El cambio de rey no afecta al plan de situar a Beatriz Méndez de Vigo al frente del CNI

mendez_devigo_cni
Beatriz Méndez de Vigo durante su toma de posesión como secretaria general del CNI, junto al director, Félix Sanz, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. / Efe

Mariano Rajoy quiere que el control absoluto de los servicios de inteligencia españoles dependa directamente de su equipo del Palacio de la Moncloa. Sólo le quedaba el Centro Nacional de Inteligencia, cuya dirección heredó del Gobierno anterior. Y la semana que viene quedará vacante porque Félix Sanz que cumple su mandato de cinco años el próximo 2 de julio.

Lo cierto es que Sanz, apoyándose en el rey Juan Carlos, siempre con el consentimiento de Rajoy, quería –y aun quiere- repetir en el puesto. Por lo menos hasta que acabe la legislatura, según aseguran fuentes de la Casa, como se llama coloquialmente al CNI, y ratifican destacados parlamentarios del Grupo Popular.

Publicidad

El agotamiento del mandato de cinco años de Sanz ha mantenido abierto un pulso interno por el nombramiento de su posible sucesor. Un pulso que quedó en suspenso tras la abdicación del rey Juan Carlos hasta la proclamación de Felipe VI, pero que sigue en pie sin que el nuevo monarca parezca decidido a intervenir, según las distintas fuentes consultadas. Esas mismas fuentes señalan que, como es lógico, se le consultará el nombramiento por si tiene algún reparo que hacer. Pero todo indica que aceptará al candidato de Rajoy que en este caso es, al tiempo, el de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría: la actual secretaria general de CNI, Beatriz Méndez de Vigo.

Sanz quería repetir argumentando que él es un hombre de consenso (fue Jefe del Estado Mayor de la Defensa entre 2004 y 2008, cuando ostentó la cartera el socialista José Bono) y amigo de Juan Carlos I. La abdicación del monarca ha hecho naufragar su plan aunque las fuentes consultadas aseguran que el anterior monarca consideraba que fuese quién fuese quién ocupase el cargo estaría a su disposición, como es obvio, y que lo de menos era la amistad. Es más, don Juan Carlos habría dejado claro a su entorno, ya entonces, que él no entraba en el tema asegurando, con su ironía habitual, que sus amigos se están muriendo todos.

La vicepresidenta, de quien depende formalmente el CNI en su calidad de Ministra de la Presidencia, cree que ya ha llegado la hora de que quién le asesoró cuando dirigía el Grupo Parlamentario, Beatriz Méndez de Vigo, ascienda de la secretaría general, que ocupa desde el 3 agosto de 2012, a la dirección general con rango de Secretaría de Estado que va a quedar vacante.

De hecho, dónde Méndez de Vigo empezó a fraguar su candidatura para el puesto que hoy ocupa fue en el Congreso de los Diputados. Lo hizo en los últimos meses de la IX Legislatura, con Sáez de Santamaría como portavoz del Grupo Popular. No obstante, su trabajo fue muy bien valorado incluso con los Gobiernos del PSOE a pesar de su proximidad y buena relación personal con el PP, según fuentes socialistas.

Méndez de Vigo, hermana del Secretario de Estado de España para la Unión Europea, Íñigo Méndez de Vigo, estrecho colaborador del presidente Rajoy, tiene acreditada su labor en la Casa, donde entró a trabajar en 1983 –cuando era el CESID-, nada más acabar la carrera de Derecho, gracias a la buena relación de amistad que su padre, Íñigo Méndez de Vigo y del Arco, militar que llegó a ser teniente coronel de Infantería, mantenía con Emilio Alonso Manglano.

La referencia de su nombramiento en el Consejo de Ministros como secretaria general daba cuenta cumplida de su trayectoria: “Nacida en 1958, es Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. En 1983 ingresó en el Centro Superior de Información de la Defensa (CESID), donde prestó servicios como analista en la División de Inteligencia Exterior y trabajó en el Área de Relaciones con Servicios de Inteligencia de Europa, cuya jefatura también desempeñó. En 2002, ya en el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), fue nombrada jefe del Departamento de Relaciones con Servicios de Inteligencia y, más tarde, ocupó otros cargos en la División de Contrainteligencia del CNI. Desde 2011 era representante del CNI ante los Servicios de Inteligencia de la República Federal de Alemania".

pedro_arguelles_defensa
El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles. / defensa.gob.es

Hay otro aspirante serio a la dirección del CNI. Se trata de Pedro Argüelles, el actual Secretario de Estado de Defensa, a quién promueve su ministro Pedro Morenés. Argüelles ya fue director de gabinete del ex ministro de Defensa de Aznar, Eduardo Serra, entre 1996 y el 2000, antes de ir a su actual cargo, en enero de 2012, como presidente de la empresa Boeing.

Está afiliado al PP desde 1985 y fue presidente y director general de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), cuya Fundación presidió entre 2000 y 2002. Además, fue director general y consejero de Asturiana de Zinc (AZSA),desde 1977 a 1989; consejero y secretario de Exploración Minera Internacional España S.A. (EXMINESA), entre 1979 y 1989, y consejero del Patrimonio de Títulos, S.A. (PATRISA), desde 1982 a 1989. También fue eurodiputado del Parlamento Europeo por el Grupo Demócrata Europeo (ED), entre 1987 y junio de 1993, fecha en la que abandonó sus actividades políticas para dedicarse a la empresa privada en exclusiva.

Sin embargo, el hecho de que Rajoy quiera que “los hombres del presidente” controlen toda la información secreta, va a ser determinante. Fuentes gubernamentales han recordado estos días que, de hecho, dos de sus asesores, Álvaro Nadal y Jorge Moragas, controlan áreas de información que no pasan por el CNI pero son decisivas para la gestión presidencial. Por ejemplo, Nadal acumula la información económica que le pasa elaborada al presidente gracias al Sistema de Inteligencia Económica que depende de su “fontanería” como responsable de la Oficina Económica de la Presidencia. Por su lado, Jorge Moragas, el Jefe del Gabinete de Rajoy, controla junto a su amigo Alfonso de Senillosa, el hijo del célebre diputado Antonio de Senillosa, la Oficina de Seguridad Nacional. De ahí que, si Sáenz de Santamaría consigue colocar a Beatriz Méndez Vigo en la cabeza del CNI, todos los servicios de información se queden en el Palacio de la Moncloa, a los pies del presidente.

Hay un tercer candidato que, a juicio de todas las fuentes consultadas, es el que cuenta con menos posibilidades. Se trata del actual Director General de la Policía, Ignacio Cosidó Gutiérrez, quien fue estrecho colaborador de Rodrigo Rato en el Grupo Parlamentario Popular y jefe de gabinete del director general de la Guardia Civil, Santiago López Valdivielso. Fue senador y es diputado cunero por Palencia –nació en Salamanca-. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, apuesta por él aunque no le disgusta que siga en su actual puesto, que ocupa desde el 30 de diciembre de 2011.