¿Resistiría Rajoy un proceso como el de Sarkozy?

13
Sarkozy_Rajoy_Moncloa
Nicolas Sarkozy y Mariano Rajoy, en La Moncloa. / Efe

En un aparente error de cálculo, el Gobierno ha trasladado a la calle el excesivo número de aforados que hay en España, unos 10.000, en comparación con los que existen en los países democráticos de nuestro entorno, tres en Francia y ninguno en Estados Unidos y Alemania. Los tenderos hablan de ello con estupor. Ahora, en un sucedáneo de regeneración democrática, el Ejecutivo se propone reducir ese número. Seguro que afectará a diputados autonómicos, jueces y fiscales, pero apuesto a que los privilegios de ministros y diputados quedarán incólumes en la nueva regulación. A la vista de lo que le ha ocurrido a Nicolas Sarkozy en Francia, me preguntaba si el presidente del Gobierno español resistiría la comparación de enfrentarse a un proceso como el que le han abierto al ex presidente francés. Soy consciente de que es un ejercicio de justicia-ficción, porque en España un caso en el que son legales las escuchas de las conversaciones entre el presidente del Gobierno y su abogado es imposible.

Publicidad

Verán, Sarkozy estaba imputado por tráfico de influencias y violación del secreto de la instrucción, por lo que pasó 15 horas detenido en la Dirección Central de la Policía para la Lucha contra la Corrupción y las Infracciones Financieras y Fiscales, con sede en Nanterre, al noroeste de París. A continuación, lo condujeron ante dos magistradas, Patricia Simon y Claire Thepaut, que agregaron el delito de corrupción activa en el proceso penal que se sigue contra él, antes de ponerlo en libertad.

Sarkozy no había comparecido solo. Previamente lo habían hecho otros tres imputados, dos jueces, Gilbert Azibert y Patrick Sassoust, y el abogado de Sarkozy, Thierry Herzog, imputados por los mismos delitos que el ex mandatario, en relación con el denominado caso de las escuchas.

Sarkozy había perdido la inmunidad en junio de 2012, tras dejar la presidencia, y los jueces Serge Tournaire y René Grouman, que instruyen el denominado caso Gadafi, ordenaron pinchar los teléfonos del ex presidente y de su abogado para tratar de encontrar pruebas de la supuesta financiación irregular de la campaña de las presidenciales de 2007, que ganó a la socialista Ségolène Royal. Parte de los fondos los habría obtenido del fallecido dictador libio Muammar el Gadafi. Del delito que se investigaba no se encontró nada, pero las escuchas telefónicas pusieron de manifiesto que el político y su abogado disfrutaban de una red de confidentes en varios estamentos judiciales que les informaban de la marcha de la media docena de procesos en los que figuraba de alguna manera Sarkozy. El proceso más emblemático era el caso Bettencourt, en el que Sarko estaba acusado de beneficiarse de la debilidad o incapacidad mental de Liliane Bettencourt, la millonaria del imperio L'Oréal, que estaba pendiente de casación y que finalmente fue sobreseido. Otro proceso importante era el caso Tapie, sobre la indemnización de 403 millones que el erario francés abonó al empresario Bernard Tapie en su litigio con el Crédit Lyonnais, en el que se duda de la limpieza del arbitraje organizado por Sarkozy y su entonces ministra de Economía, Christine Lagarde, en la actualidad, directora del Fondo Monetario Internacional.

Sarkozy y sus adláteres han puesto el grito en el cielo, han cargado contra el presidente François Hollande y contra la magistratura porque consideran que el ex presidente está siendo perseguido para evitar que pueda regresar a la política al frente de la Unión por un Movimiento Popular (UMD). El partido está implicado en otro proceso de financiación ilegal, el caso Bygmalion, donde se emitieron facturas falsas para poder gastar más dinero del permitido en las presidenciales de 2012, en las que Sarkozy perdió con Hollande. Porque aparte de la pena de prisión —que podría ser de cinco años por este asunto— y la correspondiente multa, Sarkozy sería condenado a una importante pena de inhabilitación para ejercer cargo público lo que le impediría concurrir a las presidenciales de 2017.

Supongo que a estas alturas, el ejercicio teórico que les propone el artículo ya les parece rocambolesco.

