El triunfo de las mujeres

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este martes, contestando a los periodistas a su llegada al Foro Mundial de la Comunicación. / Chema Moya (Efe)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este martes, contestando a los periodistas a su llegada al Foro Mundial de la Comunicación. / Chema Moya (Efe)

El presidente del Gobierno ha confirmado la retirada del anteproyecto de ley del aborto, dice que por falta de consenso. No sabemos en qué momento ha abierto la puerta al consenso, una vez que, desde el minuto cero del 20 de diciembre en el que el Consejo de Ministro dio el visto bueno a la anteproyecto presentado por el ministro Gallardón la calle y las mujeres alzaron la voz para decir NO a la propuesta del gobierno.

Publicidad

Un clamor que tuvo su culmen en la movilización internacional del 1 de febrero, aquel Tren de la Libertad que recorrió España, y que tuvo sus vagones moviéndose también en varias ciudades europeas y americanas. Y en las manifestaciones del 8 de febrero, del 8 de marzo, en las movilizaciones que se fueron realizando en distintas ciudades, con distintas formas, muchas de ellas convocadas por las redes sociales, desde la “alerta feminista”.

Publicidad

No se puede desdeñar el papel de las mujeres que no votan a los partidos que se han opuesto a la contrarreforma y que en esta ocasión se han identificado con la lucha de las mujeres por sus derechos, es decir, las mujeres liberales y conservadoras. Dentro del propio Partido Popular, algunas mujeres han dicho NO y ello ha llevado a recordar que las mujeres votan, y que esa restrictiva ley no era del agrado de un buen puñado de votantes, o así lo ha entendido el asesor de Rajoy, Pedro Arriola, que ha advertido del rechazo que generaba la iniciativa entre el electorado ‘popular’. Y esta actitud del electorado del PP viene a demostrar que el aborto es un derecho de todas. Que todas las mujeres pueden tener que tomar una decisión, en un momento determinado, y quieren tener la libertad de poder tomarla. Las feministas, las liberales, las nacionales, las inmigrantes… Todas, cualquiera de nosotras. Igual que tenemos derecho al voto.

También los partidos políticos se han esmerado en esta ocasión, algunos por acción, otros por omisión. Pero que ningún dirigente, ni ninguna dirigente, se crea que esta victoria es suya. Lo es de un país, de una sociedad que, con las mujeres a la vanguardia, se ha negado a perder un derecho más, a ceder ante esta ofensiva contra la libertad de las mujeres.

No se puede omitir el papel de la comunidad internacional, que desde la calle y desde las instituciones mostró su apoyo a las mujeres españolas, en la movilización y en el discurso que tan bien se ha argumentado, desde la fuerza que nos daba la razón.

Dice Rajoy que va a modificar ley actual, para que las mujeres de 16 y 17 años vayan a interrumpir su embarazo con el consentimiento de un progenitor o tutor. Que primero retire el recurso en el Tribunal Constitucional y luego ya veremos si modifica la ley, que sería su primer cumplimiento programático.

Presentará, dice, un Plan de Protección a la Familia. Que lo presente, sí, que hay casi dos millones de familias sin protección por parte del Estado, familias que no tienen ningún miembro con empleo. Que las proteja, sí. Que mire lo que hay, no lo que les gustaría que hubiera. Que proteja a quienes ya han nacido.

El derecho a decidir sobre el propio cuerpo, el derecho a la maternidad libre, responsable, segura y decidida será siempre la bandera de mujeres, y de hombres, que seguirán saliendo a la calle. Es paradójico que Rajoy retire el anteproyecto de protección del concebido y los derechos de la mujer embarazada a cinco días de la celebración, el próximo día 28, del Día internacional por la despenalización del aborto y por los derechos reproductivos. Y poco va a importar el futuro del ministro, que hambre no va a pasar. Más nos importa que el futuro del gobierno sea breve.

(*) Berta Cao es consultora de género y Máster en Género y Políticas de Igualdad.