Bombazo de construcción masiva

6
Juan Jesús Sánchez Manzano, jefe de los Tedax el 11-M /Efe
Juan Jesús Sánchez Manzano, jefe de los Tedax el 11-M /Efe

España es un país con vocación de república bananera que pretende ser serio. Solo así puede explicarse que la campaña más brutal contra dirigentes policiales supuestamente de derechas ―nombrados por el Partido Popular, la derecha en el poder desde hacía ocho años― fuera dirigido por tres de los medios más caracterizados de la derecha mediática: El Mundo, la Cope y Libertad Digital. Y todo porque esos profesionales se negaron a plegarse a sus deseos, que no eran otros que establecer que las bombas que estallaron en los trenes de cercanías el 11 de marzo de 2004 fueron fabricadas por la banda terrorista ETA.

Diez años después, Juan Jesús Sánchez Manzano, el que era el jefe de los Tedax ―los encargados de desactivar los artefactos explosivos― el comisario más vilipendiado por esa banda de deformadores, que no informadores, ha relatado su versión de lo ocurrido en un libro: “Las bombas del 11-M”, en el que certifica el derribo ―si es que aún quedaba algo en pie― de las teorías conspiranoicas, que primero achacó a ETA los atentados y luego a una oscura trama de servicios policiales que supuestamente querían desalojar al PP del poder, cuando precisamente cuatro días después de los atentados ya había sido desalojado por las elecciones.

Publicidad

Porque, por si no lo saben, ese acoso y derribo de los policías causa un profundo daño, en ellos y también en sus familias. Seguramente ya no recordarán a Rodolfo Ruiz, el comisario de Puente de Vallecas durante el 11-M, donde se encontró la bolsa-bomba ―la conocida como “mochila de Vallecas”― desactivada en el parque Azorín. El acoso de la acorazada mediática conspiranoica contra Ruiz afectó de tal manera a su mujer, Magdalena, que en octubre de 2008 se quitó la vida en un hospital psiquiátrico, tras comentar con el personal sanitario: “Pedro J. Ramírez y Federico Jiménez Losantos son unos hijos de puta. Han destrozado a mi familia”, según figura en el libro de José Díaz Herrera: Pedro J. Ramírez al desnudo  (Editorial Akal, 2009).

Y sin embargo, el trabajo de Rodolfo Ruiz, Sánchez Manzano, Jesús de la Morena y otros profesionales de la policía fue clave para conocer el origen de los detonadores y de los explosivos, para encontrar a la célula de yihadistas de Leganés y para evitar los nuevos y devastadores atentados que tenían preparados.

Sánchez Manzano cuenta en primera persona todos los movimientos que hizo su unidad el día del atentado. “En aquellos momentos, con todos los indicios que teníamos acerca de los explosivos, nada apuntaba a ETA”, afirma.

El comisario desmonta las mentiras y contradicciones de políticos y periodistas interesados en intoxicar más que en informar de lo que pasaba y señala que “El 11-M, como primera gran agresión terrorista en Europa, se utilizó como una cuestión doméstica, como un arma arrojadiza entre fuerzas políticas, en vez de servir para situar los atentados en el contexto de una campaña global de la yihad musulmana contra las democracias occidentales”.

Revela también que desde instancias superiores se le requirió para que asumiera públicamente que los Tedax habían dicho que el explosivo utilizado fue Titadyn, que por entonces utilizaba ETA. Él siempre se negó y respondió a sus jefes: “A mí nadie me habló de Titadyn. A las 14 horas del 11 de marzo se os comunicó lo único que teníamos, que solo se podía saber que era dinamita. No consentiré que se diga que los Tedax confundieron al Gobierno de la nación”.

Porque por el trabajo de los Tedax se supo que los detonadores encontrados en la Renault Kangoo, que los terroristas habían dejado abandonada en Alcalá de Henares, procedían de las minas de Caolines de Merillés, en Asturias, y del análisis de los componentes de la bomba desactivada en Vallecas, cuyo explosivo era Goma 2 Eco, se llegó a los teléfonos y el locutorio de Lavapiés y finalmente al piso de Leganés donde se escondían los miembros de la célula asesina.

Pese a las fabulaciones de periodistas, políticos y abogados adictos a la conspiranoia, nada ha modificado lo que se probó durante la investigación policial y pericial del 11-M: todo el explosivo intacto encontrado en todos los escenarios del 11-M ―Renault Kangoo, casa de Morata, mochila de Vallecas, piso de Leganés y artefacto contra el AVE en Mocejón― era Goma 2 Eco procedente de Mina Conchita. Además, en 22 de los 23 focos de las explosiones en los trenes se encontró ftalato de dibutilo, un componente exclusivo de la Goma 2; y, por otro lado, no se tiene noticia ni indicio de que alguien hubiera echado en falta ni un cartucho de Titadyn.

