Guía para no perderse en el laberinto de la convergencia política y social

3
Cayo Lara y Alexis Tsipras durante el encuentoro que mantuvieron en el Congreso de los Diputados. / Efe

Alexis Tsipras, líder de Syriza, lo dejó muy claro en su reunión del 31 de mayo con una veintena de activistas de los movimientos sociales en el Ateneo de Madrid: “La izquierda y los movimientos sociales se necesitan para poder cambiar las cosas”. El consejo de Tsipras se ha transformado en una evidencia para la gran mayoría de los actores llamados a conformar ese frente único político y social que tendría por objetivo enfrentarse a las políticas neoliberales impulsadas por la Troika y emprender una regeneración democrática del sistema político español instaurado en la Transición.

De hecho, las llamadas a esa deseada, pero complicada, convergencia han sido múltiples en los últimos meses. Tanto desde Izquierda Unida como desde los movimientos sociales, pasando por artistas e intelectuales, se han lanzado iniciativas que llaman a la unión de la política y de la calle como dos frentes necesarios para un cambio obligatorio. La mirada de todas ellas está fijada en las elecciones europeas de mayo de 2014 como ensayo general a las futuras elecciones municipales y autonómicas.

Publicidad

La idílica unión de ciudadanía e izquierda política debe superar, no obstante, trabas importantes. La condición sine qua non de los movimientos sociales dispuestos a colaborar y de los partidos de la izquierda alternativa es que la coalición debe construirse de abajo hacia arriba, con una estructura asamblearia y con listas elegidas en primarias abiertas a la ciudadanía. Estas condiciones provocan la duda de si el sector más inmovilista de Izquierda Unida estaría dispuesto a ceder parte del protagonismo político que ahora disfruta en el margen izquierdo del PSOE a cambio del frente ciudadano.

Más dudas, si cabe, genera quién podría liderar ese frente único o encabezar una lista común de cara a las elecciones europeas. El profesor de la Universidad Complutense de Madrid Juan Carlos Monedero hablaba durante su conferencia en el Frente Cívico de la semana pasada que no era el momento de plantear liderazgos sino de construir alternativas. “Los liderazgos se irán creando conforme el movimiento eche a andar”, afirmó. De momento, ya han sonado varios nombres como el de Baltasar Garzón o el de Julio Anguita.

No obstante, ambos dos han descartado esta posibilidad. Garzón ha señalado en varias ocasiones su voluntad de participar en política de manera activa pero ha negado que quiera encabezar ninguna lista. Además, su nombre provoca ciertas reticencias en algunos sectores por su vinculación con el proyecto socialista. Por su parte, Anguita ya avanzó a cuartopoder.es que el tiempo de liderar nuevos movimientos regeneracionistas ya había pasado para él.

El desmembramiento del movimiento de Beppe Grillo en Italia, que tanto entusiasmo había despertado en un principio, ha dejado blanco sobre negro la necesidad de encauzar un proyecto político y social que no dependa de líderes políticos y sí de una propuesta programática fuerte y sencilla que pueda ser asumida por el mayor número de ciudadanos y colectivos posible.

Actores en el proceso de convergencia.

Bloque Social y Político de Izquierda Unida. Los llamamientos de Izquierda Unida a los partidos de izquierda alternativa y las diferentes fuerzas sociales se han multiplicado desde que el Consejo Político Federal de la organización sancionara el pasado 25 de mayo lanzar la convocatoria para la unidad de la izquierda. Tal y como avanzó cuartopoder.es el partido pretende celebrar antes del 30 de junio una reunión multilateral con los diferentes actores políticos y sociales susceptibles de participar en el Bloque.

El último llamamiento lo efectuó Cayo Lara el pasado miércoles y lo dirigió expresamente a la formación ecologista Equo. “Quiero remarcar que hacemos una oferta a los grupos que conforman el espacio verde en España, y en concreto Equo, para abrir conversaciones, si lo consideran, y trabajar en esa futura alianza", aseveró Lara. Desde Equo, no obstante, agradecen la invitación y se remiten a la reunión que su mesa directiva celebrará este sábado para decidir si acuden a esta primera reunión bilateral con Izquierda Unida o no.

Desde Izquierda Unida se asegura que ya se han mantenido contactos “muy positivos”, con otras organizaciones como Izquierda Anticapitalista, Frente Cívico-Somos Mayoría, Convocatoria Cívica, Construyendo Izquierda o la Confederación de Los Verdes, quienes habrían manifestado su predisposición a la formación liderada por Cayo Lara de participar en un proyecto de convergencia.

Asimismo, Izquierda Unida también ha entablado contactos con quienes serían los socios naturales de Equo de cara a unas elecciones europeas, como Compromís o Iniciativa Per Catalunya Verds. “Por primera vez hemos visto cierta predisposición en Compromís a sentarse a hablar con nosotros”, ha asegurado a cuartopoder.es Enrique Santiago, secretario ejecutivo de Convergencia Política de IU, que ha avanzado que los contactos con IPCV también están siendo “muy positivos”.

