IU exige a Fernández Díaz que aclare los negocios sucios de material policial con Angola

Fernández_Díaz_Ángelo_de_Barros_Defex
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, saluda a su homólogo angoleño , a la llegada de éste a Madrid para firmar un acuerdo bilateral. / interior.gob.es

Izquierda Unida (IU) solicitará en la Diputación del Congreso de la próxima semana la comparecencia del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, para que aclare los desvíos de dinero a paraísos fiscales en beneficio de los directivos y exdirectivos de la sociedad pública de exportación de armamento y material de defensa, Defex, así como la participación en la trama corrupta de la sobrina y encubridora de Francisco Paesa, antiguo colaborador del Ministerio del Interior en la guerra sucia contra ETA y de la huida y entrega, meses después, del director general de la Guardia Civil, Luis Roldán, cuyo botín, estimado en 10 millones de euros, sigue sin aparecer.

El portavoz de IU en materia de Interior, Ricardo Sixto, considera que el ministro Fernández Díaz debe aclarar las ventas de armas a Angola y explicar la implicación de Beatriz García Paesa en la trama que desvió 41,4 millones de euros del total de 152 que pagó el Gobierno de Angola por la compra de material policial. La implicación de la sobrina de Paesa revela que las cloacas del Estado no fueron limpiadas después del “caso Roldán” y que han seguido facilitando operaciones delictivas como la conocida ahora. Interior dio en abril pasado un nuevo impulso a la venta de material de seguridad a Angola.

Publicidad

Según la investigación dirigida por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que también instruye los casos Gurtel y Bárcenas de corrupción, la sobrina de Paesa participó en la trama de corrupción con varios directivos de Defex para desviar, mediante sociedades instrumentales, casi un tercio del importe del contrato de material policial –armas, vehículos, uniformes y otros equipos-- a la policía angoleña. Desde su despacho en Luxemburgo, García Paesa, que heredó los contactos policiales y militares de su tío en España, desvió el dinero a paraísos fiscales y bombeó las cantidades debidamente blanqueadas a cuentas en la banca luxemburguesa de las que ella misma y varios directivos de Defex, así como el supuesto empresario Juan Carlos Cueto Martín y su esposa Icíar de Iraola, eran beneficiarios.

La trama de corrupción organizada se destapó gracias a una denuncia de funcionarios angoleños. La investigación judicial realizada por la Guardia Civil ha permitido detener, interrogar y encarcelar a García Paesa y a los principales cabecillas de la trama: el expresidente de Defex, José Ignacio Encinas Charro y los directivos Manuel Iglesias-Sarría y Ángel María Larrumbe. También fue encarcelado el viernes pasado el jefe de Comercial Cueto 92, Cueto Martín, que formó una unión temporal de empresas con Defex para los suministros a Angola.

La investigación de la organización corrupta en la empresa pública de venta de armas, en la que figuran representantes militares de la privada Expal y del Ministerio de Asuntos Exteriores, se produce después de que el ministro Fernández Díaz suscribiera el pasado 1 de abril un nuevo acuerdo en Madrid con su homólogo angoleño, Ângelo de Barros Veiga-Tavares, para seguir suministrando material policial y de seguridad por un importe no determinado, que puede rebasar los mil millones de euros, a la República de Angola. El propio presidente Mariano Rajoy mencionó expresamente a Angola como ejemplo de país emergente e inversor, especialmente en Portugal. En su última comparecencia parlamentaria, el miércoles pasado, Rajoy se mostró satisfecho -- “ha sido muy positivo para España”-- de haber acudido como invitado a la Cumbre africana en Guinea Ecuatorial en vez de asistir al Consejo Europeo.

El nuevo acuerdo de cooperación en materia de seguridad entre Fernández Díaz y Barros Veiga-Tavares permitirá exportar a Angola el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) para controlar la costa con material similar al que emplea la Guardia Civil en la franja de mar territorial, aportando en tiempo real la información obtenida a los Centros de Mando y Control desde donde se dan las órdenes precisas para interceptar a “cualquier elemento que intente entrar de manera irregular en el territorio”. Las autoridades angoleñas se han propuesto combatir la entrada de inmigrantes en su territorio.

Según la nota oficial del ministro español, España también va a colaborar con el Servicio Penitenciario de Angola en la formación de funcionarios de prisiones y en la puesta en marcha de un sistema de gestión penitenciaria en Angola. Fernández Díaz agradeció a su homólogo la preselección del proyecto español para construir una cárcel de alta seguridad en Luanda por un importe de 225 millones de euros.

Las provechosas relaciones económicas bilaterales en materia de seguridad con el país que exporta casi dos millones de barriles de petróleo diarios y más de 30.000 millones de euros al año en diamantes y que vive un proceso de reconciliación interna después de la larga guerra con el sur, ha llevado al Gobierno del PP a restar importancia a las denuncias de abusos policiales, políticos y de corrupción realizadas en España (también en Alemania) por el diputado y secretario de relaciones internacionales de UNITA, Alcides Sakala, quien fue invitado a participar en la Convención Nacional del PP en Valladolid.

Para canalizar los nuevos contratos multimillonarios entre ambos gobiernos, Fernández Díaz y su homólogo Barros Veiga-Tavares han acordado crear un grupo de confianza de ambas partes. Los integrantes no han sido desvelados y por tanto se desconoce si el nuevo presidente de Defex y antiguo director comercial, Fernando Aguilar Viyuela, formará parte del grupo de negocios bilaterales. También sobre la estructura y la limpieza del nuevo plan de negocio, el portavoz de IU en la Comisión de Interior exigirá información al ministro.

Por lo demás, Paesa, con el apoyo de Roldán y de varios militares intervino en el suministró armas de guerra al régimen popular angoleño del presidente Eduardo dos Santos, todavía en el poder. Y en 1992 maniobraron para desplazar al principal suministrador de material policial, Cesar de la Prida, presidente de la empresa Ekin SA, aunque no lo consiguieron totalmente. De la Prida facturó más de 4.400 millones de las antiguas pesetas y suministró, entre otras cosas, el famoso “papamóvil” blindado que utilizó el Papa Juan Pablo II en su visita al país en 1992.