Si durante estos diez años, los conspiranoicos  han sido una constante insidia de destrucción masiva, el  comisario Sánchez Manzano con este libro, que ha acabado por destrozar lo que quedaba de esas delirantes teorías, ha detonado una bomba de “construcción masiva”. 

Nota: Los derechos del libro Las bombas del 11-M han sido donados por el autor a la Fundación de Huérfanos de la Policía y se puede adquirir en Amazon.

6 Comments
  1. rafa says

    Es un libro necesario. Da respuesta al !!!…queremos saber…!!!

  2. Luis García says

    Le va a dar igual al honrado funcionario policial.La acorazada ya dictó resolución ante sí y esta es inapelable. Y lo hace gracias a un perito que intervino en el acto plenario cuyo vídeo ha tenido vd la amabilidad de colgar (Sr. Iglesias) y que ahora afirma , pese a lo allí dicho (la presencia en 22 de 23 muestras del ftlato, que apunta en exclusiva a la Goma 2ECO) que lo que explotó fue Titadyne , el explosivo habitualmente usado por ETA. La presencia de DNT, tan alegada por los conspiranoicos, es fácilmente explicable porque de Mina Conchita también se llevaron Goma 2 EC, que sí llevaba este componente, y que se dejó de fabricar en enero de 2002, pudiendo haberse mezclado explosivos para aumentar la potencia explosiva. En relación a la famosa metenamina, a cuya existencia aluden mucho los señores «Vespino (el de la moto) y Asociados», ya el laboratorio de la Guardia Civil, que no el «malvado» Sánchez Manzano, con ocasión de las Previas incoadas a raíz del intento de atentado en la linea del AVE, había dicho que esta aparece «al mezclar algunos componentes de la Goma 2 ECO (nitrato amónico y nitroglicol) y al utilizar el metanol como medio de reacción en el cromatógrafo de gases en la propia labor analítica de los expertos».
    Esto ya fue dicho desde el principio, incluso antes de comenzar el juicio (véase escrito de acusación de la Fiscalía), pero eso le importa un carajete a los «Vespinos». La Esfera de los Libros (editora de Tytadyne y propiedad de Unidad Editorial) tiene que seguir vendiendo libros a los aficionados a conspiraciones que siguen soñando por la noche que la bomba la puso Rubalcaba.

  3. Joane says

    En el fondo, me temo que da lo mismo. Al conspiranoico de profesión, por interés no atenderá a nada de esto. Y al ciudadano inocentón que se cree las cosas porque las ha leído en El Mundo, nada de lo que diga o escriba este señor le resultará creíble. Es lo más triste, que el ciudadano normal y corriente se crea las cosas sin más. Deberían atender a lo que dice siempre la wikipedia: «cita requerida», y luego a ver qué calidad o desinterés tiene la fuente. Pero eso exigiría pensar demasiado, me temo. Mejor nos ponemos a ver el «júrbol», que es menos complicado.

  4. Panóptico says

    En efecto, Sr. Yoldi, para que someter a las pruebas al principio de contradicción en un juicio publico, es mucho mejor que «nosotros investiguemos y asi podremos probar nuestras propias conclusiones» osea que como Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como.
    Por la coincidencia, el presente post, ha sido demoledor «se ha cargado Vd., de un plumazo a PJ» al leerlo en Italia los propietarios de Unidad Editorial y ha sido la gota que ha colmado el vaso «ya no aguantamos mas a PJ»……ja,ja.
    Por recordar lo que publicaba dicho periodico, no esta de mas este enlace donde Publico, nos los resume:
    Ver aqui, todas las portadas…
    http://www.eldiario.es/rastreador/legado-Pedro-portadas_6_223687650.html
    Saludos

  5. ojos negros, piel canela says

    La poli ocultó que estaban tras el atentado y -con la mejor de las intenciones, imagino- les dejaron actuar esperando a cogerles con las manos en la masa.

    Se retrasaron y pasó lo que pasó.

    De ahí todo el embrollo. Que mas querían Manzano y ncompañeros martires que PSOE y PP se enzarzaran, y se olvidaran de investigar que pasó de verdad

Leave A Reply

Your email address will not be published.