Las ONG exigen a la Justicia que se ponga fin a las 'devoluciones en caliente'

3

Miguel Muñoz *

Agentes de policía marroquíes hostigando a varios inmigrantes encaramados, el pasado lunes, en la valla de Melilla. / Ffrancisco. G. Guerrero (Efe)
Agentes de la policía marroquí hostigando a varios inmigrantes encaramados, el pasado lunes, en la valla entre Marrucos y Melilla. / Francisco. G. Guerrero (Efe)

El pasado 18 de Junio más de un centenar de personas intentaron cruzar la valla de Melilla desde territorio marroquí. Según un vídeo difundido por la ONG local Prodein fueron apaleados por las fuerzas policiales de Marruecos en el territorio situado entre las dos alambradas y ante la pasividad de agentes de la Guardia Civil. Seguidamente estas personas eran devueltas al país africano, hechos denominados como “devoluciones en caliente” y que son consideradas ilegales por ONGs y otros organismos internacionales que las rechazan. Como la Comisión Europea,que ayer volvió a recordar al Gobierno español que debe respetar los derechos fundamentales de las personas migrantes. Una denuncia presentada por la citada ONG junto con Andalucía Acoge y SOS Racismo llegó a un juzgado melillense que, tal y como se hizo público el 8 de agosto, está investigando los hechos. “Esperamos que un juez de una vez por todas y de forma valiente diga que ese tipo de comportamientos son ilegales”, señala a cuartopoder.es Mikel Araguás, secretario general de Andalucía Acoge.

Es la primera demanda judicial sobre este tipo de actos que se produce en nuestro país aunque, según afirma Araguás, tienen conocimiento de la situación desde 2005. “En los Informes Anuales del Defensor del Pueblo se dice que son ilegales y se siguen produciendo”, destaca. De hecho, esta misma semana se ha hecho público un nuevo caso producido en la madrugada del 13 de agosto. Desde las asociaciones querellantes se muestra optimistas conforme se está desarrollando la investigación, aunque no tanto con las declaraciones de algunos políticos como el delegado del Gobierno en Melilla. “Lo triste es que seguimos estando en el mismo punto de siempre”, destaca Araguás respecto a la comunicación con las autoridades políticas sobre este tema, con los que han mantenido encuentros en numerosas ocasiones.

Estas devoluciones no son los únicos aspectos denunciables para estas organizaciones. “Tanto el gobierno español como la UE y Marruecos son responsables. La actitud del gobierno marroquí tiene mucho que ver con las políticas migratorias que lleva la UE y España”, declara a cuartopoder.es Irene Carrión, integrante de SOS Racismo Madrid. Aparte de las agresiones en la valla, los activistas denuncian también las que se producen en ciudades como Tánger. La semana pasada, la investigadora Helena Maleno narraba las agresiones sufridas por subsaharianos y por ella misma. “No es el primer caso de estos ataques”, afirma Carrión. En cualquier caso, la relevancia de Marruecos en el fenómeno de la inmigración es clave. “El papel como gendarme de fronteras es tristemente famoso desde hace años”, destaca a este medio Carlos Arce, coordinador del área de Inmigración de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA). Tanto él como Araguás sospechan, sin poder probarlo, que el proceso penal abierto en los juzgados melillenses puede ser uno de los factores que ayudan a que durante 48 horas el país vecino no vigile las costas como ocurrió la pasada semana. “Hay que exigir que se cumplan las reglas básicas de DDHH y si no las cumple no se le puede pedir a ese país que se implique como socio en el control de los flujos migratorios”, afirma Arce. Para Araguás, hay otro punto de vista preocupante que es la invisibilización y la falta de transparencia. Un ejemplo es el traslado de cerca de un millar de personas desde el Monte Gurugú a Rabat de las que no se su sabe su paradero. “La solución no puede ser subcontratar a Marruecos y ya”, afirma.

