La investigación de Gürtel conduce al ‘broker’ en Suiza de la amiga del Rey

1
El rey saluda a Corinna zu Sayn-Wittgenstein durante un acto en 2006. / Efe

Si el caso Urdangarín salió a la luz a partir de la investigación sobre los indicios de corrupción del presidente de Baleares y exministro de Aznar, Jaume Matas, un hilo de la trama Gurtel conduce ahora a las extrañas relaciones del broker de Francisco Correa en la banca suiza, Arturo Fasana, con la famosa princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, amiga personal del rey Juan Carlos de Borbón y usuaria de una residencia cercana al palacio de la Zarzuela dentro del área protegida del Monte del Pardo para uso exclusivo de la Familia Real.

Publicidad

Fasana realizó operaciones para Corina y habría abierto cuentas con una identidad supuesta pero legal, facilitada por el Ministerio del Interior al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) para misiones contra el terrorismo y el crimen organizado.

Publicidad

Según  publicó este lunes Manuel Cerdán en Elconfidencial.com, la sociedad de Fasana, Rhone Gestión, pagaba el alquiler de los aviones privados para los viajes de ocio y negocios de la amiga del Rey. No hay que descartar que entre las contrataciones que realizaba figurasen viajes a países africanos para realizar cacerías como las que Hemingway relataba en Las verdes colinas de África. ¿Por qué habría de emplear Corinna, precisamente, los servicios del mismo broker que utilizó Iván Yañez, el contable de Correa? ¿Casualidad o recomendación? ¿Quién aconsejó a Corinna que utilizase al señor Fasana? ¿Se ocupaba Fasana de colocar en Suiza los fondos que la llamada princesa obtenía de sus inconfesables servicios para el Estado español?

Las informaciones no desmentidas hasta el momento revelan que una cuenta vinculada a Correa en el Crédit Suisse, de Ginebra, en la que, según la investigación de la Fiscalía Anticorrupción, se anotaron diversas transferencias y transmisiones de títulos en junio y julio de 2005 por un importe de algo más de nueve millones de euros, con el concepto Soleado, habría sido abierta por el mencionado Fasana con un DNI supuesto de los que facilita el Ministerio del Interior al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) para sus actuaciones encubiertas. Responsables del departamento del ministro Jorge Fernández Díaz aseguraron que todas las operaciones de los servicios secretos cuentan con el control judicial de un magistrado especial. En todo caso, si se utilizaron esos documentos para misiones no previstas, habrá quedado constancia.

En este caso, la utilización de una identidad supuesta asignada al CNI para evadir capitales y manejar fondos opacos en Suiza, es un asunto que corresponde aclarar políticamente a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, de la que depende directamente el Centro. Sin embargo, ésta ya anticipó en febrero pasado que el jefe del CNI, teniente general Félix Sanz Roldán no podría contar nada sobre las actividades y cometidos de la señora Corinna en la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso, a la que fue citado por la oposición política. Y efectivamente, el jefe del CNI no aportó dato alguno sobre las actividades de esa mujer del círculo íntimo del jefe del Estado.

Interior, por su parte, posee la documentación precisa sobre los carnés y pasaportes con identidades supuestas que facilita a los agentes secretos y una reseña genérica de las operaciones. El número tres de la Secretaría de Estado de Seguridad, teniente coronel de la Guardia Civil, Diego Pérez de los Cobos, inamovible en el cargo desde los tiempos en que Rubalcaba era ministro, es el responsable de la entrega y el control de las documentaciones supuestas para las operaciones encubiertas. Pero el “coronel Cobi”, como le llaman familiarmente, no puede saber ni controlar si las cartulinas se emplean para otros cometidos, señalan en Interior. El coronel es hermano del Catedrático de Derecho Laboral y recién nombrado presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, a quien se atribuye gran amistad con Mariano Rajoy, y la confección de la reforma laboral junto con su letrado en el alto tribunal y actual director general de Empleo, Xavier Jean Braulio Thibault Aranda.

El cruce de la investigación de las cuentas de la trama Gürtel en Suiza con el caso Corina, se produce cuando la instrucción sobre la corrupción de la Generalitat valenciana por los pagos a Correa, Crespo y Álvaro Pérez, El bigotes, con cargo a la Feria del Turimo (FITUR) durante varios años, ha quedado lista para juicio. También coincide con la presencia de Pablo Crespo en varios medios de comunicación, recalcando el mensaje de que él sólo tenía un millón de euros en Suiza y su socio Correa, 19, una minucia si se compara con los 6.000 millones que aparecen en la lista Falciani.

1 Comment
  1. Anselmo says

    Habrá que recurrir a la prensa extranjera para enterarse del rastro de la liebre, me temo, dado el silencio de los llamados «grandes periódicos» sobre este asunto.

Leave A Reply

Your email address will not be published.