Arenas y Cascos reconocen la inexistencia de controles en las donaciones al PP

1
El secretario general del PP Javier Arenas, en aparente actitud de saludar, tras su declaración por el 'caso Bárcenas' en la Audiencia Nacional, donde le han abucheado un grupo de afectados por las preferentes. / Alejandro Torrús

El Partido Popular no tenían ningún tipo de control sobre las donaciones que recibía. Así se desprende de las declaraciones realizadas este martes ante el magistrado Pablo Ruz por los ex secretarios generales del partido Javier Arenas y Francisco Álvarez Cascos, que han asegurado que dicho control era responsabilidad del tesorero y han negado que existieran movimientos de dinero B en el Partido Popular.

“Entendemos que ha habido una dejación culpable de las obligaciones legales del Partido Popular con una clara intencionalidad: la pervivencia del sistema de financiación ilegal heredado de Rosendo Naseiro”, ha declarado ante los medios el abogado de acusación particular y de Izquierda Unida, Enrique Santiago, a su salida de la Audiencia Nacional.

Publicidad

Tanto Álvarez Cascos como Javier Arenas, según fuentes jurídicas, han negado haber recibido el dinero que figura en los apuntes de Luis Bárcenas y han asegurado una y otra vez que todo el dinero que han recibido del Partido Popular ha sido declarado a Hacienda. Sí que han reconocido, sin embargo, la existencia de “complementos retributivos” cuando su partido no estaba en el Gobierno. En el caso de Álvarez Cascos, los 'papeles de Bárcenas' indican que ha cobrado sobresueldos en negro por valor de 421.693 euros entre los años 1990 y 2004.

El resto de las declaraciones de los ex secretarios generales del Partido Popular han estado marcadas por sendos “ataques de amnesia selectiva” y desconocimiento de las cuentas del partido. Según han afirmado fuentes jurídicas las dos frases más repetidas en el despacho del juez Ruz durante este martes han sido: “No lo recuerdo” y “Eso era competencia del tesorero”.

Mejor memoria que los dos ex secretarios generales ha mostrado Cristobal Páez, el que fuera número dos de Luis Bárcenas en la tesorería del PP y su sucesor en el puesto a partir de julio de 2009 hasta abril de 2010. Páez ha reconocido este martes ante el juez haber recibido dos pagos en dinero negro por un valor total de 12.000 euros, tal y como figura en la contabilidad secreta de Bárcenas.

Con la afirmación de Páez, son ya cinco los dirigentes o ex dirigentes del Partido Popular que han corroborado la veracidad de asientos contables en los llamados 'papeles de Bárcenas'. El presidente del Senado, Pío García Escudero, los políticos navarros Jaime Ignacio del Burgo y Calixto Ayesa, y concejal del PP en Amurrio Santiago Abascal reconocieron sus asientos contables con anterioridad.

La declaración de Páez, que ha sido la segunda de la mañana, se ha prolongado durante más de dos horas provocando un severo retraso en las declaraciones de Arenas y Cascos. La primera comparecencia ha correspondido al cajero del PP Antonio Ortiz, que ha negado haber tenido conocimiento del pago de sobresueldos con dinero procedente de una contabilidad B en el PP.

Abucheos y paseíllo de Cascos

Un grupo de afectados por las preferentes protestando ayer ante las puertas de la Audiencia Nacional. / A. Torrús

Alrededor de cincuenta personas pertenecientes a colectivos de afectados por las preferentes y yayoflautas han acudido este martes a la entrada de la Audiencia Nacional para increpar a Álvarez Cascos y Javier Arenas a su llegada. Ambos políticos han sido recibidos con gritos de “ladrón”, “sinvergüenza”, “corruptos” o con consignas como: “Arenas, a la trena”. Asimismo, los colectivos han exhibido pancartas donde pedían el encarcelamiento de los ex secretarios generales conservadores y acusaban a los políticos de la crisis actual.

La nota de color de la jornada la ha protagonizado Álvarez Cascos que, al contrario del resto de comparecientes, ha decidido caminar hasta la esquina de Recoletos para ingresar en un vehículo provocando que una marea de periodistas lo persiguiera viéndose rodeado en escasos segundos. La Policía ha acompañado a Cascos hasta el vehículo abriéndole paso entre los periodistas y fotógrafos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.