¿Un puticlub para la mujer del César?

10
Cospedal_Espejel_caso_Gürtel
La número dos del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal, a la derecha, impone a la magistrada Concepción Espejel, 'Concha', la gran cruz de San Raimundo de Peñafort, el pasado 28 de febrero. / castillalamancha.es

Para Luz Sánchez-Mellado y Karmentxu
Marín, compañeras 
inmarcesibles,
con humor de veneno letal.

No hay ningún brocardo más famoso en Derecho para simbolizar la necesidad de la independencia de los jueces frente a los justiciables que aquella frase que se atribuye a Julio César de que “la mujer del César no solo tiene que ser honrada sino, además, parecerlo”.

Publicidad

Los miembros de los tribunales, por tanto, no solo están obligados a ser imparciales respecto de las personas que van a juzgar de forma objetiva, sino que también tienen que tener una apariencia de imparcialidad. Es decir, que tan importante es que los magistrados tengan impoluta su recta capacidad de juzgar como que la ciudadanía no tenga la menor sospecha de que estén contaminados, a favor o en contra. Así lo ha establecido en numerosas sentencias el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La introducción viene a cuento porque esta semana nos hemos enterado, gracias a Manuel Altozano, en El País, de que el caso Gürtel, el proceso más importante de corrupción que afecta al PP —con permiso de los papeles de Bárcenas, de los que es precuela— va a ser juzgado por la Sección Segunda de la Audiencia Nacional, que está presidida por Concepción Espejel, y de la que también forma parte el inefable Enrique López.

Y el caso no es baladí, porque la corrupción es un virus que se expande por España en todas las administraciones y lugares, sean los gobernantes o responsables del partido que sean. Es mucho más perverso que el terrorismo o el terrorismo de Estado, porque destruye la confianza de los ciudadanos en el sistema y en las instituciones; y a los políticos, empezando por el Ejecutivo de Rajoy, se les llena la boca de bonitas palabras como “regeneración ética”, pero ninguno empieza por limpiar y poner en orden sus casas.

El caso Gürtel —correa en alemán, porque así se apellida el principal implicado— es el primer caso de corrupción sistemática que afecta a varias administraciones del PP, especialmente en Madrid, Valencia y Castilla y León, donde, entre otras actividades, se pagaban comisiones a cambio de la organización de eventos. El primer instructor del caso que afecta a más de 200 imputados fue Baltasar Garzón, quien, en un proceso con sabor a vendetta, fue expulsado de la carrera judicial, por haber permitido escuchas entre algunos imputados y sus abogados. Ahora, cinco años después de su inicio, el juez Pablo Ruz ha sentado en el banquillo a 45 de los imputados, entre ellos tres ex tesoreros nacionales del PP, un ex consejero de la Comunidad de Madrid, dos ex alcaldes, los jefes de la trama corrupta y un puñado de empresarios. El magistrado considera que el PP tiene derecho a personarse en la vista como partícipe a título lucrativo, es decir, por haberse beneficiado de los delitos cometidos, por lo que, de ser condenado, estaría obligado a devolver los fondos o resarcir el daño causado.

Y en esta orgía de beautiful people vinculada al PP que es el caso Gürtel van a impartir su sabiduría Concepción Espejel  —esta semana me he enterado de que algunos de sus colegas en la Audiencia Nacional le han puesto de apodo Cospejel— y el magistrado revenido del Constitucional —para donde fue nombrado por el PP tras agria polémica— Enrique López.

Verán, Concepción Espejel empezó a ser conocida en España durante su etapa como presidenta de la Audiencia de Guadalajara. En 2005 hubo un incendio ocasionado por la imprudencia de un excursionista al encender una barbacoa y en las labores de extinción fallecieron 11 bomberos de un retén.  La juez de Sigüenza a la que correspondía el caso consideró un accidente el cambio de la dirección del viento y exculpó de responsabilidad a los técnicos y responsables de la Junta (gobernada por el PSOE) que habían participado en la extinción. Sin embargo, Espejel, como presidenta de la Audiencia Provincial, junto con otros dos magistrados, revocaron la decisión y ordenaron a la juez que siguiera investigando a los socialistas.

