Manuel Pineda, desde Gaza: “La franja vive una masacre diaria. No hay refugio posible”

Manuel_Pineda_Gaza
Manuel Pineda, durante su intervención en un acto a favor del pueblo palestino. / @Manu_Abu_Carlos

Manuel Pineda, activista por los Derechos Humanos y miembro de la asociación internacional Unadikum, atiende a cuartopoder.es tras abandonar el hospital de al-Aqsa, en Deir al Balah (en el centro de la franja). Un tanque israelí ha lanzado durante la mañana de ayer [por el lunes] un proyectil que ha impactado en la tercera planta de este hospital. “Es un desastre, hemos contado cuatro muertos y decenas de heridos” relata a este medio Pineda, que detalla cómo mientras se produce la conversación telefónica con el periodista aviones israelís siguen sobrevolando la zona. “Pueden volver a caer bombas en cualquier momento”, advierte.

Pineda acude a la franja de Gaza desde septiembre de 2012. Allí desarrolla labores de "escudo humano" durante ocho meses al año. Los otros cuatro los pasa junto a sus hijos en Málaga. “Acompañamos a campesinos palestinos a trabajar las tierras y nos ponemos delante de ellos para que los militares israelís no los maten”, describe Pineda, que asegura que la presencia de activistas internaciones no disuade al ejército israelí de disparar pero sí de apuntar al blanco. “Cuando estamos nosotros disparan al suelo o al aire para asustarnos y que los palestinos dejen de trabajar”, asegura Pineda.

Publicidad

Desde que la ofensiva israelí se recrudeció el pasado 8 de julio, su labor ha cambiado notablemente. Ahora está enfocada a documentar la tragedia del pueblo palestino y tomar fotografías y vídeos para que la comunidad internacional pueda saber de primera mano qué está ocurriendo. “Desgraciadamente, los medios de comunicación en España escriben al dictado de los intereses de Israel”, opina Pineda, que recuerda que en apenas 15 días se han producido 509 víctimas palestinas. “Esto es muy importante: los soldados israelís han matado a más de 500 palestinos. El 82% de ellos son mujeres, ancianos y niños, mientras que las fuerzas de resistencia palestina ha acabado con la vida de trece militares israelís que estaban ocupando zonas palestinas. Es importante precisar porque aquí no hay dos bandos”, precisa Pineda, que recuerda que se trata del “cuarto ejército más poderoso del mundo en lucha contra la población civil de Palestina”.

El recrudecimiento de la situación de violencia permanente que vive la franja de Gaza también ha hecho evolucionar su función de escudo humano. Ahora, en lugar de acompañar a los campesinos acompaña a las ambulancias. “Israel no tiene límites. Están bombardeando colegios, hospitales, centros de minusválidos, ambulancias... Ahora ya saben que en ambulancias también hay ciudadanos blancos, ricos y pertenecientes a los países que son cómplices de sus crímenes. Si siguen bombardeando indiscriminadamente tendrán que asumir el coste de matar a ciudadanos de sus aliados”, asegura Pineda.

ambulancia atacada
"En Shija'iya están atacando incluso a las ambulancias, en ésta ha muerto un enfermero y otro gravemente herido". Con este texto y esta imagen, Pineda denuncia al ataque israelí a través de Twitter./ @Manu_Abu_Carlos

Dos posibles salidas

La espiral de violencia que vive la franja no tiene solución a corto plazo, advierte Pineda. En su opinión, sólo hay dos posibles situaciones que pueden disuadir a Israel de seguir atacando las posiciones palestinas. “Israel es muy valiente cuando no asume riesgos, cuando bombardea desde muy alto como en un videojuego de la PlayStation. Esta vez han querido entrar en la franja y la resistencia palestina ha matado ya a 13 soldados [27, según las últimas informaciones]. Si siguen cayendo soldados israelíes, el Gobierno israelí pedirá pronto un alto al fuego como ya hiciera en noviembre de 2012. No pueden soportar tener bajas. Cuando tienen muertos son unos cobardes”, opina Pineda, que señala la petición de alto al fuego por parte de Israel por las bajas militares en sus filas como una posible salida.

La otra salida que describe este activista, más difícil y lejana, es que la comunidad internacional dé la espalda a Israel y deje de respaldar sus actuaciones militares en Palestina. “La otra vía es que la comunidad internacional deje de ser cómplice de Israel y presione para que deje de atacar. Sin embargo, no tenemos ningún indicio de que esto pueda ocurrir. Obama, Merkel, Rajoy, etc. Todos estos adalides de la democracia y de la paz mundial están dándole alas a Israel para que siga cometiendo estas atrocidades”, denuncia Pineda, que añade: “Esto es una masacre diaria y me temo que, desgraciadamente, el final no está cerca. no hay refugio posible”.

Una masacre que pasará a la historia

La ofensiva militar de Israel en Gaza es la tercera desde 2007. La primera ofensiva se denominó Plomo Fundido (2008) y fueron asesinados alrededor de 1.400 palestinos. La segunda, Pilar Defensivo, se produjo en 2012 y causó la muerte a 160 palestinos. En esta tercera ofensiva ya van 509 víctimas palestinos y sólo en el ataque del domingo se registraron 120 muertos palestinos. “Lo que sucedió el domingo fue una masacre que pasará a la historia. Los soldados israelís dispararon indiscriminadamente contra casas, personas y todo lo que se moviera. Estuve un rato en el hospital y me dijeron que en dos horas habían entrado 77 muertos y un número de heridos prácticamente incontable. Las imágenes que allí veías eran las imágenes del infierno. Se veían a muertos y heridos juntos en el suelo y la ambulancia no podía entrar a recoger a los heridos”, denuncia.

A pesar de esta insostenible situación, Pineda señala que los palestinos “no desean el alto al fuego”. “Tienen claro que no quieren volver a la situación anterior porque supone aceptar que cualquier día volverán a atacarlos. Quieren el fin del bloqueo y de la ocupación. No quieren seguir muriendo en silencio cada día. Piden una vida digna y una paz con dignidad”, señala Pineda, que describe cómo las familias palestinas van “unidas a todas partes y permanecen siempre en la misma habitación” por si cae alguna bomba. “Si tienen que morir prefieren morir todos juntos. Que no haya niños sin padres ni padres sin niños. Eso resume su estado de ánimo. Aquí no hay refugio para nadie. Hay prácticamente una bomba para cada palestino”, concluye este activista militante de Izquierda Unida.

Video de los "mártires de Shijaia amontonados en la morgue de Shifa" grabado el domingo por Pineda y sus compañeros.