Por si no lo recuerdan, el cargo que tenía Sarkozy, presidente de la República francesa, no es el equivalente al de Mariano Rajoy, que solo es presidente del Gobierno. El ex mandatario francés era el jefe del Estado, cargo que en España ostenta el Rey. Aunque hay que reconocer que el desprecio de los franceses por sus próceres es legendario, nunca en la historia de la V República había sido arrestado un ex jefe del Estado, ni siquiera Valéry Giscard d'Estaign por el asuntillo aquel de los diamantes del presidente centroafricano Bokassa, ni Jacques Chirac cuando fue condenado por malversación de caudales en su etapa de alcalde de Paris.

(Ya ven, ni fuero ni nada en cuando dejan el cargo, no como aquí que al anterior Monarca le blindamos hasta en el asunto de las posibles paternidades).

Barcenas_senador
Luis Bárcenas en su etapa de senador. / Efe

Pero volviendo al ejercicio teórico. ¿Se imaginan a Mariano Rajoy, que figura en los denominados papeles de Bárcenas como beneficiario de partidas del dinero B del Partido Popular yendo a declarar ante un juez de instrucción de Madrid? Ya no hablo de pasar 15 horas detenido, sino de dar explicaciones de esas partidas, más allá de aquella famosa frase del Parlamento donde dijo: "Todo es mentira, salvo alguna cosa" [fin de la cita].

¡Ah! Que no se lo imaginan, ¿no? Yo tampoco. En Italia, aunque han tardado, han llegado a condenar a Berlusconi; en Alemania, por plagiar una tesis dimiten los ministros; en Estados Unidos consiguieron echar a Nixon y Clinton acabó su mandato desprestigiado por el affaire Lewinsky. En España, para citar a declarar a una Infanta el juez Castro tuvo que hilvanar 200 folios y soportar una campaña de desprestigio personal y profesional. Pero para llamar a declarar como imputado a Rajoy por la financiación irregular del PP, en la que está implicado el que era Tesorero del partido, Luis Bárcenas, y al que Rajoy defendió públicamente durante dos años antes de su imputación y confortó con mensajes de móvil después, se necesitaría un milagro.

De entrada, el juez Pablo Ruz que tramita el caso en la Audiencia Nacional, debido al fuero de Rajoy, tendría que elevarlo, con su exposición razonada, al Tribunal Supremo, que podría admitirlo o rechazarlo. No parece que el fiscal del Estado, nombrado por el Gobierno, apoyaría la comparecencia. Y apostaría con ustedes a que la Sala Segunda tampoco vería con buenos ojos hacerse cargo del proceso.

Seguro que ustedes ya saben que todos los magistrados del Supremo han necesitado de los votos de los vocales del Consejo del Poder Judicial designados por el Partido Popular para ser nombrados y también saben que cualquier puesto al que aspiren, como magistrados del Constitucional, Fiscal del Estado, Defensor del Pueblo, etc., necesita del apoyo del Partido Popular, que en ocasiones se empecina en el nombramiento de algún amigo, como el caso de Enrique López. Ello no quiere decir que los magistrados no vayan a hacer lo que sea correcto, sino que muchos se lo pensarán antes de arruinar su futuro profesional.

Para no ir demasiado lejos, les recuerdo lo que ocurrió hace dos años, en junio de 2012, cuando la citada Sala Penal tuvo que decidir sobre si la conducta del entonces presidente del Supremo, Carlos Dívar, al cargar a los presupuestos del organismo los gastos de 32 viajes de placer a Marbella y otros destinos turísticos, constituía delito de estafa, apropiación indebida o malversación de caudales públicos. Por 11 votos contra 4, los magistrados decidieron que no había delito alguno y rechazaron admitir a trámite la querella presentada al efecto. Y eso que Dívar estaba ya amortizado.

Planteado el caso de Rajoy como ejercicio teórico a uno de esos magistrados ya jubilado, sonrió y con ironía precisó: "La verdad es relativa, hay que escoger la que más convenga".

13 Comments
  1. Piedra says

    Muy buen artículo. Lástima que la hipótesis no se pueda verificar porque como diría Gallardón, son cosas de familia (familia mafiosa, se entiende).