Poco después, el Consejo del Poder Judicial, dominado por los conservadores, en una polémica decisión tachada de ilegal, trasladó a la juez de Sigüenza. Su sucesora imputó a una veintena de cargos y técnicos de la Junta con la aquiescencia de Espejel y su sala. El PP que ejercía la acción popular llegó a pedir para éstos penas de prisión por delitos de homicidio e incendio.

Gracias a los votos del PP, Espejel fue nombrada vocal del Consejo General del Poder Judicial, donde votó sistemáticamente con la postura del partido que la había promovido.

Al poco tiempo de que Espejel accediera al Consejo, la Audiencia de Guadalajara, con otra presidenta, levantó la imputación a todos los cargos de la Junta y condenó únicamente al excursionista que había encendido la barbacoa. En la sentencia, se consideraba inútil toda la investigación sobre los socialistas, puesto que el autor y el origen del incendio se conocían desde el inicio.

Su aterrizaje en la Audiencia Nacional también fue polémico. Lo promovió desde el Consejo, con una argucia legal, mientras todavía seguía simbólicamente como presidenta de la Audiencia de Guadalajara. Dos de los cinco vocales de la permanente votaron en contra, pero el traslado estaba hecho.

El 28 de febrero pasado, recibió la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort, que le impuso la número dos del PP, Dolores de Cospedal, que calificó de “honor y privilegio” haberle impuesto la medalla a “Concha”.

Enrique López, en la Audiencia Nacional. /Efe
Enrique López, en la Audiencia Nacional. / Efe

Enrique López también pasó por el Consejo General del Poder Judicial desde un juzgado de León, aupado por el PP. Este magistrado, que fue portavoz de la institución, también aprovechó su estancia en el gobierno de los jueces para acceder a la Audiencia Nacional. Pero sus buenos contactos en el partido de la calle Génova, le permitieron ser la propuesta inamovible del PP al Tribunal Constitucional, incluso cuando todavía no cumplía los requisitos. Por ello su candidatura fue inicialmente rechazada por el Parlamento. Pero como era el hombre más deseado, tras prestar buen servicio en el caso Faisán, el Gobierno de Rajoy le designó directamente.

Después de un año en el Constitucional, un incidente de madrugada conduciendo ebrio y saltándose un semáforo en el centro de Madrid ha acabado con su carrera y le ha devuelto a la Audiencia Nacional.

Ya ven, quizá algún organismo superior podría explicar a estos jueces lo de la apariencia de imparcialidad, pero ¿quién? ¿El Consejo General del Poder Judicial, renovado con la mayoría absoluta del PP? ¿La Sala Segunda del Tribunal Supremo, donde dominan por abrumadora mayoría los magistrados conservadores y que no apreciaron malversación en los 30 viajes de placer que con el dinero de todos los españoles realizó Carlos Dívar en horario laboral? ¿El Constitucional, cuyo presidente ha sido militante del PP?

Yo confío plenamente en la sindéresis de Concha, como le llama María Dolores de Cospedal, y también en la de Enrique, el revenido a la Audiencia tras su etílica aventura nocturna por la Castellana, pero es que la gente es muy mal pensada e insidiosa. Consideran que algunos de los responsables de juzgar la corrupción no parecen haber salido de la Escuela Judicial, sino de las rebajas, de los chinos o del todo a 100. Para otros, la participación de Espejel y López en el caso Gürtel es lo más desopilante que ha ocurrido en la justicia desde la absolución de Paco Camps por la tontería de los trajes. Y ya ha habido quien me ha preguntado si es que con este caso la mujer del César quiere regentar un puticlub.

10 Comments
  1. karmentxu says

    Acertado y en la diana, como siempre. Y mil gracias por la dedicatoria, figura.

  2. José Yoldi says

    Gracias, las que usted atesora, hermosa dama de soprana voz

  3. juanjo says

    Perfecto, sí, señor.
    ..
    Y ánimo para continuar poniendo en evidencia los tejemanejes de los amigo de los corruptos, es decir, de lo otros corruptos.