En el hipotético caso de que los contactos de IU con Compromís e ICPV fructificaran dejarían en un posición muy delicada a Equo, que perdería así a sus principales socios electorales y podría verse forzada a acercarse a Izquierda Unida.

Juan López de Uralde. / Efe

Coalición de Ecología Política de Equo. Desde Equo miran con reticencias el proyecto de convergencia de Izquierda Unida y trabajan en una coalición propia que permita que la ecología política española tenga representación en las instituciones europeas. Este sábado, su mesa directiva decidirá si acepta la invitación de IU de celebrar una reunión bilateral. Más allá de si acudirá a la reunión o no, que parece que sí, desde Equo se plantean otros interrogantes que, de momento, les alejan de Izquierda Unida.

“¿Ellos están dispuestos a renunciar a créditos bancarios? ¿Están dispuestos a hacer primarias abiertas a la ciudadanía? Creo que hay personas en IU que están en esa línea pero creo que hay una estructura con mucho peso que no está por la labor”, afirma Ramón Linaza a este medio, coportavoz de Equo en Madrid, que asegura que si el proyecto de IU pasa por un pacto ciudadano para cambiar radicalmente la relación entre los partidos y la ciudadanía y no por ampliar únicamente el porcentaje de votos de la formación, ambos partidos pueden encontrar puntos en común.

La estrategia de Equo en este momento pasa por formar una coalición propia integrada en el Grupo de los Verdes-Alianza Libre Europea del Europarlamento. En esta coalición tendría cabida la Chunta Aragonesista (Cha), Iniciativa Verds de Mallorca y el partido ecologista Nueva Canarias. Así, también se presupone que Equo mantendrá su alianza actual con Compromís, aunque esta relación podría peligrar si las conversaciones de Izquierda Unida con la formación valenciana prosperan.

Julio Anguita

Frente Cívico-Somos Mayoría. Este proyecto surge a iniciativa de Julio Anguita que en junio de 2012 planteó la necesidad de crear un bloque ciudadano, que actuara de contrapoder y que fuera capaz de hacer frente, planteando alternativas, a la “nefasta y dura crisis política, social, económica y moral” que atraviesa el país. La semana pasada el proyecto se plasmó en una organización con una dirección colegiada elegida por las bases que guarda a Julio Anguita como referente, pero no en la dirección de la misma.

La propuesta de esta organización consiste en la elaboración de un programa político fuerte y sencillo que pueda ser aceptado por una mayoría aplastante de ciudadanos. Entre sus objetivos no se encuentra participar en unas elecciones políticas pero tampoco se descarta desde la organización manifestar su apoyo a una formación política que asuma su programa.

Así, Enrique Santiago, secretario ejecutivo de Convergencia Política de IU, ha confirmado a este medio que su formación ya ha mantenido contactos con el Frente Cívico. “En la reunión mantenida con ellos nos destacaron que creían que había mucha coincidencia entre nuestro planteamiento de Bloque Social y Político con el objeto de su razón de ser. Ellos no se presentarían a unas elecciones pero sí que podrían darnos su apoyo en el proceso de elaboración de una propuesta política vinculada a la movilización ciudadana”, ha asegurado Santiago.

Miguel Urban, de Izquierda Anticapitalista

Alternativas desde abajo. Este movimiento nació el pasado junio, tras la convocatoria de unas jornadas públicas y de reflexión bajo el epígrafe: ¿Cómo construir la alternativa desde abajo?, que contó con la participación de miembros de las mareas ciudadanas en defensa de los servicios públicos y el 15-M, militantes de partidos como Izquierda Anticapitalista, Izquierda Unida y Equo bajo el objetivo de “impulsar un proceso de reflexión y confluencia amplio, horizontal, plural y participativo, capaz de reconocer en su competencia y diversidad los múltiples colectivos que ya hace tiempo que trabajan por el cambio democrático y pacífico”.

Las jornadas partieron de la base de realizar una reflexión profunda que permita establecer posiciones conjuntas sobre “alternativas a la crisis del régimen del 78”, “los procesos constituyentes”, “un programa de urgencia social para romper con la dictadura de la deuda”, “la relación entre movimientos sociales y organizaciones políticas” y “las formas participativas y de democracia interna” como nueva herramienta política.

Durante las jornadas, los asistentes también barajaron la posibilidad de conformar un frente electoral que agrupe sin diluir siglas y sin imponer posturas mayoritarias, respetando la autonomía de cada colectivo o formación. Este movimiento sigue trabajando a nivel de barrios, local y regional para lograr un programa de mínimos, así como una metodología. La próxima cita a nivel estatal se celebrará el próximo mes de octubre.

