El PCE aparca su propuesta de salir del euro y apuesta por "cambiar las reglas"

2
El reelegido secretario general del PCE, José Luis Centella, conversa con la hija del poeta Rafael Alberti, Aitana Alberti León, ayer, en la clausura del XIX Congreso del PCE. / Paco Campos (Efe)
El reelegido secretario general del PCE, José Luis Centella, conversa con la hija del poeta Rafael Alberti, Aitana Alberti León, ayer, en la clausura del XIX Congreso del PCE. / Paco Campos (Efe)
Actualización del 18-11-13 con la reelección de José Luis Centella como secretario general

Publicidad

El euro no es la cuestión sino otra Europa con otra unión social y económica. Con este planteamiento, el XIX Congreso del PCE zanjó las propuestas minoritarias que reclamaban salir del euro y que, de haber prosperado, habrían supuesto la apertura de un debate de consecuencias imprevisibles para Izquierda Unida (IU). El Congreso respaldó el texto de la ponencia que defendió el secretario general del partido en Andalucía, José Manuel Mariscal, y que plantea “romper la actual Europa del euro” –en referencia a la construcción capitalista y neoliberal de la UE--, pero no “con la Europa del euro”.

Publicidad

Con esta solución de compromiso y la decisión de celebrar la primera Conferencia Económica en el otoño de 2014 para debatir, entre otras cuestiones, “cómo romper la Europa del euro”, el cónclave comunista, que este domingo reeligió a José Luis Centella como secretario general, evitó un giro drástico hacia las posiciones de algunos colectivos que, como el Frente Cívico de Julio Anguita, apuestan por la recuperación de la soberanía monetaria y la salida del euro. Anguita no acudió al Congreso del partido y se ha significado históricamente por su batalla sin tregua contra el modelo de construcción europea que echó a andar en Mastricht.

Mariscal explicó a cuatopoder las ideas-fuerza de la posición unitaria que --aparte la convocatoria de la Conferencia Económica, que abordará la alianza de los pueblos de los Estados deudores de la periferia europea--, pasan por un programa mucho más preciso y con voluntad mayoritaria. Así, a partir de la conciencia de que la unión económica y monetaria europea es un proyecto compartido por los Estados en beneficio del capital y de las oligarquías dominantes sobre sus respectivos pueblos, se señala que “el euro no es más que el lubricante de las condiciones necesarias para asegurar la reproducción del capital y de relación social”.

Según el documento unitario aprobado, la verdadera política común de las clases dominantes europeas, de la que son beneficiarios tanto el capital alemán como el español o el griego, es salvar la mayor parte posible de los beneficios de la fase anterior y aprovechar la coyuntura  para acelerar la destrucción de las conquistas de las clases trabajadoras europeas así como ampliar el campo de los negocios a actividades actualmente socializadas como la sanidad, la educación o las pensiones.

Frente a ella “entendemos que la única alternativa en beneficio de los pueblos es la apuesta estratégica por la ruptura, tanto de la Unión Europea como del euro”. Para ello hay instrumentos objetivos que permiten incidir desde la política nacional en la europea. De hecho, la interdependencia de las economías europeas es un elemento de fuerza para que una política alternativa a nivel nacional tenga proyección europea y pueda reclamar y obtener la solidaridad y el apoyo de los trabajadores de otros países europeos. “Un gobierno de izquierda que desobedezca tiene en sus manos capacidad de presión, sobre todo si cuenta con la dimensión relativa de España”.

El documento concluye: “La estrategia es la desobediencia y el cuestionamiento de las normas de la UEM. Poner en marcha medidas susceptibles de generar alianzas a escala europea obligara a cambiar las reglas de juego: el impago de la deuda ilegítima, un sector financiero público o su nacionalización, la restricción del movimiento de capitales o la creación de impuestos sobre el mismo. Imponer el control del movimiento de capitales es un paso necesario y previo al abandono o expulsión del euro”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.