El Presupuesto de 2015 duplica el dinero para los partidos políticos

Montoro_PGE2015
Montoro muestra una ‘tablet’ con la información de los Presupuestos para 2015. / Chmea Moya (Efe)

Los partidos políticos y la alta dirección del Estado son los grandes beneficiarios del Presupuesto para 2015. En contraste con un aumento de los ingresos del 6% y de los gastos del 4%, el Gobierno quita 5.000 millones de euros (el 15%) de la ayuda a los parados y congela el sueldo a los empleados públicos por quinto año consecutivo, si bien promete devolverles una cuarta parte de la paga extra que les quitó en 2012. El dinero para el Rey y su familia se mantiene en los 7.775.040 euros de este año. Para pagar al personal de apoyo a la gestión de la Jefatura del Estado, el Gobierno destina otros 6 millones de euros. Y la dotación al Patrimonio Nacional, que administra las fincas, palacios y otros bienes de uso y disfrute de los miembros de la Casa Real, se incrementa en 14 millones y pasa de 110,4 a 124,7.

Publicidad

La supresión de la presunta financiación paralela del Partido Popular (PP) a raíz de la trama Gurtel y, sobre todo, de las prácticas de su extesorero nacional, Luis Bárcenas, se ha visto reflejada por primera vez en el Presupuesto para 2015 con un salto de la “financiación ordinaria” de los partidos políticos desde los 82.044.140 euros este año a los 153.729.140 en 2015. Por su nivel de representación, el PP se lleva algo más del 30% de esa cantidad (52 millones de euros), seguido del PSOE, con una cifra cercana a 40 millones de euros. Ese balón de oxígeno a los partidos se completa con una dotación para seguridad que se mantiene fija en 2,7 millones para el conjunto.

El punto final a la financiación paralela o cajas B de los partidos se verá reforzado con la presencia de los delegados especiales del Tribunal de Cuentas en sus sedes para controlar sus cuentas y actividades, según lo previsto en la nueva ley de control, a debate en el Congreso. Y en contra de lo que se ha dicho, el aumento de la financiación a los partidos hasta casi duplicar la subvención no tiene nada que ver con que 2015 sea año electoral, pues para cubrir los gastos electorales (autonómicas y municipales de mayo y generales de noviembre de 2015) se ha consignado una partida de 187,6 millones de euros, y para subvencionar las campañas de los partidos se ha dispuesto otra cantidad de 101 millones más. La suma de esas partidas (288,6 millones) es casi el triple de lo que se presupuestó para las elecciones europeas del 25 de mayo pasado.

La alta dirección del Estado se beneficia netamente del Presupuesto para 2015 con una dotación suplementaria de 12 millones de euros, parcialmente justificada por el coste del nuevo Consejo de la Transparencia y el Buen Gobierno. Al margen de ese aumento del 3,2%, el presidente Mariano Rajoy y los ministros mantienen la misma remuneración que cuando llegaron al Ejecutivo. Y asimismo se mantiene congelada en 6,8 millones de euros la cantidad dedicada a pagar a los asesores de La Moncloa.

La partida de la Presidencia del Gobierno se reduce en unos 400.000 euros: baja de 37,7 a 37,3 millones, de los que 10,7 son para sueldos de funcionarios y personal laboral y 4 millones para incentivos al rendimiento. Esa reducción se debe a un ligero descenso de los suministros y otros gastos (6,2 millones de euros en 2015) y al descuento de los servicios al fallecido expresidente Adolfo Suárez, cifrados 75.000 euros al año. De este modo, la partida de atención a los expresidentes (González, Aznar y Zapatero) se reduce de 298.000 a 223.000 euros. Con la decisión de aplicar el descuento “a capón”, los redactores dan por hecho que en diciembre de 2015 no aumentará el club con la incorporación de Rajoy Brey.

El Presupuesto de la Presidencia mantiene la partida fija de 300.000 euros en gastos protocolarios y representativos de Rajoy y dota con 15 millones de euros más a los servicios secretos del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que pasa de recibir 208,6 a 223,6 en 2015. La cantidad consignada como Fondos Reservados o dinero sin control final de uso aumenta en un millón de euros, pasando de los 18,8 de este ejercicio a lo 19,8 millones el año que viene. Los Fondos Reservados del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se mantienen congelados en 6,37 millones de euros y los del titular de Defensa, Pedro Morenés, en medio millón.

En su comparecencia ante los informadores, tras entregar el Presupuesto en el Congreso, el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, justificó el recorte del 15% de la partida destinada a los parados porque “el desempleo va a seguir bajando” y por tanto se pueden detraer esos 5.000 millones de euros –la dotación desciende de 30.000 a 25.000 millones de euros–. También justificó la congelación de las retribuciones de los empleados públicos, porque “la inflación no está subiendo”, y la escasa subida de las pensiones, un 0,25%, el mínimo prevista o en la última reforma. Aunque aseguró que “es el Presupuesto de la consolidación de la recuperación económica y del empleo”, reconoció que “el hecho diferencial” es la deuda y que su opción sigue siendo la reducción del déficit público, lo que no quita para que en 2015 y 2016 su reforma fiscal libere 9.000 millones de euros en beneficio de las empresas y las rentas familiares. Como es sabido, la reforma beneficia principalmente a las rentas altas, las grandes empresas y a las sociedades del Ibex 35.

laSexta Noticias (YouTube)