Albert

9
Albert_Pla_polémica
Albert Pla, durante una actuación en su último espectáculo, 'Manifestación'. / Efe-Teatro Jovellanos

Conozco a Albert Pla hace treinta años o así. Nos hemos llegado a querer mucho. Fuimos al mismo instituto. Entonces él era el tío más tímido de la galaxia y poco o nada (excepto ciertos fulgores y detalles…) hacía presagiar la que sería capaz de montarse alrededor suyo algunas décadas después. Con el tiempo cogió cuerpo y fama y también se enfrentó a alguna que otra inmensa tragedia personal que acabó de cincelarle una personalidad surrealista. Albert parece que te toma el pelo full time o que interpreta todo el rato a un personaje, pero no. De verdad que es así.

Yo hablo en catalán con Albert Pla, pero, igual que me pasa con Joan Manuel Serrat, le prefiero cuando canta en castellano. ¿Albert indepe? Mare meva. No creo que tenga tiempo ni humor. No creo que la política, en su actual miseria esencial, haya conseguido capturar nunca su volátil y a la vez lenta imaginación más allá de un nanosegundo. O dos. Atención a la literalidad de su respuesta en la dichosa entrevista en La Nueva España: tras proclamar con desparpajo que a él siempre le ha dado “asco” ser español, y de esperar que ese sentimiento sea compartido por “todo el mundo”, apunta: “me gustaría que los catalanes fuéramos independientes y que en Gijón se estudiara el catalán por cojones, igual que nos pasa a nosotros ahora”.

Ojo a ese “por cojones”. A ver cómo lo explico: Albert se ríe de su sombra, de la mía y de la del de más allá. Sin misericordia ninguna. Se ríe de los independentistas. Se ríe de los antiindependentistas. De los que llenan plazas por una cosa. De los que las llenan por otra (no para de insistir en que manifestarse le parece una completa chorrada ineficaz…), de los que se van a indignar porque se estudie mucho catalán en la escuela, y de los que se van a indignar porque se estudie poco. Etc.

¿Que sus palabras ofenden? Seguro. Como ofendió aquella canción sobre el angustiado enamorado de una terrorista, o sobre ya ni me acuerdo de qué miembro de la familia real, etc, etc. Pero lo más divertido del asunto, en este país desaforadamente cainita, es que Albert no ofende a la derecha desde la izquierda, ni a la izquierda desde la derecha, ni a Cataluña desde España, ni a Asturias desde el cuarto de baño de su casa. Si en algún planeta inhabitado existe el centro político, por absolutamente raro que parezca, lo ocupa Albert Pla. Lo suyo es la equidistancia absoluta. La compasión absoluta hacia cualquier tipo de creencia.

Hasta el difunto Pepe Rubianes tenía más ánimo de ofender cuando dijo aquello de “meterse España por el culo” que el inconcebible autista político que es Albert Pla. Conociéndole, si esas palabras suyas que tanto revuelo han levantado significan algo, simplemente significan que este inmenso follón (y este inmenso aburrimiento) del desencuentro entre Cataluña y España ya es objeto de humor negro… como sobaco de cucaracha. Pero insisto, es un humor negro exquisitamente bilateral. Si se lee la entrevista de Albert Pla con muchísima más atención de lo que se la ha leído hasta ahora, da estopa a todo el mundo. No sólo al lado español.

¿Eso es bueno o malo? Juzguen ustedes. Pero a mí que a estas alturas ya no creo ser nada sospechosa de querer la independencia catalana, me da qué pensar la que se ha montado con Albert. Y me preocupa, sí, me preocupa, que sólo una parte se haya dado por enterada y por ofendida.

¿Qué pasa con la otra?

Y, sobre todo, ¿qué pasa con los que deberíamos ayudar a que no se pierdan la calma ni la perspectiva? ¿No estamos o no se nos espera?

9 Comments
  1. Tim says

    Qué manía con interpretar las palabras de este señor. Parecéis a los apóstoles.
    Mientras él no aclare que es ironía será un insulto.

  2. jotaele says

    No te enteras, Tim. Mientrás él no aclare que es un insulto será ironía. Que una frase no significa lo mismo si la dicen los Morancos que si la dice De Guindos.

  3. Antonio says

    Pues para no querer decir lo que dijo lo dijo bastante claro.
    Mira basta ya, yo me alegro bastante y me la traen al pairo las cuestiones catalanas, pero no alimentemos un enfrentamiento y sino a pensar el doble de lo que se habla quizás no habría tanta opinión soez.

  4. paco otero says

    Permiso…¿puedo?…gracias…y me digo yo, …habló él o su especulador-representante…en el mundo de los focos y las tablas cada día es mas difícil separar al actor,cantante etc, etc, de su grupo creador…representantes periodistas asesores……….perdón la carcajada grosera jajajajajajjjajajjajajajaj…hasta ayer solo un reducido grupo conocía al Sr. Albert Pla, hoy lo conoce toda España… cerros de Ubeda «a Belen pastores a Belen chiquillos…»

    «Rubianes antes de la frase tenia un largo recorrido en los escenarios de todo el país como un gran monologista …irónico sarcástico y creativo…» querido y reconocido en todos los rincones de esta nuestra IBERIA-libertaria,también llamada España

  5. Enrique J. says

    Vaya, ahora resulta que hasta el otro día a Albert Pla no lo conocía nadie. ¡Y encima parece que se sienten orgullosos de ello! No tienen ni cultura ni sentido del humor. Los feos deberían morirse por el bien de la especie humana. O por lo menos de España. ¡Tan patriotas que son por qué no se mueren de una vez y le hacen un verdadero servicio a su patria?

  6. paco otero says

    Entre nadie y un reducido grupo hay una distancia,póngase las gafas …y si no es por la vista…es por leer y entender lo que a usted le parece…de este tipo de interpretaciones tengo ya un largo recorrido…y también he dejado de una forma metafórica e irónica(mire el significado de metáfora e ironía(pues dudo que las conozca)que no tengo mas patria que el VIENTRE DE MI MADRE

    por cierto estudio Catalan…amo Barcelona(aunque suene cursi)…y en 1981 en un circulo reducido se me llamo Rojo por un trabajo en las tablas…y por supuesto que eso no cambio para nada mis sentimientos por esa ciudad y por las gentes de esa tierra.

  7. paco otero says

    Por cierto aun con casi 40 años era todavía lo suficiente atractivo (guapito de cara, diría yo) como para posar en una revista española con ropa y de diseñadores franceses…pienso que su sentido del humos lo debe de tener en su cuenta de ahorro…no me siento ofendido,pues mi grado de estupidez aun no ha sobrepasado la media nacional,simple mente me gusta Anna Grau pues sus artículos son siempre magníficos,y por eso escribo mis impresiones…un saludo sincero Enrique J.
    «…también se muere el mar.»

  8. Javier Ochoa Perez says

    Enrique J.
    le he puesto un negativo por error, disculpe.

  9. Fernando Tormentas says

    Estos son como los arbitros de primera, se equivocan para todos, pero casi siempre benefician a los mismos. Rubianes, Pla… todos son apoliticos y la politica se la suda, pero rara vez se cagan en cataluña.

    Y me da bastante igual el fondo de la cuestión, solo constato un hecho.

Leave A Reply

Your email address will not be published.