Ada Colau: “La reforma electoral refuerza la idea de la convergencia”

2
De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Ada Colau (Guanyem), Luis Alegre (Podemos), Lara Hernández (IU) y Inés Sabanés (Equo)./ EFE, A.T.
De izquierda a derecha y de arriba a abajo, Ada Colau (Guanyem), Luis Alegre (Podemos), Lara Hernández (Izquierda Unida) e Inés Sabanés (Equo)./ Efe.

Mariano Rajoy. Febrero del año 2013. Lugar: Foro The Economist. "Todos los sistemas electorales son opinables y discutibles, y por supuesto que se puede modificar la ley electoral española, pero lo más importante es que cualquier modificación se haga con un gran consenso". Así se expresaba entonces el presidente del Gobierno sobre la posibilidad de reformar la ley electoral española en solitario. Después, en la misma entrevista adquiría un compromiso: "Yo nunca modificaré la ley electoral por mayoría".

Las palabras de Rajoy, como su programa electoral, se las ha llevado el viento. El Partido Popular tiene intención de reformar la Ley Orgánica de Régimen Electoral para que sólo pueda formar gobierno en los ayuntamientos la lista más votada. Sin consenso. Ni grande ni pequeño y sin debate. Ningún partido de la oposición está de acuerdo con el Partido Popular. Lo que antes era “importante” ahora pasa a un segundo plano. Cuando Rajoy acudió al Foro The Economist y realizó estas declaraciones él mismo señaló que en España no había “partidos estrafalarios”. Entonces no estaba Podemos.

Publicidad

La intención del Partido Popular ha desatado las críticas de la oposición y de la izquierda política. Desde el PSOE hasta Podemos, pasando por Equo e Izquierda Unida, todas las formaciones han calificado la reforma como “antidemocrática” y han encontrado el motivo que impulsa al PP a reformar la ley electoral. “El PP tiene miedo”, señala Inés Sabanes, coportavoz de Equo, a este medio. “Se han dado cuenta de que la ciudadanía ha decidido echarlos”, prosigue Ada Colau, portavoz de Guanyem Barcelona. “Muestra la grave crisis que sufre el bipartidismo”, apunta Lara Hernández, de Izquierda Unida. “La casta ve peligrar sus privilegios”, remata Luis Alegre, portavoz de Podemos.

El discurso de todos ellos coincide en señalar la fuerza interna que mueve al PP: el miedo a perder ayuntamientos, que salga a la luz cómo ha gestionado en los últimos años ayuntamientos tan grandes e importantes como Madrid y Valencia y, como señala Ada Colau, el miedo a la “revolución democrática” que espacios como Guanyem Barcelona y partidos como Podemos e Izquierda Unida quieren llevar a cabo.

La convergencia

De fondo está la cuestión de la convergencia. Hasta ahora, una respuesta común cuando se hablaba de la posible convergencia electoral de Izquierda Unida, Equo y Podemos, entre otras fuerzas, junto a movimientos sociales y ciudadanos era que en política 1+1 no siempre son dos y que, en ocasiones, era mejor presentarse por separado a las elecciones ya que de esta manera podían alcanzar un mayor número de votos en común que si se presentaban todos juntos bajo una misma candidatura.

Ahora las reglas de juego han cambiado. O eso pretende el Partido Popular. Con su reforma, para gobernar un ayuntamiento hay que ser la lista más votada. No caben pactos a posteriori entre partidos políticos similares. Ni siquiera cuando el programa electoral de todos ellos es prácticamente idéntico. Cualquier candidatura electoral que quiera gobernar tiene que ganar las elecciones de su ciudad. La convergencia en una misma candidatura es ahora más necesaria que antes si estos partidos quieren “ganar los ayuntamientos”.

“La reforma electoral que pretende el PP refuerza la idea de que tenemos que unir fuerzas los actores políticos que apostamos por la democratización de las instituciones”, señala Ada Colau, en declaraciones a este medio, que apunta, no obstante, que Guanyem no defiende la convergencia por la reforma electoral sino porque están convencidos de que todos tienen “objetivos comunes”. “La revolución ciudadana ya está en marcha y no tiene marcha atrás”, afirma Colau.

La opinión de Ada Colau es compartida por Lara Hernández, responsable de la Secretaría de Convergencia de Izquierda Unida, que señala que con la reforma de la ley electoral es “un hecho objetivo que es más necesaria la convergencia y la unidad”. “Nosotros queremos gobernar y los números muestran que objetivamente hay más posibilidades si vamos juntos”, afirma Hernández, que recuerda que la encuesta del CIS mostró como un 24% de la población “está pidiendo una alternativa real de Gobierno” a las políticas de PP y PSOE.

También la coportavoz de Equo Federal, Inés Sabanés, admite que las reglas del juego que quiere imponer el PP pueden ayudar “a construir más rápido, mejor y más claramente candidaturas comunes” de convergencia. “Respetando la pluralidad de todos nosotros”, apostilla Sabanés, que considera que la reforma electoral del PP es una reacción al proceso de construcción de una mayoría social” que se está intentando desde los distintos Ganemos. “Esta reacción del PP de cambiar la ley intenta que estos procesos de convergencia le afecten menos. No buscan más democracia sino mantener su poder”, denuncia Sabanés.

Desde Podemos, actor fundamental en este escenario de convergencia, prefieren no valorar si el nuevo panorama surgido de la reforma electoral influye negativa o positivamente en una posible convergencia electoral. “La opinión de Podemos al respecto se conocerá tras la asamblea constituyente de otoño. Hasta el momento, Podemos no se puede pronunciar al respecto porque la decisión y la opinión del partido se tendrá que debatir y decidir entre todos”, sentencia Luis Alegre, portavoz de la formación.

2 Comments
  1. pepe says

    Asi lo creo .

  2. galdo-fonte says

    Es obligado tomar conciencia efectiva qué la austeridad es la auténtica crisis, que no la solución a ella. http://es.globedia.com/crisis-llama-austeridad

Leave A Reply

Your email address will not be published.