  2. juanjo says

    Lo del Rajoy no cabe la menor duda: En cualquier otro Estado europeo no sólo hubiera ya dimitido, sino que estaría ya enchironado.
    Defraudación fiscal, desvíos económicos y apropiación indebida a gran escala parecen indudables

  3. Luis Garcia says

    Estimado señor Yoldi:no creo que el problema sean los aforamientos. Más bien es el órgano , el CGPJ, y el sistema en virtud del cual se designan los magistrados que componen los órganos que instruyen y enjuician las causas de los aforados, puramente discrecional o dedocrático. Le pongo un ejemplo, la actual Presidenta de Navarra doña Yolanda Barcina y el ya ex juez don Francisco Serrano. Ambos aforados, los dos cayeron bajo el arbitrario imperio de un señor apellidado Martínez Arrieta. Este caballero no apreció delito alguno, ni cohecho, ni apropiación indebida ni malversación ni nada de nada por el mero hecho de que Barcina se auto-adjudicara dietas exorbitantes por asistencias a reuniones de media hora con perjuicio para la CAN. No obstante, consideró justificada la condena por prevaricación dolosa del segundo por la nimiedad de dejar que un nene saliera en procesión un Jueves Santo sin oír a su mamá. Ya ve, dos aforados, un mismo Juez, dos soluciones muy distintas, con arreglo a esa verdad elástica de la que habla el magistrado jubilado..un saludo

  4. KAFKANILLAS says

    Estimado Sr. Yoldi

    olvida V.E. incluir en la «lista alemana» la dimisión del Presidente Christian Wulff que ejerceció menos de 19 meses su cargo. Este ciudadano, por muy Presidente (mismo cargo que Sarko, pero en Alemania) que fuera dimitió por «bagatelas» como aceptación de regalos inadecuados, desde visitas al Oktoberfest (como si un «personaje» te invita a una exclusiva caseta de la Feria de Sevilla, all included), gastos de niñera «esponsorizados», alguna subida de categoría en vuelos, el famoso «upgrading», invitaciones vacacionales inadecuadas, intentos de presionar a la prensa amarilla (el diario BILD), dejando mensajes amenazadores en el contestador… Bagatelas, puede. Pero los alemanes tienen una mayor exigencia ética hacia sus cargos públicos. No es que la corrupción no exista, no nos engañemos, es consustancial al género humano. Simplemente reclaman coherencia.

    También Uli Hoeness, el presidente del club de fútbol Bayern de Munich al que entrena nuestro compatriota (no no) Pep Guardiola, ha ingresado en prisión por fraude fiscal.

    Igualito que en España, ¿verdad? Y no quiero aburrir ni con historias patrias de pago de trajes ni presidentes de clubes de fútbol. Es simplemente un tema de vergüenza. De la propia, la ajena y de sentido cívico. Mientras en unos países se reclama el cumplimiento de la decencia civil, en el nuestro se defenden, cual «hooligans» partidistas, a los «nuestros». Y lo que perdemos por el camino es, lamentablemente, la ética cívica, los valores sociales y la cohesión social. Derecha, izquierda, centro… ¿qué mas da? Se puede dialogar. Lo único realmente importante es ¿qué valores cívicos defendemos? ¿Cuánto nos importa, cuánto valoramos (ó en cuánto valoramos) la credibilidad, la dignidad, en definitiva, la solidez y credibilidad de nuestros valores democráticos, de nuestra sociedad?

    That’s the question.

    Y que por favor nadie me conteste. Leo la prensa. Yo también hablo con tenderos, cajeras de supermercado, compañer@s de trabajo………

  5. Joane says

    Resistiría? Sí, en España se resiste todo. El que resiste gana, etc.
    Los únicos «desaforados» serán los jueces y santas pascuas. Y se venderá como un logro contra los privilegios.
    Yo pensaba que había justicia, que siempre estaban jueces como Castro, o el primo del Sr. García…
    Pero no, me he convencido, si los hay, lo que ellos hagan no va a ninguna parte. Y es más, la campaña de desprestigio personal contra ellos puede triunfar en mucho ciudadano que desconfía de los jueces.

  6. Panóptico says

    Completamente de acuerdo, la supresion de los «aforados» existentes, se limitara a una reforma de la LOPJ y a la creacion de un nuevo PROMOTOR DE LA ACCION DE RESPONSABILIDAD PENAL JUDICIAL, que sera «la mano derecha» del Fiscal General del Estado.
    De este modo, «todos controlados» en el Poder Judicial, donde como ha proclamado el Sr. Lesmes, estan la mayoria de aforados actuales, los cuales tienen que dejar tranquilo a los «aforrados» politicos.
    Propongo como candidato al Fiscal del Caso Noos, seria un buen «Promotor del art. 405 LOPJ» situado en un escalafón superior, del Sr. Fonseca-Herrero, que todavia «no se ha estrenado» salvo con el Sr. Elpidio.
    El patron del PP, no creo que comparezca el proximo viernes, al Juicio por Despido improcedente del su Tesorero, declarara en diferido. Tambien podemos estar seguros de que la Secretaria General (Abogada del Estado) tampoco planteo en el acto de conciliacion la Reconvencion para reclamar al Sr. Barcenas, el dinero que «supuestamente se apropio sin permiso» del Partido, por lo que puede que sea condenado y seria una Portada inolvidable en todos los paises civilizados. De nada hay que asustarse ya.
    PD.- Sr. Garcia por «la nimiedad de dejar que un nene saliera en procesión un Jueves Santo sin oír a su mamá» no se condeno al Sr. Serrano, le remito a leer a su compi Arrieta, que lo expresa mejor en la STS de 29-06-2012, con Nota de Prensa Resumen, que puede ver aqui:
    http://www.poderjudicial.es/portal/site/cgpj/menuitem.0cb0942ae6fbda1c1ef62232dc432ea0/?vgnextoid=34e37e10f4b78310VgnVCM1000006f48ac0aRCRD&vgnextchannel=6d70f20408619210VgnVCM100000cb34e20aRCRD&vgnextfmt=default
    Saludos

