Los "robagallinas" y el presidente

9
carlos_lesmes
Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, en una imagen de archivo. / Efe

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha admitido esta semana que España no está preparada para luchar contra el tsunami de corrupción que nos invade. Como si fuera el chiste de la semana, el egregio prócer ha achacado esa falta de preparación a la ley de Enjuiciamiento Criminal, de 1882, que estaba “pensada para los robagallinas, pero no para el gran defraudador, no para los casos que estamos viendo ahora donde hay tanta corrupción”.

Hay que reconocer que los hay que no escarmientan y por lo que se ve, Lesmes parece actuar con inverecunda contumacia. Porque seguro que recuerdan que nada más tomar posesión de su cargo se vino arriba y aseguró que “al juez se le controla con el palo y la zanahoria”, vamos, como a los burros, con lo que sobre la marcha puso en su contra a toda la carrera judicial. Claro que, en un prodigio de ignorancia o de desconocimiento de la realidad, también aseguró que no hubo acuerdo entre Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba para que los vocales le votaran como presidente, aunque varios medios —incluido este blog— lo publicaran una semana antes de que se celebrara la votación. Debe ser que Rajoy y Rubalcaba se pusieron de acuerdo después para no defraudar a los medios que lo habíamos publicado.

Publicidad

Afirma ahora Lesmes que la vigente ley “no da respuesta a las nuevas formas de criminalidad” y que a pesar de los sucesivos parcheos que ha sufrido no es suficiente para abordar la gran delincuencia, porque se trata de “delitos complejos de investigar”.

El caso es que achacar la falta de operatividad contra la corrupción política y económica a la ley de Enjuiciamiento Criminal es el argumento más paupérrimo que este campeón de las declaraciones poco afortunadas podía esgrimir. Porque seguramente ustedes saben que en España se legisla a golpe de caso concreto y se reforman los códigos y las leyes todas las veces que sean necesarias para adaptarlos a las alarmas de la sociedad, sea contra pedófilos, contra terroristas, etcétera.

Y tanto el código procesal como el penal se han ido reformando continuamente para adaptarlos a los nuevos tiempos, aunque eso sí, el Parlamento nunca ha encontrado el momento oportuno en los últimos 14 años para implantar la segunda instancia penal, a pesar de la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 2000 y del Constitucional, desde 2002.

De la Rosa
Javier de la Rosa, durante uno de sus juicios en la Audiencia Nacional. / Efe

Lesmes aboga por elaborar una nueva ley de enjuiciamiento criminal y lo considera una "necesidad imperiosa", porque a su entender el sistema legal es "muy defectuoso" y constituye la principal carencia de la Justicia en la lucha contra la corrupción. Y seguro que la elaboración de una nueva ley procesal no es una mala idea, pero no es razonable que nos tome por tontos, como si en el pasado no hubiera habido corrupción. ¿Ya no se acuerda de la cultura del pelotazo, que encabezaron entre otros Javier de la Rosa, Mario Conde, José María Ruiz-Mateos, Mariano Rubio o Manuel de la Concha, que acabaron en la cárcel con ingenierías financieras bien complejas?

El presidente del Supremo, con su vasta experiencia, debería saber que la mayoría de las leyes se hacen para beneficio de los poderosos y que por eso las penas por delitos de corrupción son tan reducidas en comparación con otros delitos. Y si, por casualidades de la vida, alguno de los corruptos es condenado a un par de años por haber arruinado a 20.000 familias, tendrá los medios y los contactos para retrasar todo lo posible o eludir el entrar en prisión. Porque, a pesar de lo que dice la Constitución y repite el Monarca cada cierto tiempo, la justicia no es igual para todos. Los poderosos tienen un plus de inocencia, que no tenemos los demás mortales.

Se lanza Lesmes a instar mayor protagonismo para los fiscales en la investigación de los delitos. Y no sería malo en determinados sistemas, donde los jueces se dedicaran a velar por el cumplimiento de la legalidad y del proceso. Pero en España los fiscales tienen dependencia jerárquica, y no sería bueno que el fiscal del Estado, nombrado por el Ejecutivo de turno, ordenase que se dejase de perseguir al banquero amigo que ha condonado la deuda del partido en el poder o al compañero de bancada que sostuvo al presidente durante la crisis de la formación.

