«Que la izquierda llegue a acuerdos contra el PP no es oportuno, es necesario»

Esperanza Martínes, presidenta de AGE. / C. P.
Esperanza Martínes, presidenta de AGE. / C. P.

A finales de junio pasado, la asamblea general de la Asociación Archivo, Guerra y Exilio (AGE) eligió como nueva presidenta a la ex guerrillera antifranquista conquense Esperanza Martínez en sustitución de la brigadista internacional rusa, nacionalizada española por su labor como traductora del Estado Mayor de la Aviación Republicana, fallecida el año pasado en Moscú, Adelina Kondratieva. Desde la atalaya de sus 87 años, esta luchadora que sigue militando en el PC de Aragón y en IU y trabajando en el frente de la mujer, señala, en la primera entrevista que concede a un medio de comunicación, que es necesario que PSOE, IU y Podemos alcancen acuerdos electorales contra el PP porque el Gobierno de Mariano Rajoy  “es la antítesis de una verdadera democracia, justa, libre y republicana”.

¿Cuánto tiempo estuvo en la guerrilla y dónde?

Publicidad

– En la guerrilla estuve aproximadamente dos años en Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón (AGLA), desde diciembre de 1949 hasta septiembre octubre 1951.

Cuando cayó presa, ¿cuánta cárcel pasó?

– Caí presa en marzo de 1952. Pasé 15 años en diferentes cárceles, después de dos consejos de guerra en los que fui condenada a 20 años por la guerrilla y 24 años por espionaje y comunismo. Así figura en mi expediente o testimonio de condena. Estuve en Burgos, Valencia, Ventas y Alcalá de Henares, el penal.

¿Hasta qué punto el papel de las mujeres fue decisivo en la lucha antifranquista en el monte? ¿Hubo machismo, les dejaron los hombres tomar las armas en algunas ocasiones?

– El papel de la mujer en el monte con los compañeros fue de respeto y camaradería. La mujer, en esta lucha, fue fundamental. Sin la ayuda de las mujeres no hubiera sido posible la supervivencia de la lucha guerrillera por dos razones, el suministro y la información.

¿Fue armada?

– Llevé pistola pequeña, un 9 corto.

¿Cómo fue la represión franquista de las mujeres guerrilleras?

– La represión sobre las mujeres guerrilleras fue terrible, con falta de respeto, violencia y violaciones.

¿Qué objetivos se marca como presidenta para el nuevo período? ¿Qué queda por hacer?

– Como presidenta, después del legado moral de nuestra Adelina Kondratieva en la presidencia de AGE, difícilmente igualable, el objetivo en la medida que me sea posible sigue siendo la lucha contra la impunidad de los crímenes franquistas y el reconocimiento jurídico del movimiento guerrillero antifranquista así como el de todas las víctimas del franquismo. Queda mucho por hacer: luchar contra el capitalismo salvaje, la corrupción, las injusticias del sistema y sobre todo los impedimentos para ejercer el derecho a la aplicación de los derechos humanos internacionales. Es necesario ir construyendo un mundo más equitativo, justo y sin guerras.

¿Qué supone el Gobierno de Rajoy para la recuperación de la memoria?

– El gobierno de Rajoy es la negación del desarrollo de éste país.

¿Tiene algo que ver con la España democrática por la que ustedes lucharon?

- En absoluto. Es la antítesis de una verdadera democracia, justa, libre y republicana.

¿Y para el reconocimiento de los guerrilleros y de los niños de la guerra, sobre todo en lo económico?

– Para el reconocimiento guerrillero, falta todo. Seguimos siendo bandoleros. Así figura en archivos policiales y mientras no se apruebe el reconocimiento jurídico de los guerrilleros como tropas irregulares que combatimos el franquismo y se equipare a los derechos del Ejército Republicano este sistema seguirá en deuda con los voluntarios de la libertad, esos hombres y mujeres que dejaron sus vidas para construir la democracia.  En cuanto a la historia de los “niños de la guerra”, fue una tragedia que no se olvidará nunca, una de las tantas vergüenzas que seguimos arrastrando a través del tiempo.

¿Qué diferencia existe en el comportamiento de los gobiernos central, autonómicos y municipales a la hora de colaborar en la recuperación de la memoria?

