La conexión entre Cascos, Correa y Bárcenas, nuevo calvario para el PP

Alvarez_Cascos_presunta_financiacion_ilegal_PP
El exministro del PP y actual líder de Foro Asturias, Álvarez Cascos, en una imagen de archivo. / J. L. Cereijido (Efe)

La investigaciones judiciales sobre la trama Gürtel y el extesorero del PP, Luis Barcenas, sitúan a Francisco Álvarez-Cascos como gran benefactor de la financiación tangencial del partido durante su etapa de ministro de Fomento (2000-2004) en el último Gobierno de José María Aznar. Durante su mandato, Fomento realizó importantes adjudicaciones de obra pública a la Constructora Hispánica SA, una empresa que no había conocido antes una carga tan fuerte de trabajo ni la obtuvo después. Según la investigación, el entonces presidente de esta constructora, Alfonso García de Pozuelo, entregó seis sumas de dinero, que algunas fuentes cifran en el 3% de las adjudicaciones, en efectivo, en “sobres y paquetes”, al cabecilla de la Gürtel, Francisco Correa, y al entonces tesorero del PP, Bárcenas.

Al establecer la conexión entre la Gürtel y el caso Bárcenas para instruir conjuntamente la causa –con los “papeles de Bárcenas” como pieza separada--, el titular del juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, dejó claro en su informe que en noviembre de 2003, el constructor García de Pozuelo entregó 600.000 € al entorno de Correa, quedándose un 10% de estos: 60.000 euros. Precisamente esta cantidad es la que aparece reflejada en la cuenta de donativos al PP (y también en los “papeles de Bárcenas”) como entregada por García de  Pozuelo el 4 de diciembre de 2003.

Publicidad

El juez Ruz expuso esa y otras coincidencias de personas, importes, fechas y “probable causa de la entrega”, entresacadas de un “somero análisis”, sólo de los años 2002 y 2003, para establecer la conexión entre la trama Gürtel y el “caso Bárcenas” y mantener la instrucción de este último frente a la petición de inhibición formulada por su colega Javier Gómez Bermúdez, del juzgado número 3 de la Audiencia Nacional, en quien recayó la instrucción de la denuncia formulada por IU y varias asociaciones por presunta financiación ilegal del PP. (La Sala de lo Penal de la Audiencia resolvió el miércoles la cuestión a favor del juez Ruz, quien, como se sabe, ocupa temporalmente la plaza hasta septiembre próximo).

Si algunas anotaciones de ingresos de Bárcenas, estrecho colaborador de Álvarez-Cascos cuando era secretario general del PP, coinciden con las aportaciones anónimas formalmente declaradas por el partido al Tribunal de Cuentas --por lo que no serían financiación ilegal--, la investigación de las adjudicaciones de obras públicas permitiría determinar si hubo trato de favor a las empresas que pagaban un porcentaje al PP. Este es principal asunto sobre el que la denuncia de IU, respaldada después con las firmas de más de 25.000 ciudadanos, reclama aclaración y eventual sanción penal.

Por el momento, la investigación judicial ha puesto de relieve que las entregas de dinero del presidente de la Constructora Hispánica SA, García de Pozuelo, a Bárcenas y a la trama Gürtel, coincidieron con el auge de las adjudicaciones desde el Ministerio de Fomento a esta empresa ya liquidada. Según declaró en su día José Luis Peñas, el exconcejal de Majadahonda (Madrid) que denunció la trama de Correa, éste le habría informado de que García de Pozuelo y Álvarez-Cascos "estudiaron ingeniería juntos". Con Cascos de ministro de Fomento, la Constructora Hispánica obtuvo contratos por 400 millones de euros para la principal obra pública del momento: el AVE. El más cuantioso llegó en julio de 2003 para la plataforma entre León y Asturias, por valor de 220,4 millones de euros en una unión temporal (UTE) con Concisa y Fernández y Azvi. En noviembre de 2003, Constructora Hispánica recibió otra adjudicación por 44 millones para un tramo de AVE entre La Roca-Llinars.

