Defensa dice que el 70% de los enfermeros que atienden a pacientes con ébola se contagian

guia_Defensa_militares_ébola
Captura de la guía de Defensa con la tabla en la que se especifican los riesgos de contagio entre el personal sanitario.

El riesgo de contagio del ébola es del del 70 % para enfermeros y cirujanos que atienden o intervienen a personas infectadas, del 80 % para familiares que cuidan a estos enfermos,  del 45 % en médicos en general y del 5 % en personal de limpieza. Así lo asegura una guía para militares elaborada por el Servicio de Epidemiología e Inteligencia Sanitaria del Instituto de Medicina Preventiva de la Defensa “Capitán Médico Ramón y Cajal”, perteneciente al Ministerio de Defensa. Paralelamente, la Dirección General de la Policía ha editado también un tríptico para sus agentes en el que les ordena que extremen precauciones en los aeropuertos con los viajeros provenientes del África subsahariana y muy especialmente respecto a los que llegan en cayucos a las costas españolas.

Publicidad

En el primero de los documentos a los que ha tenido acceso cuartopoder.es, bajo el título "Ébola: vías de contagio y normas de prevención", el Ministerio de Defensa pide a los soldados que pudieran cumplir misiones en los países de riesgo o en fronteras "evitar en lo posible utilización de Servicios sanitarios locales de áreas con Ébola" y les sugiere, además, abstenerse de mantener relaciones sexuales con nativos porque "se han encontrado virus en el semen".

La guía que se difunde desde Defensa trata de concienciar a las tropas de la gravedad de este virus e informa de forma sencilla y detallada cómo se transmite el mismo para que extremen las precauciones. En este sentido, para hacer patente la agresividad de ese patógeno, asegura la guía que enfermeros, cirujanos, médicos y personal de limpieza se han visto inoculados por el virus a través de la sangre, por cortes o pinchazos con agujas, pero que también por contacto con el enfermo y sus secreciones.

En cuanto al personal civil, y con el objetivo de que los soldados extremen precauciones respecto a ellos, la guía asegura que en esos países el 80 % de los encargados del cuidado de los enfermos de Ébola se contagian, así como el 20 % de los que "viven con los enfermos de Ébola" aunque no se encargan de sus cuidados "pero les besan, les tocan, etc." y el 1 % de los que "viven con los enfermos y no les tocan". Es más, sugieren "evitar en lo posible utilización de Servicios sanitarios locales de áreas con Ébola", porque, además de carecer de instrumentales y materiales de seguridad adecuados, "se considera que hubo un centro que contagió a cincuenta personas en un solo día".

"Toma diaria de temperatura. Baja de sujetos que tengan fiebre"

La guía ofrece una serie de normas básicas de protección para los soldados, así como recomienda la adopción de determinadas medidas básicas de control en las unidades, tales como "toma diaria de temperatura. Baja de sujetos que tengan fiebre". En las bases, pide que la asistencia a heridos se haga en todo caso con equipo de protección individual y que las patrullas para el control de fronteras utilicen sistemáticamente los guantes de látex.

Pero, sobre todo, la guía recomienda "evitar en lo posible contactos cercanos de riesgo (turbas, multitudes, agresiones, mordeduras, etc.)". Es decir, que no deberían mezclase en manifestaciones en las que pudiera haber violencia física: "Evitar en lo posible situaciones de violencia o enfrentamiento físico en que se puedan producir lesiones", dice la guía.

Aunque resulta obvio, el documento de Defensa señala que en la atención a enfermos o heridos hay que "utilizar equipo de protección individual completo", y en cuanto a unidades que pudieran actuar en el rescate de náufragos les señala textualmente que hay que "evitar mordeduras" de los rescatados. En este punto, la guía pide que se identifique "precozmente a enfermos y heridos" y, una vez hecho lo anterior, "separarles del resto en un lugar específico". A los así separados se les debe "proveer de mascarilla quirúrgica" y se les debe indicar "que se deben tapar la boca al toser o estornudar" (sic).

En cuanto al equipo de protección individual que Defensa cree conveniente distribuir entre los soldados figura lo siguiente: dos pares de guantes, gafas con ajuste hermético a la cara, mascarilla, gorro, bata, delantal plástico y botas de caucho impermeables.

Extremo control policial a los subsaharianos en los aeropuertos

Paralelamente a la guía de Defensa, la Dirección General de la Policía ha distribuido un tríptico entre sus agentes con informaciones claras, concisas y sencillas sobre el ébola, sus vías de contagio y la forma que deben operar para prevenirlo. Aunque el tríptico del Ministerio del Interior remite al protocolo puesto en marcha por el Ministerio de Sanidad cuando se detecte algún caso, sí establece por su cuenta unas medidas preventivas para los policías en las aduanas, especialmente en los aeropuertos.

Este miniprotocolo de Interior afirma taxativamente que "las medidas que se proponen a continuación deberán extremarse con los viajeros procedentes de la zonas endémicas como son: la República Democrática del Congo, Liberia, Sierra Leona y Guinea". Parece algo obvio, pero por fin hay una orden escrita al respecto. Esas medidas contenidas en el tríptico son las siguientes:

  • Utilización de guantes de látex, vinilo o nitrilo ante la inspección de pasaportes, documentación e inspección de equipajes.
  • Utilización de mascarillas FFPIII, sobre todo ante la llegada de inmigrantes subsaharianos en cayucos u otras embarcaciones.
  • Utilización de gafas de seguridad y monos desechables ante la sospecha de estar ante personas posiblemente afectadas. En este caso se deberá aislar a la persona y poner en marcha el protocolo del Ministerio de Sanidad, debiendo seguirse las indicaciones y consejos que el personal sanitario imparta.