El PSOE fija en 180.000 millones el 'rescate social' que Rajoy debe exigir a la UE

3
Imagen de archivo del diputado socialista Diego López Garrido. / Efe

Son las siete y media de la tarde, Paula y Marina en el santoral. Después de merendarse a los alemanes, a los holandeses y demás familia, la Rojilla le está pegando una paliza de padre y muy señor mío a los italianos. Somos los mejores de Europa, pero la política económica juega contra España. “El rigor a palo seco es perjudicial, pero es el precio o la contraprestación de la ayuda a la banca”, me dice Diego López Garrido, exsecretario de Estado para la Unión Europea, hombre de izquierda, diputado socialista y una de las personas que mejor conoce los entresijos de Bruselas.

¿Acabaremos jugando fútbol americano, o sea, rugby? ¿Se acabará plegando la UE al modelo USA, implícito en la negociación del futuro mercado común trasatlántico? ¿Cómo explican los socialistas –que no han explicado nada- el respaldo a un Gobierno del PP genuflexo ante la Toika, fuerte con los débiles y débil con los fuertes? ¿Está creciendo el antieuropeismo en España?

Publicidad

López Garrido comienza por la última pregunta: “La diferencia entre España y otros países como Reino Unido y Dinamarca es que los españoles somos europeistas; criticamos la política de la Unión Europea porque creemos que se pueden hacer otras políticas”. Y ahí enlaza con la explicación del apoyo del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, al jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, ante el próximo Conseo Europeo.

La política de rigor a palo seco –dice-- que ha seguido la UE por imposición de Alemania ha fracasado, no sirve para superar la crisis ni para avanzar en la construcción europea. Pero la derecha es la que manda. Y esa derecha comienza a darse cuenta de que se ha metido en un callejón sin salida, con estancamiento, aumento del paro, de la pobreza y de los estallidos sociales. Al mismo tiempo, contempla cómo los estímulos crediticios en Estados Unidos y en Japón comienzan a dar resultado y entonces el Banco Central Europeo se enfrenta al Bundestbank”.

A partir de esa realidad y ante el riesgo de que las elecciones europeas del año próximo sean “un desastre” , el PSOE lanza su propuesta de acuerdo con el PP con la intención de contribuir a que la UE rectifique la orientación económica e impulse las políticas de estímulo a la inversión, el empleo y el consumo. “Si saliera sería un éxito, pero no va a salir”, añade López Garrido en referencia al texto de la proposición no de ley cocinado por Rajoy y Rubalcaba de espaldas a los demás grupos parlamentarios. Y a continuación desgrana la enjundia de las medidas: unión bancaria con todas las consecuencias –supervisor único, fondo de garantía de depósitos y mecanismo único de resolución--, erasmus laboral y crédito a las pymes a través del BEI y del BCE.

El instrumento fundamental –explica el dirigente socialista- son los fondos estructurales y el BEI; el Consejo Europeo ha de decidir un plan de inversión de 120.000 millones de euros que, junto a la ampliación de capital del BEI, pasando de 10.000 a 30.000 millones por parte de los estados, permitirá llegar a 180.000 millones de euros de inversión y facilidades crediticias”. Se trataría de un rescate económico y social con  buena venta en una España con un “ejército de reserva” capaz de enviar al arroyo a los políticos de turno.

Pero el acuerdo PP-PSOE contiene además un respaldo al futuro mercado común trasatlántico que acabará laminando el modelo social europeo y sustituyendo el fútbol por el rugby, para entendernos. López Garrido niega la mayor. “La primera premisa –dice-- es que el proteccionismo económico perjudica a Europa, un continente sin materias primas, cuya riqueza se basa en el comercio; la segunda es que la UE y Norteamérica suponen el 50% del PIB mundial y pueden fortalecerse mutuamente. Y la conclusión es que el acuerdo beneficia a ambos continentes”.

Y añade: “El sistema de protección y cohesión social europeo es un elemento irrenunciable y, además, menos costoso y más eficaz que el modelo norteamericano. La asistencia sanitaria le cuesta el 15% del PIB a Estados Unidos y a nosotros menos del 7%. Es un ejemplo, pero podemos citar muchos más. Y en cuanto a derechos laborales y sindicales ya estamos igual que los norteamericanos”. Ergo…

3 Comments
  1. juan gaviota says

    Estoy a favor de que se viva del préstamo, siempre que no tengamos intención de pagarlo.
    Y digo yo no seria mas fácil hacer nosotros mismos los papelitos de colores ,y dárselos a los ciudadanos, para activar el consumo y tirar de la demanda ,para que haga falta mas personas que trabajen , y así reducir el paro.
    Y si no saben hacer papelitos rectangulares de colores llamado dinero, simplemente añadan unos ceros a la esquilmada bóveda del banco de España, y repartan tarjetas de plástico con el respaldo de la nación;Otros lo hacen ,y les va muy bien.

  2. Y más says

    Sí, pero, que conste que el fútbol americano no es rugby, aunque se le parezca…

  3. Zana says

    ¿Estos hombres se toman algo para ser tan cínicos y que no se les caiga la cara de vergüenza o se piensan que tenemos amnesia? Y eso de «hombre de izquierda» es para mear y no echar gota.

Leave A Reply

Your email address will not be published.