La empresa que presidió García de Pozuelo desde 1992 hasta 2009, año en que la vendió al grupo cementero y constructor Essentium de la familia asturiana Monje Tuñón, que la bautizó con el nombre de Assigna Infraestructuras, recibió otros contratos en solitario y en Utes por valor de 230 millones de euros de la Secretaría de Estado de Infraestructuras, que dirigía el ovetense y amigo del ministro, Benigno Blanco. Entre las adjudicaciones contrastables por el BOE figuran trabajos para Puertos del Estado, el nuevo acceso al Puerto de Valencia, la rehabilitación del Faro de Torres en Asturias, la construcción de estaciones de servicio en autovías y ya, con la salida del PP del Gobierno, en 2004, la reparación y asfaltado de una pista del aeropuerto de Barajas, por 8 millones de euros.

En ese periodo, según el sumario de la trama Gürtel, el constructor habría realizado al menos seis pagos. De uno, cifrado en más de 4 millones de euros, 600.000 euros se entregaron a LB (supuestamente Luis Bárcenas), quien también recibió otros 270.000 de una entrega de 925.580 realizada por García de Pozuelo el 19 de febrero de 2002. Bárcenas también habría recibido otros 330.000 euros de una remesa de 600.000 que el constructor pagó a la trama el 23 de diciembre de 2003. Pero las anotaciones de Bárcenas en sus famosos “papeles” sólo reflejaran el 10% de algunas cantidades como ingresos al partido. En la relación de Bárcenas de supuestos pagos a los dirigentes del partido figura "Paco Álvarez-Cascos" como receptor de cantidades superiores a las que supuestamente percibían otros pesos pesados como Jaime Mayor y Mariano Rajoy.

¿Explica esa mengua porcentual de las anotaciones de Bárcenas sobre el donante García de Pozuelo, entre otros empresarios, la acumulación de dinero a su nombre en las cuentas secretas en Suiza? La investigación judicial avanza lentamente, si bien, los agentes enviados por el juez Ruz a Suiza le permitieron confirmar que el antecesor de Bárcenas como tesorero del PP, Ángel Sanchís Perales, colaboró en la dispersión de los recursos cuando el juez Baltasar Garzón ordenó investigar si Bárcenas tenía cuentas en bancos suizos. Ayer el juez Ruz imputó en un delito de “blanqueo de capitales” a Sanchís y le ordenó comparecer el 10 de abril para que aclare por qué contactó con el gestor de las cuentas de Bárcenas para transferir dos millones de euros a la sociedad Brixco SA en el HSBC en Nueva York. Esta sociedad está relacionada con un hijo de Sanchís que dirige la famosa finca "La Marañosa" en Argentina. También se transfirió al menos otro millón de euros del saldo de 13 localizado a Bárcenas en Suiza a otra cuenta en el mismo banco neoyorkino a nombre de la sociedad Rumagol e Iván Yañez Velasco, gestor de Bárcenas en el exterior.

El juez ordenó bloquear la cuenta de Brixco, de la que se retiraron 100.000 euros la semana pasada. En su escrito fundamenta la decisión señalando la procedencia indiciariamente ilícita de esos recursos procedentes de contrataciones ilegales al tiempo que atribuye al extesorero y su esposa un fraude fiscal por renta y patrimonio de 1.306.530 euros, sólo en los ejercicios de 2006 y 2007. En la misma providencia, dictada el martes, Ruz ordena también el bloqueo y embargo de otra cuenta que la entidad Hilgart tenía en la sucursal de Bancaja en Miami y que “se habría nutrido, al menos en gran parte, de fondos procedentes de comisiones ilícitamente cobradas por Francisco Correa Sánchez, y vinculadas indiciariamente con la adjudicación irregular de contratos públicos”.