Miembros de cinco asambleas del 15-M participan en la reunión del frente único

3
Reunion_Convocatoria
Un momento de la reunión celebrada ayer por los impulsores del proyecto de frente único que, a partir de ahora, pasará a denominarse Convocatoria. / cuartopoder.es

Las asambleas populares de San Blas y de Colmenar Viejo y miembros de las asambleas de la Concepción, Lavapiés y Chamberí, a título individual, han asistido este jueves al segundo encuentro del proyecto impulsado por Izquierda Unida junto con una veintena de formaciones políticas y actores sociales para conformar un Bloque Político y Social que consiga una “mayoría electoral” en el próximo ciclo de elecciones y haga frente a las políticas neoliberales del Gobierno de Mariano Rajoy y la Troika con movilizaciones ciudadanas masivas.

“En ningún caso hemos tomado la decisión de unirnos al Bloque. Hemos asistido para informarnos e informar de nuestra posición”, ha asegurado a cuartopoder.es, al término de la reunión, Marta Gómez -portavoz de la asamblea popular de San Blas-, que ha calificado el proyecto que está comenzando a rodar como “interesante y necesario”, aunque “quizá demasiado abstracto”. La posición de la asamblea de San Blas se hace extensible a la de Colmenar Viejo.

Publicidad

El punto fuerte de esta segunda reunión era alcanzar un acuerdo sobre un calendario de movilizaciones común que permita visibilizar la resistencia de gran parte de la sociedad a las políticas de la Troika. Así, los asistentes han acordado “contribuir al apoyo, estimulo y desarrollo" de las convocatorias que ya estaban en marcha como la movilización de Jaque al Rey del próximo 28 de septiembre, organizada por la Coordinadora 25-S, la manifestación del 5 de octubre organizada por Democracia Real Ya bajo el título de Que se vaya la mafia y las convocatorias sectoriales de Educación, también en el mes de octubre.

Asimismo, los asistentes han acordado apoyar “de manera decidida” las marchas previstas por el Sindicatos Andaluz de Trabajadores (SAT) y otras organizaciones como el Colectivo de parados de Murcia que confluirán en Madrid a mediados del mes de noviembre. La realización de esta gran manifestación, que debe aglutinar a "todos los excluidos del sistema", ya fue planteado en la primera reunión celebrada en julio. “La manifestación de parados tiene que ser algo muy masivo y de mucho alcance”, ha señalado a este medio fuentes presentes en la reunión. Como muestra del apoyo a esta movilización, los presentes han acordado la creación de una comisión específica de movilizaciones.

Alternativa o 'social-liberalismo'

Respecto al proceso de convergencia política que pueda resultar en un frente único de cara al próximo ciclo electoral, que comienza con las elecciones europeas de mayo, las organizaciones políticas presentes, entre ellas Izquierda Unida, Izquierda Anticapitalista y Confederación de los Verdes, han acordado la creación de una comisión de programa y otra comisión electoral para encontrar los puntos en común.

No obstante, éste ha sido uno de los puntos que más suspicacias ha levantado. Como ya ocurrió en la anterior reunión, varios voces han vuelto a mostrar sus dudas respecto al “horizonte” de esta posible coalición agitando el fantasma de la coalición de Izquierda Unida con el PSOE en el Gobierno de Andalucía.

En este sentido, Izquierda Anticapitalista ha dejado clara su postura de que cualquier pacto debe pasar por la conformación de una “política alternativa distinta” que tenga como principio de partida su rechazo rotundo a “gobernar con el social-liberalismo”. Según fuentes presentes en la reunión, Izquierda Unida ha vuelto a comprometerse con la transparencia y la claridad como principios fundamentales para la elaboración del programa y las listas electorales.

La condición de que el programa electoral y los objetivos sean elaborados “desde abajo” ha sido establecida como una condición imprescindible para que el proyecto de convergencia política y social tenga futuro. “En el momento en el que se rompa esta condición, el proyecto se romperá”, han sentenciado fuentes presentes en la reunión.

Objetivo: Gobierno dimisión

Otro de los grandes acuerdos adoptados por unanimidad en el seno de la reunión ha sido un nuevo nombre que identifique este proceso de convergencia auspiciado por Izquierda Unida. En este sentido, ante las diferentes denominaciones que este proyecto está encontrando como Bloque Social y Político, tal y como figura en la resolución del Consejo Político de IU, frente único o frente amplio, los participantes han decidido denominar al proceso Convocatoria. No obstante, está denominación será sometida a votación en internet.

"La elección del nombre es un mero trámite. Lo importante es que se mantiene nuestro objetivo que no es otro que aglutinar a una mayoría de ciudadanos para que se conviertan en el sujeto político del cambio", ha asegurado a este periódico Enrique Santiago, responsable de Convergencia y Movimientos Sociales de IU. Para conseguir este cambio, Convocatoria, tal y como será denominada a partir de ahora, emitirá en los próximos días una breve nota en la que "recordará" que el proceso de convergencia iniciado es un proceso abierto a todas las organizaciones políticas y sociales que compartan la necesidad del cambio. La nota estará dirigida con "especial énfasis a los sindicatos".

Todo por un mismo objetivo: forzar la dimisión del Gobierno de Mariano Rajoy.

3 Comments
  1. Antonio Bernabé says

    Animo, aunque parezca complicado, tendremos que vencer las dificultades, pues el proyecto es necesario.

Leave A Reply

Your email address will not be published.