La situación de las personas migrantes una vez se encuentran en suelo español también es polémica en determinadas ocasiones. Araguás denuncia a este medio que las personas que llegaron a Tarifa la semana pasada han permanecido “sin pasar a disposición judicial y retenidas pese a que han pasado más de 72 horas”. Un tribunal de Algeciras se encontraba estudiando el caso tras una demanda de su organización. “Nos estamos cargando todas las legislaciones, estamos reteniendo ilegalmente personas en un polideportivo sin control judicial. Es obsceno y sobrepasa los límites”.

Otro factor que destacan las voces consultadas es la responsabilidad que debe asumir tanto España como Europa respecto a personas que deberían tener derecho de asilo. “Uno de los países del que más personas intentan llegar a España es Mali, con un conflicto bélico abierto en el que la gente corre peligro”, comenta Arce. “Europa tiene una responsabilidad con estos países, si Mali está siendo bombardeada algo tendremos que decir”, destaca por su parte Araguás. Un caso significativo es también el de Siria, sin olvidar otros países con situaciones de conflicto bélico como República Centroafricana o Guinea Conakry.

Causas estructurales y soluciones

Los activistas coinciden en que no se abordan con seriedad las causas profundas de la inmigración, dejando todo el foco en los efectos que producen. “Tenemos una Europa cada vez más rica y vieja y un África cada vez más pobre y joven”, afirma a cuartopoder.es el profesor congoleño de Relaciones Internacionales Mbuyi Kabunda. “Los modelos de desarrollo llevados a cabo en África han sido contraproducentes. Modelos que han dado prioridad a los mercados externos en detrimento de los internos. Modelos que han dado prioridad al crecimiento económico y no al desarrollo humano. Es lo que se debería empezar a hacer en África, dar prioridad a la educación, formación y sanidad para que los africanos puedan vivir en su propio continente y no buscar sus medios en otros lugares”, señala. Para Kabunda la solución a medio y largo plazo es dar la máxima prioridad a la lucha contra la inmigración, “no con las vallas y barreras porque nada puede parar a la gente que huye del hambre sino intentando resolver los problemas de subdesarrollo para que tengan los medios que les puedan permitir vivir en el continente sin buscarlo en otros lugares”.

También hay críticas para la “criminalización y deshumanización” que se hace con las personas migrantes. “Hablamos de 1.000 personas que llegan al país pero no de 1.000 historias”, señala Araguás. Para Carrión, se utilizan como conceptos para definir la inmigración “casi como si fueran fenómenos de la naturaleza”. Por su parte, Kabunda destaca que “se suele insistir en la invasión, avalancha o términos por el estilo”. Para el profesor, “hay que poner en relevancia que existen en sus países factores de expulsión como guerras, epidemias, enfermedades, dictaduras, etc”. “Desgraciadamente no es el enfoque que prevalece y se insiste más en los aspectos negativos que en los positivos”, afirma.

Las soluciones, que no son sencillas a corto plazo, se cristalizan con medidas concretas defendidas por la red Migreurop, a la que pertenecen las tres ONGs consultadas. Así, destacan cuatro puntos que además se complementan con la necesidad de crear una mesa de diálogo que aborde la situación de forma profunda. En primer lugar, una política eficaz de reagrupación familiar. En segundo, una reforma de la política de visados que permita una inmigración regular. “Invito a cualquier ministro europeo a que trate de sacar un visado desde África a Europa”, señala Araguás. “Una persona que desde Ghana llegue a España por vía regular es casi imposible”, añade Arce. En tercer lugar, se reclama una verdadera protección internacional en cuanto al derecho a asilo y, por último, la puesta en marcha de procesos de regularización de personas subsaharianas que llevan tiempo en Marruecos. El derecho a no migrar, del que se habla poco según las voces consultadas, también es uno de los objetivos por los que trabajan estas organizaciones.

laSexta (YouTube)
(*) Miguel Muñoz es peridoista.

loading...

3 Comments
  1. Turner says

    ONGetas, parásitos subvencionados y traidores, utensilio de la burguesía y de la ingeniería social neoliberal y mundialista con su querencia a importar dumping social en forma de mano de obra barata.

Leave A Reply

Your email address will not be published.