  4. Luis García says

    Estimado señor Yoldi: yo voy a ser un poco menos lisonjero con vd. que doña Karmentxu , que de seguro tiene en consideración esa condición de semijubilado y escritor en ciernes de novelas de acción que vd tiene.
    Y es que me parece mal, ferozmente mal incluso, que vd instale una vez más la sospecha en la ciudadanía poniendo en tela de juicio el recto proceder de alguien que, según mis noticias, es una honorable rmagistrada (del otro no hablo, solo espero que no conforme el Tribunal, por el bien de todos).

    Y es que Concepción Espejel se ha distinguido, durante su trayectoria como vocal , por desmarcarse de las votaciones en bloque, realizando votos particulares difíciles e incluso abiertamente contrarios tanto a la opinión de su compañeros conservadores como a las intenciones del malvado ministro (por ejemplo, el que formula en fecha 10 de marzo de 2011 contra el entonces Anteproyecto de LOPJ, infelizmente convertido después en Proyecto y luego en Ley).

    Respecto del asunto de Guadalajara, desconozco en detalle el caso, pero que posteriormente se archivara el asunto respecto de los técnicos de la Junta no quiere decir que inicialmente no mereciera investigación (de la misma manera que en el caso del Prestige y los técnicos de la Junta de Galicia, en donde seguro que su parecer era muy favorable a que tales personas fueran imputadas, ¿a que sí?).

    Por cierto, la Juez que dice vd trasladada «ilegalmente» ascendió por estricto turno de antigüedad a Magistrada (a Donosti, por cierto), decisión absolutamente ajustada a Derecho, con independencia de si tenia que haber seguido formando parte de la Junta Electoral de Zona o no, lo que en nada afectaba a sus funciones jurisdiccionales.

    Por lo demás, la señora Espejel tiene razón: no pesa respecto de ella causa de abstención o recusación alguna y el hecho que fuera elegida por el Senado a propuesta del Grupo Popular lo único que evidencia es lo urgente que resulta reformar el sistema de elección de vocales judiciales. No resulta justo que sobre un Juez que , después de ser vocal, debe volver a ejercer jurisdicción, recaiga una especie de mancha indeleble per secula seculorum .

    Piénselo mejor. No alarme a la gente ni extienda sospechas infundadas.

    Un saludo.

  5. Piedra says

    Pinches ruines y más que contaminados, infectos. Para qué grillarse si Podemos echarlos? ¡A picar piedra!

  6. Panóptico says

    Sr. Yoldi, le veo renovado y con fuerzas, para afrontar un nuevo año judicial. El titulo es impactante y el fondo anticipa la larga mano previsora que tiene el actual sustituto del Sr. Trillo, en estos menesteres.

    Estoy con Vd., las casualidades no suceden porque si, este nuevo destino de la Ex-Vocal del CGPJ, parece una «comision de servicios» como paso previo a «otro salto» posterior (TS o TC) de quien no hay duda ya que es «uno de los nuestros». La garantia de que tiene premio esta lealtad, se la puede garantizar el Magistrado que decidio conducir sabiendo que iba borracho «porque el lo vale».
    Sobre la «apariencia de imparcialidad» es conocido el Auto del TC por el que se aparto al Magistrado Sr. Tremps, (linea no seguida despues en el caso del actual Presidente TC Sr. Cobos pese a ser militante del PP) y en la conocida Sentencia del TEDH (Caso Vera vs Garzon) de 06-01-2010 que dijo sobre la «apariencia de legalidad que:

    «125. A la luz de los hechos del caso, el Tribunal considera que la imparcialidad del Juez Central de Instrucción nº 5 podía considerarse
    cuestionable. Las aprehensiones del demandante sobre este punto pueden,
    por tanto, ser consideradas justificadas objetivamente; en consecuencia, la
    perspectiva objetiva lleva a la conclusión de que, cuando se integró a su cargo de Juez después de su excedencia para poder presentarse como candidato a las elecciones generales de 1993 y reanudó la instrucción del sumario del presente procedimiento, el Juez Central de Instrucción nº 5 no cumplía las exigencias de imparcialidad impuestas por el artículo 6 del Convenio»

    Ver completa aqui:
    http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/1292427040251?blobheader=application%2Fpdf&blobheadername1=Content-Disposition&blobheadername2=Grupo&blobheadervalue1=attachment%3B+filename%3DVera_Fern%C3%A1ndez-Huidobro.pdf&blobheadervalue2=Docs_TEDH

    Lo mas grave -a mi juicio- es que ademas la Sra. Presidenta de la Seccion 2ª de la Sala Penal de la AN haya decidido «cambiando» lo habitual de que «no permitira correr el turno en la Presidencia de las Vistas Orales» de modo que sera «ella y solo ella» como Presidenta del Tribunal, la que llevara las riendas de los juicios -que no es poco- para mejor controlarlo todo.

