El machismo del IBEX 35

3
Imagen de archivo de María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter, durante una conferencia. / Efe

El IBEX 35 es machista o, al menos, como prefiere decir la secretaria de la mujer e igualdad de Comisiones Obreras, Ana Hernández, está “muy masculinizado”. De los 490 asientos en Consejos de Administración de las empresas de la Bolsa española, sólo 68 están ocupados por mujeres. Es decir, las mujeres sólo suman el 13,9% de los grandes puestos de responsabilidad a ocupar frente al 86,1% de los hombres.

“Las cifras son casi insultantes. No sabemos qué criterios toman las empresas para la selección de personal en los Consejos de Administración pero los números están ahí. Resulta obvio decir que existe una desigualdad de género muy fuerte”, explica a cuartopoder.es Ana Hernández, autora del informe difundido ayer, lunes, por el sindicato Comisiones Obreras en el que se publicaban estas cifras.

Publicidad

El porcentaje, no obstante, es mayor que la media de la Unión Europea (13,7%) pero dista mucho de las exigencias de la Ley de Igualdad española y de las recomendaciones de la Unión Europea, que establecen que en el año 2015 el porcentaje de mujeres en los Consejos de Administración debe alcanzar, como mínimo, el 40%.

“El objetivo no se va a cumplir. Ni siquiera creo que estemos cerca de cumplirlo. Se está avanzando pero es un avance muy lento, excesivamente lento”, señala Hernández, que asegura una vez cumplido el plazo dado por la UE y se demuestre la lejanía del objetivo “quizá la UE” imponga unas medidas más “taxativas que impongan a las empresas equilibrar órganos de administración”.

En concreto la Ley de igualdad, aprobada en 2007, fijaba esa cantidad para el año 2015, estableciendo una serie de mecanismos, el artículo 75 dice textualmente: “Las sociedades obligadas a presentar cuenta de pérdidas y ganancias no abreviada procurarán incluir en su Consejo de Administración un número de mujeres que permita alcanzar una presencia equilibrada de mujeres y hombres en un plazo de ocho años a partir de la entrada en vigor de esta ley”.

Un ejemplo del lento avance de la mujer en la conquista de espacios de poder es la evolución de las consejeras ejecutivas, es decir, aquellas que han sido contratadas por su experiencia y valía para la toma de decisiones en el Consejo de Administración y no por tener acciones de la empresa. En 2011 sólo había dos mujeres que ocuparan estos cargos en España. En 2012 la cifra sólo ha ascendido a tres mujeres (en Banco de Santander, Bankinter y Telefónica).

Por empresas

La evolución en cifras totales es igual de deprimente. En 2010, tan sólo había 53 consejeras; la cifra subió en 2011 hasta alcanzar 65, en 2012 se logra la cifra de 68, un 4,6% más, hasta llegar al 13,9% actual. Analizado por empresas, cuatro compañías del IBEX 35 continúan sin mujeres en sus Consejos de Administración (Endesa, Gas Natural, Sacyr y Técnicas Reunidas).

El mejor resultado, en términos de paridad, lo obtiene la empresa FCC (Fomento de Construcciones y Contratas), que tiene a seis mujeres en su Consejo de Administración, todas ellas dominicales, es decir, ocupan el cargo porque poseen una cantidad importante de acciones de la empresa. Por otra parte, 48 de las mujeres son independientes (siendo Acciona, Jazztel y Red Eléctrica quienes cuentan con más mujeres, 4 por empresa, respectivamente) y, finalmente, tan sólo 1 empresa (DIA) cuenta con 1 externa.

Las razones

Las razones de esta escasa representación de las mujeres en los Consejos de Administración hay que buscarlas, según Ana Hernández, en las “barreras invisibles al empoderamiento de la mujer” que sufren las mujeres en el mercado de trabajo. “Se trata de los obstáculos invisibles de un mundo masculinizado. Es decir, la disponibilidad para viajar o disponibilidad para acudir a los consejos debido la doble jornada que siguen teniendo las mujeres”, explica Hernández, que afirma que estos obstáculos también existen en una escala más baja.

En opinión de Hernández, para tratar de aumentar la representación femenina deberían establecerse cuotas, al menos, en los procesos de selección. “Existe mujeres cualificadas para ocupar estos puestos pero nunca llegan. Podemos comprobar como la representación de las mujeres desciende conforme asciende en la jerarquía de las empresas. No sé qué criterios utilizan pero estoy convencida de que hay mujeres con la suficiente valía para ocupar estos puestos”, sentencia Herández, que asegura “estar convencida” de que la brecha de género es “aún mayor” en las empresas que no publican sus resultados.

3 Comments
  1. Runaway says

    Pues que se vengan con palas y azadas a desbrozar caminos y cunetas como están otras compañeras. Hacen el mismo trabajo que hacen los hombres…y cobran igual que nosotros, ni más ni menos, ni menos ni más.

    Pero claro, igual ésta sólo son mandonas que lo que quieren son buenos sueldos sin hacer nada, sólo mandar y calentar el sillón

  2. Cristina Sommers says

    ¿Se han parado a pensar que hay tan pocas consejeras porque también hay muchas menos mujeres que se presentan?…A ver si somos serios por una vez y damos todos los datos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.