Lo gracioso del caso es que Lesmes sabe que en el año que queda de legislatura, con unas elecciones municipales por medio, no hay tiempo para aprobar una nueva ley, por lo que sus palabras no dejan de ser un brindis al sol.

¿No le podría aconsejar alguien que está mejor calladito?

9 Comments
  1. Panóptico says

    En efecto, Sr. Yoldi, este Magistrado-Juez «en servicios especiales» gana mucho mas cuando esta calladito.
    Fijese, lo nombraron en esta Comision para Reformar la actual Ley Organica del Poder Judicial y acabo presidiendola y todo sin decir nada:

    http://www.boe.es/boe/dias/2012/03/13/pdfs/BOE-A-2012-3569.pdf

    Mi duda, y haber si tengo tiempo para comprobarlo, es realmente reunia antes de su nombramiento, «las condiciones exigidas para ser Presidente de Sala del TS» porque lo de los 25 años «de antiguedad» en el ejercicio de su profesion (art. 586 de la nueva LOPJ) para los juristas de reconocido prestigio, es de lo mas ambiguo. Recuerde lo que paso y como se cuestionaron los nombramientos de aquel Fiscal General del Estado (ex luchador canario) o del Sr. Fungairiño o como le disputo el Sr. Garzon la Presidencia al Sr. Gomez Bermudez.

    Que recuerde, el Sr. Lesmes estuvo primero de Fiscal y despues se paso a Magistrado Especialista Contencioso-Admvo, para muy rapidamente en el año 1996 llevar la Oficina de Objecion de Conciencia y despues sustituir al Sr. Zoido, hasta que llego el Ministro Lopez Aguilar y volvio a la AN y TS.
    No creo que lleve 25 años «efectivos» poniendo Sentencias, pero eso si, ya ha puesto mas que su antecesor, el Sr. Divar que no puso ninguna.
    El Anteproyecto de la nueva Ley Procesal Penal, ya se presento en 2012 y reformo en 2013 y se puede ver aqui (solo falta discutirlo y aprobarlo):
    http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/1292393812574?blobheader=application%2Fpdf&blobheadername1=Content-Disposition&blobheadername2=Descargas&blobheadervalue1=attachment%3B+filename%3DPropuesta_de_texto_articulado_de_Ley_de_Enjuiciamiento_Criminal.PDF&blobheadervalue2=1288780163967

    Pero estoy con Vd., que no nos meta un gol, como si fuera una Ley que nunca se reformó, porque en la menos esperada, te puedes encontrar un parche legislativo.
    Saludos cordiales

  2. Ralf says

    Con el palo y la zanahoria os controlan los del Opus a todos los políticos y periodistas del régimen, incluido el Lesmes este.

  3. Luis García says

    Estimado señor Yoldi: aunque efectivamente tiene vd razón en que no es por la Ley de Enjuiciamiento Criminal por donde debería empezarse (es mucho mas urgente aumentar planta judicial o fiscal, si finalmente se decide que sean estos funcionarios los que lleven la instrucción, así como especializarlos, fortalecer los mecanismos de cooperación internacionales y crear una auténtica PJ que dependa del Juez y no del mando político de turno), tampoco podemos afirmar que sea innecesario reformar una Ley que permite recurrir el auto de admisión a trámite de una querella, la diligencia que le han admitido a la parte contraria (y no solo la que te han denegado a tí) o promover incidentes de recusación infundados.

    En USA tu te sometes a la investigación del Fiscal. Cuando esta termina o cuando pasa un plazo razonable, acudes al Juez de garantias solicitando las diligencias que el Fiscal te denegó, que solo se te admiten si son imprescindibles para preparar el juicio y si no te las puedes costear tu solito. En la medida que nos vayamos aproximando a ese tipo de modelo e introduzcamos en alguna medida el principio de oportunidad, que permita dejar de investigar y perseguir según qué bagatelas, iremos acortando el tiempo de las instrucciones, hasta ahora interminables. Un saludo

