El PSOE entierra el debate sobre la revisión de los conciertos vasco y navarro

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. / Flickr del PSOE

Alfredo Pérez Rubalcaba no quiere que los socialistas –ni del PSC ni del PSOE-A- sean quienes abran el melón del debate sobre lo que muchos partidos –incluidos responsables del actual Gobierno de la Generalitat catalana- consideran un anacronismo histórico porque conlleva una insolidaridad financiera que debe superarse: el concierto vasco y el convenio navarro. El secretario general del PSOE está decidido a que no se plantee en su Conferencia Política de noviembre y, por si acaso, con el consenso de todos, lo ha eliminado en el texto final del nuevo modelo territorial federalista que se aprobó el pasado 6 de julio en Granada.

Aunque Pere Navarro, el líder del PSC, denunció abiertamente el sostenimiento de esos derechos históricos en materia financiera y los socialistas andaluces pretendían una mayor concreción de la financiación autonómica para dificultar “la posibilidad de que la normativa infraconstitucional extendiera a otras CCAA un modelo de financiación tan singular como el que disfrutan los territorios forales desde el siglo XIX”, no hubo ninguna propuesta final. Ni siquiera se concretó la posibilidad de regular más equitativamente el reparto que se traduce en la fijación periódica del cupo que postulaba el propio Rubalcaba.

Publicidad

El texto del modelo federal aprobado para debatir en la Conferencia Política se limita a señalar que la disposición adicional primera que prevé el amparo y actualización de los derechos históricos de los territorios forales, en términos jurídicos, para el País Vasco y Navarra ha supuesto básicamente una estructura territorial (instituciones forales, sobre todo en el País Vasco, dada la estructura uniprovincial de Navarra) y la especialidad financiera concretada en el Concierto vasco y el Convenio navarro. Y se añade: “El modelo de financiación sigue mostrando difíciles equilibrios y disfunciones entre solidaridad interterritorial y los recursos propios y entre los resultados financieros de las autonomías forales y las del régimen común”.

Por fin, y a modo de conclusión, tras considerar que los hechos diferenciales debería ser objeto de un título específico que recogiera sus facultades específicas en el que podrían incluirse “las competencias derivadas de las singularidades propias de las nacionalidades históricas, lo que debe hacerse queda totalmente difuminado. “Las instituciones del Concierto y el Convenio del País Vasco y Navarra deben seguir manteniendo reconocimiento constitucional, sin perjuicio de perfeccionar algunas de sus deficiencias en su aplicación práctica”, es todo lo que se indica.

Según han señalado a cuartopoder.es distintos diputados vascos, catalanes y andaluces, el Consejo Territorial llegó a la conclusión de que no es el momento de abrir nuevos frentes de polémica ni interna ni externa y, menos, tan sensibles como los que afectan a Euskadi y Navarra. El modelo federal, precisan, acabará evitando las desigualdades. ¿Cómo? “Ya se verá”, responden. O sea.