Los militares que España envía a Irak se desplegarán en la zona donde opera Repsol

4
Morenés_envío_tropas_Irak
Morenés, durante su intervención de ayer, día 22, en el Congreso. / Chema Moya (Efe)

Casualidad o no, la mayoría de los 300 militares que España va a enviar a Irak a finales de año irán destinados a Nasiriyah, en el sur del país, la zona en la que Repsol explota los pozos de petróleo. El Congreso de los Diputados autorizó el miércoles la misión por 314 votos a favor, 11 en contra y cuatro abstenciones. Ni los representantes de Amaiur se opusieron a la operación por entender que beneficiaba a la nación kurda que lucha por su independencia. Optaron por no participar en la votación, según dejó claro Jon Iñarritu desde la tribuna. De este modo, sólo IU y ERC rechazaron claramente el envío de soldados diez años después de que el entonces jefe del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero retirara las tropas de la guerra ilegal, inmoral y criminal decidida en las Azores por el trío Bush, Blair y Aznar con Durao Barroso de anfitrión.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, admitió en su exposición para solicitar el permiso del Parlamento que Irak sufre las consecuencias de la invasión “y no está estabilizado desde 2003. Se ha retirado el apoyo militar demasiado pronto”, añadió. No dio muchos detalles de la misión, sólo que comenzará a finales de este año o en los primeros días de 2015, será por seis meses prorrogables, costará 35 millones de euros a los españoles y los 300 efectivos se repartirán del siguiente modo: entre 10 y 20 oficiales serán integrados en los cuarteles generales de la coalición, una unidad de operaciones especiales (guerrilleros) con un máximo de 96 miembros se desplegará en una zona “aún por concretar” del sur de Irak para el entrenamiento de unidades iraquíes en este tipo de acciones, otro equipo de aproximadamente 95 militares se desplegará en Tallil, en Nasiriyah, para entrenar a brigadas convencionales iraquíes contra los atentados con artefactos explosivos improvisados. Los cerca de 80 hombres restantes se encargarán de las labores de mando, control, inteligencia y protección inmediata de la fuerza.

Tanto el despliegue no desvelado de los guerrilleros como el de los instructores contra minas y bombas trampa se realiza en la zona de máximo interés petrolero para España, Nasiriyah, donde la multinacional Repsol extrae el petróleo en asociación con la italiana Eni y la japonesa Nippon Oil. La bolsa de crudo, a la que Repsol optó en 2009, permite extraer unos 4.000 millones de barriles. Se estima que Irak, con unos 130.000 millones de barriles en su subsuelo, posee la mayor reserva petrolera del mundo después de Arabia Saudí.

Se da la circunstancia de que el Gobierno español ya negociaba en el otoño de 2003 la explotación del campo petrolífero de Nasiriyah con el Gobierno de Saddam Husein. El levantamiento del embargo por parte de Naciones Unidas llevó a los enviados del entonces vicepresidente Rodrigo Rato a apurar los contactos, según desveló entonces El Periódico de Cataluña mientras, por otra parte, el presidente Aznar se alineaba con los intereses norteamericanos y desplegaba su influencia en Centroamérica para que varios países de la zona aportaran tropas a la invasión.

Aunque la misión de entrenamiento del ejército irakí se realice 350 kilómetros al sur de Bagdad, lejos por tanto de los combates contra los más de 30.000 milicianos con que cuenta el Estado Islámico (EI) solo en Irak, también guarda una relación directa con los intereses económicos españoles en el norte del país, el kurdistán iraquí. Téngase en cuenta que a finales de 2013 Repsol obtuvo del gobierno corrupto y sectario del depuesto presidente chiíta Nuri al-Maliki, los campos de Piramagrun y Qala dze, en el norte del país, a 130 kilómetros de Erbil, capital del Kurdistán iraquí.

Se trata de una de las cuencas más prometedoras y prolíficas del mundo, con una previsión de explotación de 400.000 barriles por día en 2020. La multinacional española ha vendido el 40% de su participación a la danesa Maersk y se dispone a perforar el bloque de Qala dze. Erbil es el centro de los intereses petroleros en el Kurdistán. La ciudad está siendo defendida por los peshmergas kurdos del avance del yihadismo genocida y califal del ES, que se apoderó en julio y agosto pasado de gran cantidad de artillería y blindados del ejército iraquí en su huida en desbandada de las zonas suníes del centro y norte del país. Además de apoderarse de unos 400 millones de dólares del Banco Central en Mosul, el EI cuenta con ingentes ingresos del contrabando del petróleo a través de Turquía. Informes de la inteligencia militar indican que sacan en camiones entre 10.000 y 40.000 barriles diarios, con un ingreso de 3 a 5 millones de dólares.

En vez de armar y entrenar a los milicianos de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) y de otras formaciones democráticas y tolerantes con todas las creencias religiosas, como han pedido las fuerzas progresistas y los nacionalistas vascos, el Gobierno de Mariano Rajoy ha optado por apoyar al Ejercito regular iraquí, que según todos los expertos, se ha caracterizado por la cobardía y la corrupción de sus mandos, hasta el punto de falsear las cifras de soldados y material para embolsarse directamente el presupuesto público. “Ardua labor, la de los instructores españoles”, ha augurado el portavoz del PNV, Aitor Esteban.

La opción elegida para defender al Estado irakí y los intereses petroleros de varios países --un hecho reconocido por los miembros de la nueva coalición internacional formada a petición de Irak con el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU-- ha llevado al Gobierno español a ser el primero en anunciar la presencia de tropas sobre el terreno. Defensa espera que otros países aliados aporten militares a la misión. La necesidad de socorrer a las autoridades de Bagdad está siendo justificada no sólo por la fanática crueldad de los cabecillas del EI, sino tambien porque, según la información oficial aportada por el ministro Morenés al Parlamento, más de un tercio de los combatientes del ES (unos 12.000) procedan de países occidentales (Interior estima que hay 60 españoles), con el consiguiente riesgo de que puedan regresar adiestrados para cometer atentados.

4 Comments
  1. ramón moreno palau says

    La corrupción siempre anda cerca del PP,es como esos buitres que huelen la sangre desde el cielo,naturalmente los militares que se desplazaran a IRAK estan para proteger los intereses de una empresa basica del capitalismo español,los pobres kurdos que se jo…aqui lo que interesa es el petroleo y su correspondiente rendimiento economico,al servicio de la corrupta oligarquia politicoeconomica española….las cosas claras

  2. Piedra says

    De nuevo disfrazan los intereses petroleros de la oligarquía dominante con la crueldad que han contribuido a engendrar, ahora el EI ese. Crueldad de un lado y de otro, siempre pagan los de abajo, los pacíficos trabajadores aunque sean militares, los que ninguna culpa tienen de sus criminales ambiciones imperiales.

Leave A Reply

Your email address will not be published.