  7. José Yoldi says

    Hola a todos:
    Hoy he conocido personalmente al señor Panóptico, que está de visita en Madrid, y estoy muy contento. Hace tiempo tuvimos otra oportunidad para conocernos, pero creo que lamentablemente me estaban juzgando en Sabadell, por un artículo publicado en El País sobre el que el juez decano del lugar tenía discrepancias con mi punto de vista. Se titulaba «Cursillo para futuros delincuentes» y todavía se puede encontrar en el blog http://www.elultimorecurso.es (poner el título en el buscador que hay en la página).

    Comparto bastante los comentarios de los señor@s Juanjo, Piedra y Kafkanillas. Los valores éticos en España brillan por su ausencia. En otros lugares también, pero cuando pillan a los corruptos o mentirosos funciona ese dilema moral que es la «movilización de la vergüenza» y los pillados suelen marcharse a casa con el rabo entre las piernas (aunque alguno como Sarkozy, irreductible galo, resiste siempre al invasor y al oponente político).

    También estoy bastante de acuerdo con la aportación del señor García en cuanto al fondo. Sin embargo, el ejemplo con el que nos ilustra no puede ser más desafortunado. Me recuerda a aquellos periodistas que titulan «condenado a dos años por robar un pan», pero no cuentan que el tipo entró en la panadería con una pistola y amenazó de muerte a los que allí se encontraban.

    Como el señor Panóptico le precisa, el juez Serrano no fue condenado por permitir a un niño que fuera a una procesión, sino que sabiendo que la competencia en el caso era de otro juez, se la saltó a la torera y dictó una resolución para la que no estaba facultado. Y el señor García sabe de esas cosas, de modo que no voy a considerar su comentario culposo, sino doloso.

    En fin, que estoy muy contento por haber conocido al señor Panóptico y porque el próximo será el último artículo antes marcharme a reventar la hamaca.
    Saludos cordiales.

  8. Luis García says

    Estimado señor Panóptico: ¡¡cómo tendrá vd de subyugado al señor Yoldi tras su encuentro personal que es capaz de acusarme a mi de manipular.

    No voy a volver a enfangarme con vd en el caso Serrano. Para los que quieran solazarse con las disputas que tuvimos, hace ya casi dos años (julio 2012), les dejo el post y los comentarios:
    http://www.elultimorecurso.es/?p=23

    Un saludo

  9. José Yoldi says

    Señor García: Le llamo al orden. Es usted un bocas, vuelve a lo mismo de siempre y pretende reproducir en su favor un comentario mío en el que lo único que decía era que no me interesaba el tema del juez Serrano. De modo que he aliviado la plasta que quiere endosar a los lectores y, eso sí, si alguien es tan masoquista que quiere solazarse con aquellos duelos de decenas de comentarios que eran más largos que la entrada del blog que supuestamente los originaba, allá él, ahí dejo el enlace. Sea amable y no me obligue a recordarle las reglas del blog de respeto y moderación. Saludos cordiales.

  10. Luis Garcia says

    No veo yo en que falto el respeto a nadie justificando con hechos fácilmente comprobables por qué Arrieta va a cargarse a Serrano, reconduciendo un recurso de casación que reconoce estar erróneamente interpuesto, al más puro estilo varélico, para agravar su condena, y a salvar a Barcina, también aforada, con unos razonamientos infumables acerca de la ausencia de bilateralidad en los delitos de cohecho y la no aplicación de los otros tipos en los que podría ser su subsumible la conducta por sus santos eggs. Ahora, que si a vd le ha dado ahora por velar por la buena fama de las altas magistraturas, es su problema, no el mío…

Leave A Reply

Your email address will not be published.