El delegado de la Generalitat en Madrid llama 'errático' a Mas y dimite

7
Jordi_Casas_dimisión
Jordi Casas, en una imagen de archivo. / senado.es

El delegado de la Generalitat de Cataluña en Madrid, Jordi Casas, ha presentado su dimisión irrevocable al president Artur Mas por su desacuerdo con la política independentista y el “lío político en el que se han metido”. Casas recibió ayer la aceptación de su renuncia y la comunicación de que será sustituido el 30 de julio por un diplomático de carrera, concretamente, el cónsul en Perspignan, Enrique Ruiz Molero.

En conversión con cuartopoder.es, Casas explicó que había planteado su renuncia al cargo hace varios meses al presidente catalán Mas, al que comunicó personalmente su desacuerdo absoluto con la política soberanista, que califica de “error mayúsculo”. En su opinión, Mas y, en último extremo, Jordi Pujol, han conducido a la sociedad catalana a un test insostenible del que ellos mismos no sabe cómo salir.

Casas reivindica “la sensatez de Miquel Roca”, un político al que, según dice, Pujol y sus adláteres independentistas, “que se han tirado al monte”, expulsaron de la política catalana “como si los autores de la Constitución y del pacto con Cataluña” fueran elementos despreciables, con los que ahora ya no hay que contar. El exdiputado y exsenador de CiU califica la política de la Generalitat de “cínica y errática” y asegura que la mayoría de la sociedad catalana no entiende a esos señores.

El todavía delegado de Cataluña en Madrid denuncia la política antiespañola que se está promoviendo desde los medios de comunicación oficiales. “Llama la atención, por ejemplo, que de seis tertulianos designados en TV3. ninguno se atreva a defender la españolidad de Cataluña”. Esa, por lo visto, es la libertad de expresión. Y aunque comprende el mal humor de la familia Pujol por los ataques relacionados con la corrupción política de que ha sido objeto, rechaza la respuesta del independentismo que están inoculando en la sociedad catalana.

En su opinión, los líderes políticos catalanes carecen de fuste y se someten a los grupos independentistas que se manifiestan en la calle y organizan conciertos, al tiempo que ejecutan de un modo implacable las políticas más antisociales hasta ahora conocidas contra las capas más humildes de la población. Casas afirma: “no es esto” y abandona la política.


loading...

7 Comments
  1. Jordi casas says

    Leo su noticia sobre mi persona y quisiera comentar lo siguiente: dejo mi cargo, que no dimito, por problemas de salud. Como ha publicado la prensa de Barcelona, hace ya tiempo, una grave afección cardíaca me obliga a dejar mi actividad i bajar mucho la intensidad de mi actividad, esa y no otra es la razón de mi retirada de la vida pública. Mi lealtad a las ideas a las que siempre he servido sigue intacta, y quien me conoce sabe que no soy persona ni de estridencias ni de declaraciones altisonantes. Respeten mi decisión de retirarme con tranquilidad!

  2. Troya Cataluña says

    Miguel Roca, Josep Antoni Duran y Lleida con Jordi Casas son separatistas e independentistas peligrosos,ya que están con un pie en cada lado, España y Cataluña, pero sobre todo en Cataluña.

    Estos tres personajes, hacen su juego, no les gustan las formas de Artur Mas y mucho menos las formas de Oriol Junqueras o Jordi Puyol, pero no condenan el separatismo y declaran que todos los españoles soms iguales juridicamente y que el idioma oficial de España es el español y el catalan no debe eliminar al español en escuelas e instituciones Oficiales.
    lea http://www.troyacataluña.com
    Gracias

  3. Luis Díez says

    Jordi Casas tiene razón: no es un político estridente, sino un político que deja el cargo por desacuerdo con la deriva soberanista de Artur Mas como le manifestó meses atrás cuando le presentó la dimisión. Ahora, el 30 de julio, llegará su relevo y todo se desarrollará con normalidad, según conviene ambos y a la institución. Pero eso no quita para que en la conversación que tuvimos el martes, que era ya una despedida, introdujese su malestar y produndo desacuerdo, delante de al menos un testigo, sobre la política errática, inauténtica y cínica hacia la que están arrastrando a Cataluña y de la que, según su opinión, no saben como salir. Casas, que está bien ya de su dolencia del corazón, deja la política con una cierta amargura por el «lío independentista» y por la falta de dirigentes de calidad, aunque sin el deseo de fastidiar a ningún compañero, y menos de CDC. La crónica sobre su dimisión (o relevo, como él prefiere), se limita a recoger el sentido de sus palabras al tiempo que acentúa el contenido ético de la renuncia, algo que no suele ocurrir cuando la ética y la política entran en conflicto.

  4. Enric Girona says

    Que os inventais? El propio Jordi Casas desmiente que deje la política por desacuerdo con el President Mas y que solament lo hace por cuestiones de salud y, añade, que no ha hecho declaraciones públicas en su contra!!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.