Baltasar Garzón. / Efe

Convocatoria Cívica. Es una iniciativa promovida por intelectuales y artistas como Baltasar Garzón, Federico Mayor Zaragoza, Rosa María Artal o Luis García Montero que reclaman mediante un manifiesto unir fuerzas contra la “involución democrática” a través de un proceso “de diálogo y convergencia social lo más amplio posible”. El documento, abierto a la firma de la ciudadanía, solicita “un Gobierno dedicado al servicio del bien común”, una “auténtica democracia” y la pervivencia de los “derechos sociales” que peligran debido a la política de recortes adoptada por el Ejecutivo.

Asimismo, los firmantes aseguran que hay “otras alternativas” para superar la crisis económica “cuya adopción permitiría superar la frustración ante el bloqueo económico y la degeneración de nuestra vida política”. Para ello realizan un llamamiento al compromiso ciudadano para que “todas las personas de diversas ideologías y sensibilidades políticas o sociales” se pongan de acuerdo para dar una “contundente, democrática y pacífica a la agresión que estamos sufriendo”.

La aspiración final de esta iniciativa sería la de actuar como “catalizador” o “cauce” de las peticiones de los ciudadanos aunque en su presentación tampoco descartaron la posibilidad de que los intelectuales firmantes pudieran actuar de intermediarios entre el bloque social y los partidos políticos. "No sé si como mediadores, lo que sí ofrecemos es un espacio de diálogo. En cualquier caso, las elecciones no deben ser un motivo sino un resultado. Cualquiera que se sume puede ser cauce por sí mismo en defensa de unos principios que son comunes para todos", señaló Garzón.

Logo de Confluencia

Confluencia. Es un grupo de trabajo formado por disidentes de la Coordinadora 25-S, de Acampadasol, de Democracia Real Ya, del Foro Cívico, de Iniciativa Socialista de Izquierdas, de las mareas en defensa de los servicio públicos y de otros varios movimientos sociales surgidos a raíz del 15-M que se han propuesto pasar a la acción política y no centrar sus acciones únicamente en la vía de protestas callejeras.

Su objetivo es compartido con el resto de experiencias ciudadanas citadas hasta el momento: crear una nueva mayoría para alcanzar el poder político. Este grupo de trabajo, tal y como avanzó cuartopoder.es, no ha desvelado aún cómo pretende pasar a la acción política y si pretende crear un partido político bajo la etiqueta del 15-M o si su acción se encaminaría más a una alianza de agrupaciones electorales locales o provinciales.

"La idea es impulsar las diferentes iniciativas que están saliendo para crear un frente amplio de progreso que pudiera presentarse a las elecciones con un programa básico e impulsar una transformación social, siempre subordinándose a la participación ciudadana y a la opinión del pueblo", aseguró el abogado Ramón Hernández durante la presentación de Confluencia.

Logo de Asociaciíon DRY,.

Asociación Democracia Real Ya. Esta organización surgió a raíz de una escisión de la plataforma del mismo nombre, que impulsó la manifestación del 15 de mayo de 2011 y que a la postre significó el nacimiento del movimiento 15-M.

El pasado mes de mayo, el presidente de la asociación, Pablo Erlantz, y el coordinador del equipo jurídico, Miguel Ángel Jiménez, aseguraron que están estudiando la posibilidad de presentarse a las próximas elecciones que se celebren en España, por entender que “no hay una alternativa clara” que aglutine las demandas de la sociedad.

Jiménez también adelantó que la asociación está en contacto permanente con grupos griegos, portugueses y con el Movimiento 5 Estrellas (Italia) “para establecer una Unión Mediterránea Europea” para frenar las políticas de austeridad que sólo están llevando a las sociedades del sur de Europa a perder “una gran cantidad de beneficios sociales”.

3 Comments
  1. juan gaviota says

    Los que tienen la pasta ,están unidos ,y funcionan a las mil maravillas ;A la vista está.
    El problema de las fuerzas progresistas, está en averiguar ,cual seria el pegamento que uniese todo este mosaico de «sensibilidades».
    En mi opinión ,sobra el que cada cual quiera arrimar el ascua a su sardina; En román paladino, sobran las iniciales que definan a un grupo y falta una que defina al pueblo.
    La defensa de los derechos humanos ,a todos puede unir ,y a todos los bien nacidos puede representar.

  2. Osuna 2013 says

    En el fondo a poca gente de este país,votante o no del P.P., le gustó nunca el evasivo, y dontancredista Mariano Rajoy. Por eso tampoco extrañará a nadie que, numantinamente, Rajoy y su jarca intentarán llegar hasta 2015. Lo único que puede torcer este férrea asimiento al poder será una decidida acción judicial. Pero unos «señores» que atávicamente se han sentido propietarios del Estado [¿Cuando ha gobernado la Izquierda en este país?] ¿cómo van a dejar sus privilegios políticos?. Lo suyo es aguantar el chaparrón y ya escampará.L.Bárcenas es un forúnculo que pronto será un mal recuerdo; y si no al tiempo.

  3. Jenaro says

    Bueno aplicar, la teoría del laberinto, es cosa buena, sobre todo en casos de Espionaje, o no.

Leave A Reply

Your email address will not be published.