Rodríguez Salmones (PP): "En España tenemos un problema de delincuencia política pura y dura"

De derecha a izquierda, Cayo Lara (IU), Isabel Rodríguez (PSOE), la periodista Monserrat Oliva, que moderó el coloquio, Beatriz Rodríguez Salmones (PP) y Jordi Xuclá (CiU). / L. Díez
De derecha a izquierda, Cayo Lara (IU), Isabel Rodríguez (PSOE), la periodista Monserrat Oliva, que moderó el coloquio, Beatriz Rodríguez Salmones (PP) y Jordi Xuclá (CiU). / Luis Díez

Ya lo decía su jefe Manuel Fraga Iribarne: “La política hace extraños compañeros de cama”. Tan es así que Beatriz Rodríguez Salmones, fiel secretaria del desaparecido presidente fundador del PP, diputada por Madrid y miembro de la dirección del Grupo Popular como portavoz suplente, coincidió con Cayo Lara y hasta le pasó verbalmente por la izquierda en la mesa redonda del curso de verano que sobre la corrupción ha organizado la Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP) en la Universidad Rey Juan Carlos. Lara no salía de su asombro. “Sólo me queda ofrecerle el carné de IU”, dijo al cronista.

Para empezar, Rodríguez Salmones rebatió la afirmación de la socialista Isabel Rodríguez de que, según los expertos que han pasado por la Comisión Constitucional del Congreso, en España no hay un problema de corrupción generalizado, sino casos de corrupción política y urbanística. “Yo si creo –dijo Salmones– que tenemos un problema objetivo de corrupción en la administración de la cosa pública mayor que el de otros países vecinos; existe un problema de delincuencia política pura y dura mucho mayor que en otros países”.

Publicidad

Y prosiguió: “La presunción de inocencia es para los jueces; yo no tengo por qué pedir a los ciudadanos que presuman mi inocencia; yo no robo, pero como representante política debo ser transparente y soy responsable de los que roban. A mí me eligen para resolver problemas y si no los soluciono es lógico que me echen, pero si ocupo un cargo para robar, eso es ya el colmo”. Por un momento pareció que estaba hablando una detractora de la política de tolerancia y defensa incluso de notables imputados del PP que ha seguido Mariano Rajoy Brey, ayer en el campus FAES.

Incluso se mostró tácitamente de acuerdo con el dirigente de IU en el sentido de que el PP había hecho trampa al contar con una financiación suplementaria y no declarada, procedente de donaciones privadas para sus campañas electorales. “Puede ser que algunos ladrones que se beneficiaban de concesiones y operaciones urbanísticas dieran dinero al partido para hacerse perdonar, pero eso ocurrió y ya no ocurre; el que roba, roba para él”, aseguró como si quisiera deslindar la fortuna en Suiza del extesorero Luis Bárcenas de su función en el partido. A continuación afirmó que “el mal tremendo ha sido la discrecionalidad y la falta de control del urbanismo. Esa discrecionalidad ha sido como un sida nacional”, abundó antes de referirse a la arbitrariedad y la falta de control del lapicero de los ediles corrompidos por la especulación urbanística.

En coherencia con sus afirmaciones, se mostró partidaria de introducir en el Código Penal la figura del “enriquecimiento ilícito”. “El enriquecimiento ilícito debe ser punible”, afirmó con rotundidad frente a la duda de si vulnera o no la presunción de inocencia. En respuesta a si se debe reformar el indulto para que el Ejecutivo no pueda aplicar la medida de gracia a los condenados por corrupción que hayan ocupado cargos ejecutivos, ya sea en ayuntamientos, autonomías o en otras instituciones públicas, Rodríguez Salmones afirmó que “se debe mantener en los casos que determinen los jueces y la acusación, pero es un escándalo que se haya utilizado y se siga utilizando en tanta cantidad de casos políticos”.

La diputada del PP superó a Lara en la crítica a la gestión de las Cajas de Ahorros intervenidas por el Banco de España y rescatadas con dinero público. “Lo ocurrido con las cajas ha sido una bacanal, un auténtico despropósito, una situación disparatadas y sin control que tiene responsables políticos y que al final estamos pagando todos los españoles”. También cargó contra la supresión de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y criticó abiertamente al ministro José Ignacio Wert. “Yo no hubiera tocado esa asignatura que han dejado en nada o han querido diluir en otras materias”, afirmó.

En el debate participó además de Salmones, Lara y la diputada socialista por Ciudad Real y exportavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Isabel Rodríguez García, el parlamentario de CiU Jordi Xuclá, quien destacó que “el derecho a decidir” ya no es un asunto específico de Cataluña, y se está extendiendo a todo el país y a muchas materias que afectan a los ciudadanos, entre ellas, a algo tan relevante como la forma de Estado. Xuclá ofreció al Gobierno de Rajoy una vía para resolver el reto del referéndum catalán del 9 de noviembre, que consiste, dijo, en que plantee otra pregunta.

La representante del PP se mostró de acuerdo con los demás en la conveniencia de reformar la Constitución aunque achacó precisamente a la consulta catalana el retraso en abordar la cuestión. También se sumó a los demás representantes políticos sobre la necesidad de reformar la ley electoral y de recuperar la confianza en la política democrática. El dirigente de IU desveló que hace quince días había remitido una carta a Rajoy solicitándole una revisión profunda del aforamiento. Todos coincidieron en que debe suprimirse o limitarse estrictamente a la protección de la función política representativa. Y la diputada del PP criticó además el trato judicial especial a los mandos policiales y militares, “con lo que los aforados llegarían a 30.000”. Todo eso sin contar el estatus especial del que disfrutan en España los militares de EEUU y los agentes de los servicios secretos de ese país.