LUIS DÍEZ | Publicado: - Actualizado: 11/1/2017 09:46

soraya_margallo_2
La vicepresidenta, Sáenz de Santamaría, y el ministro de Exteriores, García-Margallo, conversan antes de comparecer a petición propia en la Comisión de control de gastos reservados, el pasado martes. / Juan M. Espinosa (Efe)

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo, lleva gastados más de 2,4 millones de euros en reformas de su despacho y el de sus inmediatos colaboradores en el Palacio de Santa Cruz, en el que decidió establecerse después de comprobar que la sede central del ministerio, en las Torres Ágora, cerca de la M-30, no le gustaba. En un tiempo de crisis y desahucios despiadados, Maragallo se ha gastado una fortuna para trabajar más cómodo en la histórica sede de Exteriores, en principio destinada a actos oficiales. Los datos han sido recabados por el diputado socialista por Barcelona José Zaragoza, quien, hace dos años, recabó las cifras sobre el lujo y el boato en Exteriores.

La historia de las sedes del Ministerio de Exteriores y Cooperación es un culebrón que nos cuesta a los ciudadanos entre 70 y 80 millones de euros en alquileres. Las oficinas del antiguo Instituto Nacional de Industria que ocupó el aparato central del Ministerio en la plaza del Marqués de Salamanca, zona noble de Madrid, tenían problemas de naftaleno y aluminosis. La solución era demoler el edificio o reformarlo en profundidad. Se optó por la última opción, con un coste estimado en 100 millones de euros.

Unos 300 diplomáticos y administrativos fueron trasladados a las Torres Ágora, en la calle Serrano Galvache, cerca de la M-30, cuyo alquiler se ajustó en 10 millones de euros anuales. A esa cantidad hay que sumar 1,7 por las oficinas de la Agencia de Cooperación en la avenida de los Reyes Católicos, y otro millón de euros al año por la sede de la dirección de asuntos consulares en la calle Ruiz de Alarcón, cerca de Cibeles, en una de las zonas más cotizadas de Madrid. Estos alquileres se prolongarán hasta finales de 2017, cuando terminen las obras de restauración del edificio enfermo.

Así estaban las cosas cuando, al poco de tomar posesión, García Margallo decidió dejar su despacho en Ágora y afincarse en el histórico palacio de Santa Cruz, donde el ministro siempre ha tenido un despacho. A partir de ahí, aunque el palacio y el mobiliario servían perfectamente para su función y la de su equipo: secretaría personal, subsecretaría, protocolo y dirección del servicio exterior, se metió en obras, entregó algún cuadro al Museo del Prado, se gastó 40.000 euros en el acondicionamiento de la terraza de la vivienda superior –el ministro posee seis viviendas y no reside en Santa Cruz, 70.000 euros en el acceso al sótano desde un despacho de la planta baja, 610.700 euros en la adaptación de “dos espacios abovedados como recinto de alta seguridad” y otros 1.051.708 euros en la “distribución y modernización de espacios de la quinta planta”.

Palacio_Santa_Cruz_Margallo
Fachada del Palacio de Santa Cruz, en Madrid, sede del Ministerio de Exteriores. / educa.madrid.org

Para adaptar dos despachos se arbitraron 38.617 euros; para adaptar otros dos, 39.131 euros, en otros siete despachos, 83.000 euros; en grabadores de de video, 14.000; en renovación de la climatización 60.202. Luego ya, la mejora de la iluminación, la sustitución de de carpintería, la limpieza de escaleras, el mobiliario y otras reformas interiores, incluidas unas obras para reubicar la imprenta de la que salieron los famosos “informes Margallo” a favor de la nueva ley de seguridad ciudadana y en contra de la consulta en Cataluña, totalizan la cifra antedicha de 2,4 millones de euros hasta mayo pasado. Las reformas no han terminado y las fuentes consultadas estiman que este año se destinarán más 400.000 euros a mejoras.

El ministro dispone a pocos metros del palacio de Santa Cruz, situado en la plaza de la Provincia, cerca de la plaza Mayor, del Palacio de Viana para entrevistas, recepciones, ruedas de prensa y almuerzos oficiales. Sus dependencias fueron reformadas y acondicionadas en la época de Miguel Ángel Moratinos, por lo que, según las fuentes consultadas, no se esperan nuevas reformas a corto plazo. Cabe suponer además que si el plan de regeneración que el presidente Mariano Rajoy ha anunciado para septiembre próximo incluye la moderación del gasto, los cambios de ministros no supongan nuevos dispendios en despachos y reformas palatinas.

Artículos Relacionados

  • Piedra

    ¿Pero ese tpo ha hecho algo digno de mención por este país, aparte la famosa cagada de la marca expaña con unos directivos empresariales voraces y sinverguenzas y del insólito interés de meterse en el consejo de seguridad de la ONU, cuyas recomendaciones sobre los desaparecidos incumplen impunemente?

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend