Blanco Chivite: "Quiero que Podemos discuta por qué me ha vetado"

Blanco_Chivite_Podemos
Blanco Chivite, fotografiado en su estudio de pintura. / CP

El histórico luchador antifranquista Manuel Blanco Chivite, condenado a muerte en uno de los últimos consejos de guerra de la dictadura, en septiembre de 1975, ha sido vetado por Podemos para evitar que participe con el eurodiputado y máximo dirigente de la formación, Pablo Iglesias, en un coloquio sobre la película Salvador, que narra el asesinato de Puig Antinch. La presentación del filme, producido por Mediapró, está prevista el próximo sábado a las 13:00 horas en la Cineteca del antiguo matadero de Madrid. Blanco Chivite dijo cuartopoder que ha decidido divulgar el veto para que “la organización (en referencia a Podemos) discuta si le parece correcta esa forma de actuar”.

El antiguo militante del PCE (m-l) y el FRAP fue invitado a intervenir por los organizadores del maratón de cine para hablar de la película sobre Puig Antich, condenado a garrote vil y finalmente fusilado en 1974 junto con el joven polaco Heinz Chez, que nada tenía que ver con el Movimiento Ibérico de Liberación (MIL) ni con el atentado contra un policía del que se acusó a Antich. Blanco Chivite  iba a intervenir como miembro de La Comuna, asociación represaliados de la última etapa del franquismo. “Pero a las veinticuatro horas de decir que allí estaríamos y que iba a hablar yo, me llamaron del grupo de prensa de Podemos para comunicarme que era mejor que no estuviera en la mesa redonda porque tenían miedo de que determinados medios de comunicación destacasen que Pablo Iglesias se sentaba con un antiguo miembro del FRAP”. Un portavoz autorizado de Podemos confirmó este extremo diciendo que no había sido un veto sino “una indicación” para no dar bazas a los enemigos políticos.

Publicidad

El histórico luchador antifranquista y actual director de El Garaje Ediciones, fue condenado a muerte en septiembre de 1975 con otros diez militantes antifascistas, de los que cinco fueron fusilados y seis, entre ellos él, vieron conmutada la pena en el último momento. Su intervención se iba a centrar en los últimos coletazos de la dictadura y en el proceso abierto por la justicia en Argentina al amparo de la jurisdicción universal sobre los crímenes de lesa humanidad contra los responsables de la represión, algunos de los cuales todavía viven. “Este es el asunto más delicado, la materia principal, porque estamos hablando de jueces, antiguos ministros y mandos policiales que han de responder ante la justicia por los crímenes y las torturas ”, explica Chivite a este diario.

En todo caso, aceptó la “amable indicación» de Podemos de no participar o, según sus propias palabras, «el veto por miedo al qué dirán», y ante las decenas de llamadas y peticiones de información sobre lo que había ocurrido, decidió informar del veto en la web de la editorial. “No quiero abrir una polémica con Iglesias ni con Podemos, pero creo que es bueno que la organización política debata sobre unos hechos y una forma de actuar que a muchos compañeros y simpatizantes nos parecen lamentables». En todo caso chirrían con la defensa de las víctimas del franquismo que el propio Iglesias proclamó en su primera intervención como eurodiputado.

A parte de denunciar el veto, Blanco Chivite ha querido hacer cuatro consideraciones: «Ni antes ni después de este incidente me considero enemistado con Podemos; en  política no es bueno permitir a tu enemigo que te marque el terreno que debes pisar y las amistades que deberías tener; censurar a los de tu campo social para evitar la censura de los voceros de tus enemigos abiertos, no es muy inteligente y, además, resulta inútil. Y quien no resiste la presión en lo poco de un eventual titular de prensa que, caso de leerse, se olvida con el próximo titular, ¿la resistirá en lo mucho, cuando realmente se empleen a fondo?»