    El Sr. Garcia, siempre barriendo para adentro, dice que es «honorable» y se apoya en que formulo un Voto Particular al Proyecto de la LOPJ, como si fuera una «discrepante y rebelde» cuando puede verse, que lo que esta Vocal CGPJ defendia era la tesis mas rancia del PP, oponiendose a los Consejos Autonomicos del CGPJ..
    Saludos

  7. Luis García says

    Panóptico: el auto que vd cita es una de las resoluciones más desdichadas del TC en sus casi de 35 años de historia. Además, no guarda semejanza alguna con el asunto tratado, pues ahí lo que se cuestionaba es si don Pablo habia participado en alguna medida en la elaboración del Estatur cuyo acomodo con la Carta Magna tenia luego que enjuiciar.

    Tampoco tiene mucho que ver el asunto Garzón, que usó de su Juzgado para vengar la afrenta de no haber sido nombrado ministro por sus ex correligionarios durante el tiempo que dio el salto a la política. No sé en que se relaciona eso con la señora Espejel.

    En cuanto a la oposición a los Consejos de Justicia , me encuentro entre los rancios y no tengo nada que ver con el PP. Yo y el 90% de operadores jurídicos, sean de derechas, izquierdas, arribas o abajos. Ya es bastante con la cochambre actual del Consejo como para multiplicarlo por 17, con la intención de que puedan meter cuchara en la designación de Tribunales no solo el Gobierno central sino también los gobiernillos autonómicos, con el agravante de que mandábamos al carajo las Salas de Gobierno. Echábamos ya las diez de últimas.

    Por tanto, argumentos endebles y poco convicentes.

  8. José Yoldi says

    El señor García es un angelical pardillo de base ingenua como pocas. Resulta que porque la Asociación de su primo tenía enfilada a Espejel, porque votaba en contra de ellos, creía que era libre e independiente. Jua, jua, jua.
    Espejel votaba en contra de la APM y de Almenar, porque estaba apoyando su propia carrera, puesto que era una de los cuatro votos fijos con los que contaba el ministerio —De Rosa, Dorado, Claro José Fdez y Espejel—en cualquier propuesta de nombramiento o resolución, entre ellos la elección de Moliner como presidente del TS y del CGPJ. Así que traicionaba a sus compañeros jueces para abrazar la causa del PP. Pero como usted, señor García, no estaba en Marqués de la Ensenada, no puede saberlo, aunque yo lo conté en las páginas de El País. Infórmese y deje de faltar al respeto a la gente poniendo en duda datos más que contrastados. Gracias señor Panóptico y perdone al señor García, que tiene el periscopio desviado a la derecha.
    Saludos cordiales a todos.

  9. Luis García says

    No sé si a la derecha o hacia donde, pero lo cierto es que ni la oposición a los Consejos de Justicia evidencian la inclinación pro PP, ni a la Jueza de Siguenza la trasladaron ilegalmente y el voto particular contrario a la reforma gallardoniana lo tengo almacenado en mi ordenador (está en PDF, si no, lo colgaría). Por cierto, que también se opuso al Ministerio en el tema de los módulos de trabajo.

    Vd sabrá porqué dice lo que dice ; desde luego, a mi no se proporciona indicio sólido alguno que demuestre parcialidad (quizás si me diera lista de los magistrados designados en su época de vocal y el sentido de su voto…).

    Sea su responsabilidad, pues.

  10. José Yoldi says

    Señor García, creo que algún miembro de la asociación de su primo ya le ha puesto en antecedentes de su ingenuidad, no?, pues eso.

Leave A Reply

Your email address will not be published.