Mas sin Pujol ¿es menos?

5
Mas_Pujol_abrazo_Efe
Imagen de archivo de un abrazo entre Mas y Pujol. / Efe

Días tremendos en Cataluña, días aciagos incluso para gente a la que en la vida se le pasó por la cabeza votar a CiU. Lo que ha pasado con Jordi Pujol es como si hubieran pillado robando a Martin Luther King. ¿Se habría recuperado fácilmente la lucha americana por los derechos civiles en los 60 de una cosa así? ¿Sería Estados Unidos el mismo país que es?

¿Y entonces con lo que así en plan coña (hakuna matata) ya se va llamando el prusés, qué va a pasar?

Publicidad

Hay quien le da la risa cada vez que oye decir a Artur Mas que "aquí no se para nada" y que con la renuncia de Pujol al despacho, la pensión, el chófer y el coche oficial, a la Medalla de Oro y al tratamiento de molt honorable (si no fuese católico como es, creánme que no pongo la mano en el fuego porque no se suicidara sólo por eso; escribo esto sin asomo de ironía), pues ya está, aquí paz y después gloria.

Pues a los que les da la risa, que no les dé tanta. Que esto puede llegar a ser incluso más grave y más preocupante de lo que parece. Este terrible final de Pujol puede dar más alas que nunca al independentismo de bellota.

Me explico. Ya sé que de puertas y del Ebro para afuera parece que todo es lo mismo, que indistinto ganado son Artur Mas, Oriol Junqueras y Jordi Pujol, sobre todo últimamente, que al exmolthonorable le dio por volverse más aparentemente indepe que nadie.

No es que antes no lo hubiese sido. Ya de joven lo era, y mucho. Pero se jodía y se aguantaba. Porque entendía que sus sentimientos personales no eran aplicables de cabo a rabo a la realidad. Porque se daba cuenta de que el país de sus sueños podía cargarse el país real.

Así pudo darse la paradoja de que un almogàver de corazón trabajara con más ahínco que nadie no ya para mantener España, sino Cataluña unida. Para no partirle el espinazo y el alma a la tierra y a la gente que se supone que daban sentido a su vida.

A lo largo de la última década Pujol fue deviniendo un legado incómodo, muy difícil de administrar, por los enanos políticos y mentales que habían heredado su proyecto de país y sus ideas. Le echaban en cara los pactos con Aznar, la política del "peix al cove", sin querer tener en cuenta que así alcanzó Cataluña su mayor trascendencia política desde la Edad Media, sin querer ver que así se demostró que el sueño catalán era viable como tal sueño precisamente dentro de España. Fuera habría sido nada. Una Atlántida más, tragada por las aguas del olvido.

Con España y con Pujol, Cataluña fue posible. Está por ver que con todo lo que ha venido detrás no deje de serlo.

Lo peor de todo esto que ha pasado y que está pasando es que los más brutos del lugar lo tienen a huevo ahora para renegar limpiamente de quien más sombra les hizo y les hacía. Mas acierta cuando dice que el pujolicidio no va a parar nada. Al contrario, va a desencadenar una avalancha todavía más apabullante de mediocridad nacionalista. Bastará con no haber robado, o con haber robado menos, o con que de momento no te pillen, para ser alguien.

Incluso en la caída, la mortificación y la vergüenza, el Rey Lear es el Rey Lear. Y todo lo demás que hay es todo lo demás que hay.

5 Comments
  1. YuriBCN says

    Si hubieran pillado robando a Martin Luther King, habría seguido adelante Malcolm X, Jessie Jackson, James L. Farmer Jr, Whitney M. Young…
    Lo mismo ocurre con el movimiento soberanista en Cataluña. No és Mas, ¡es el pueblo!

  2. Patronio says

    Has firmado un manifiesto junto con Federico Jiménez Losantos, que se llevó dinero de la Gürtel para Libertad Digital. Lecciones de honestidad, quien pueda darlas.

  3. Y más says

    Venga ja, YuriBCN, non fotis! Ni tú te lo crees, noi

  4. Votar es democracia says

    Hoy Anita se ha superado. ¡Qué cantidad de demagogia y de auto-odio destila la ínclita! Esta ‘ciudadana’ (de C’s) no hace más que tergiversar la realidad esgrimiendo argumentos de lo más falaz. Si el nacionalismo -no el suyo, el otro…- está tocado por el delito fiscal de una figura ciertamente relevante, imagino que ella se hará nacionalista francesa (o alemanda, por ejemplo) al ver los innombrables casos producidos y probados en su amantísima España, ¿no? Salud y dejadnos votar, si es que sois tan demócratas como proclamáis los firmantes del ‘manifiesto’.

Leave A Reply

Your email address will not be published.