– El gobierno central, como siempre, se desentiende. Los autonómicos y municipales tienen de todo. Algunos se prestan y otros no tienen memoria.

¿Ha habido una especial colaboración de Catalunya y Euskadi con ustedes?

– Pienso que Cataluña y Euskadi se implican bien. Tenemos ejemplos de diputados como Joan Tardá que han defendido siempre el reconocimiento jurídico del movimiento guerrillero en el Congreso de los Diputados, y el del Archivo Nacional de Catalunya, donde nuestra asociación deposita la documentación para que esté a disposición de la consulta pública. Y hay que destacar que el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, es un político vasco que ha ayudado mucho en el problema de los niños de la guerra, actuando con justicia y con memoria. Ahora, gracias a la labor entusiasta de nuestro compañero Juan Barceló, comisario de la exposición de los niños de la guerra “Te cuentan su vida, te cuentan tu historia”, gracias a ellos y otros amigos podemos conocer más de cerca la tragedia sufrida por los niños españoles que fueron al extranjero durante la guerra civil, las víctimas inocentes de todas las guerras.

¿Qué tipo de relaciones mantienen con los partidos, especialmente los de izquierda?

– Con los partidos de izquierda, mi relación es buena. Sigo en el PCA y en IU con el tema mujer, aunque no participo por problemas de salud. Pero lo importante es seguir fortaleciendo AGE, porque en ella todos nos encontramos representados en la lucha contra la impunidad.

¿Cree que es necesario que la izquierda se una contra el PP y su Gobierno, que PSOE, IU y Podemos lleguen a acuerdos electorales?

– Podría ser no solamente oportuno, sino necesario. Aunque es complicado. Tendremos que aprender a ampliar fuerzas y caminos con otra forma de gobernar diferente al pasado.

¿Cómo valora el fenómeno de Podemos?

– Podemos surge como una necesidad ante tanto retroceso por la derecha y como un deseo de cambio y transparencia democrática. Es un valor hacia el futuro.

¿A usted, que ha sido tanto tiempo militante activa del PCE, qué valoración le merece su papel cuando llegó el final de la guerrilla a primeros de los cincuenta?

– Creo que la evacuación de la guerrilla se hizo demasiado tarde dando lugar al exterminio. La política del PCE tardó y se sufrieron muchísimas bajas. Al PCE le costó reaccionar. Era necesario un cambio  político a nivel interno ante la sociedad de la época. Pero la clandestinidad, la represión y el miedo jugaron un papel de freno.

¿Y, sobre la memoria histórica, qué concluye sobre el papel de los gobiernos socialistas y la izquierda en general durante la transición?

– Sobre la Memoria Histórica creo que no ha habido el suficiente interés, ya que la transición fue muy manipulada por la derecha en el poder y por la connivencia de fuerzas de la izquierda sin tener en cuenta a quienes lucharon por la democracia con más implicación y murieron por ello. Nunca estuvimos en igualdad de condiciones, pero la lucha de la  memoria histórica no ha concluido. Ahora los jóvenes reaccionan, despiertan y actúan y por eso es necesario estar en estos momentos decisivos a su lado y seguir mostrando el camino y el motivo que nos trajo donde estamos, donde seguimos.

¿Cree que la intervención de la ONU puede ayudar a que las víctimas del franquismo exijan responsabilidades a los responsables vivos de la dictadura?

– Llevamos más de 78 años desde el comienzo de la guerra, con los 40 de dictadura y los casi 40 desde la transición, con el mal recuerdo de la Ley de Amnistía del año 1977, cuya vigencia y no anulación sustenta la impunidad. No lo sé, posiblemente. Pero es demasiado tarde para miles de compañeros que ya no pueden verlo. Será interesante que otras generaciones aprendan de la verdadera historia y la facilidad de manipulación cuando no existe un movimiento memorialista fuerte y unido. En AGE trabajamos con el Equipo Nizkor de Derechos Humanos Internacionales y ello nos lleva a movernos en nuestras actuaciones en el difícil terreno de la justicia universal. Caminamos más lentamente porque aunar voluntades teniendo como referente esa estrategia es más complicado, pero vamos ganando espacios importantes y contemplamos con entusiasmo cómo nuestros jóvenes actúan con los referentes morales que sustentaron nuestra lucha, con firmeza, dignidad, solidaridad y sentido de la justicia.