes conocen bien al Rey Don Juan Carlos aseguran que, pese a todo,  tanto él como el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, están muy preocupados por el ‘caso Noos’ y la repercusión que pueda tener en la imagen de la institución, pero añaden que ellos son los primeros interesados en que, precisamente en este caso, la justicia sea igual para todos. El ‘caso Noos’ y la imputación del yerno del Rey por la presunta captación y desvío de fondos públicos a través del Instituto Noos, está repercutiendo de forma negativa sobre la imagen de la institución, según las últimas encuestas publicadas. Y, de acuerdo con el previsible calendario judicial, puede seguir haciéndolo mientras el caso no se resuelva. Sin embargo, desde la Casa del Rey son realistas y descartan absolutamente que pueda llegar a celebrarse el juicio oral antes del año 2014.

La Casa Real apartó en su día de las funciones de representación que le correspondían como miembro de la familia a Iñaki Urdangarín, por considerar que su conducta no había sido ejemplar. Urdangarín, por su parte, toma sus decisiones autónomamente a la hora de establecer su estrategia de defensa, aunque  mantiene la relación y, en ocasiones, se deja aconsejar por algunos miembros de la Casa, pese a que  la institución ha evidenciado que quiere estar completamente al margen de este asunto.

Hoy, Iñaki Urdangarín, quien reconoce sus actividades y negocios, pero niega rotundamente ante sus allegados, por ejemplo, el haber tenido jamás una cuenta bancaria en Suiza ni en cualquier otro paraíso fiscal, comparecerá para defender su inocencia, sí. Pero pondrá también todo su empeño por desvincular a la familia real de tan feo asunto, empezando por la Infanta Doña Cristina, a quien, pese a las peticiones para que sea imputada, ni el juez instructor, ni la Audiencia de Palma lo han estimado oportuno hasta el momento. De hecho, lo han desestimado en dos ocasiones. También va a tratar de desmontar la tesis de Torres de que el Rey estaba enterado y conforme con sus operaciones puesto que sabía de ellas a través de su amiga Corinna zu Sayn-Wittegenstein.

Después de Urdangarín, será el secretario de las Infantas, Carlos García Revenga, quien comparecerá ante el juez instructor, para aclarar el alcance de sus funciones en el Instituto Noos. Y su futuro en el seno de la Casa del Rey dependerá  en buena medida del resultado de este interrogatorio. Hasta el momento, la Casa Real ha preferido no adoptar ninguna medida contra una persona que ni siquiera ha tenido ocasión de explicarse ante el juez. Pero hoy pueden cambiar las cosas para García Revenga.