  4. Joane says

    A pesar de todo, no da puntada sin hilo.
    Al verlo, pensé a ver por dónde sale la patita,… y la patita sale en la obsesión de eliminar al Juez de Instrucción y que se pase -de un modo u otro- la instrucción al fiscal que, como se sabe, es un organismo jerárquico cuya cumbre nombra el Gobierno.
    Podía haber dicho alguna otra cosa, como que el Constitucional acaba de declarar las escuchas con micrófonos en comisaría por no estar previstas. O que España ha sido condenada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por insuficiencias normativas varias.
    Pero no, no es eso lo que tiene en mente cuando habla de reformar la LECrim. No, de lo que habla es sólo del Fiscal.
    ¿Por qué, qué diferencia supone el Fiscal, en efectividad y rapidez de instrucción?
    Ninguna. La única diferencia, a día de hoy, es que investigue alguien en principio independiente (el Juez) o alguien sometido por la ley a dependencia jerárquica (el Fiscal).

  5. KAFKANILLAS says

    Como lega en temas judiciales y jurídicos he de reconocer que me ha entusiasmadoel post del Sr. García. Hasta yo lo he comprendido. Eñ «principio de oportunidad», qué bella metafora. En España al menos.

    Sr. Yoldi, le felicito por no ahondar en los tediosos meandros de la tangentopolis patria. Alguien tiene que tener miras más altas, aunque sea un periodista.

  6. Panóptico says

    Sr. Kafkanilla, para entender bien que es tener o no tener el «principio de oportunidad» puede ver el Contrato que gracias a unos peridistas de investigación, nos brindan hoy aquí:

    http://www.eldiario.es/economia/Aznar-Abengoa-contratos-Libia-Gadafi_0_318469113.html#documento
    Este es «ser oportuno» y además un «patriota» y lo demás en cuento, esto es darlo todo por tu país, arrimar el hombro y si uno tiene que hacerse la foto con un impresentable pues nada por «patriotismo» se la hace uno. Que dicen que este hombre (Lider Libio) fue en su dia un terrorista, que mando derribar unos aviones con pasajeros, nada de eso, el no negociaba nunca con terroristas. El expresidente, solo tenia «la oportunidad» de llevárselo «calentito» y claro esta, los principios, son los principios.
    Lo entiende ahora mejor, que el Sr. Garcia, con tantos eufemismos le tiene liado, el principio de oportunidad es no dejar pasar la ocasión sin llevárselo calentito….
    Que país de chorizos, tenemos….
    Saludos y mi felicitación a los periodistas que sacan esta exclusiva. Como vemos al no ser un caso de los «robagallinas» no tendremos norma aplicable y se ira de rositas. Ademas el sabra defenderse, que para eso es Inspector de Hacienda como su amigo, el Sr. Blesa.
    ¿Haber si va a resultar, que concretamente estos inspectores de hacienda -por oposición- son también unos «robagallinas» que actúan oportunamente?
    Mejor tomárselo a broma, porque mientras unos trabajamos, hay que ver como se lo montaban estos «listos» y «oportunos».
    Saludos

  7. Panóptico says

    Sr. Yoldi, mientras el Sr. Lesmes habla de los «robagallinas» y la reforma de la Ley Procesal Penal, resulta que el Presidente del Tribunal de Cuentas -en uno de sus pocos trabajos conocidos- y respecto del art. 411 de la Ley Organica del Poder Judicial (que impone a los jueces por dolo o culpa la responsabilidad civil de su actos) nos dice en el Congreso lo siguiente:

    «El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, ha reprobado que la póliza de seguro vigente en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para cubrir la responsabilidad civil por los delitos dolosos cometidos por los jueces en el ejercicio de sus cargos es un «exceso que no está justificado» y ha advertido de que su institución «nunca» ha aceptado que el dinero «público» se destine a estos gastos.
    El máximo responsable del Tribunal de Cuentas ha presentado este martes en la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de Relaciones con el Tribunal de Cuentas el informe de fiscalización sobre el ejercicio del CGPJ referido a 2010, que desvela el elevado margen de «discrecionalidad» y las numerosas irregularidades detectadas durante la presidencia de Carlos Dívar»

    Asi que mientras criticamos que el Sr. Blesa, inste ante el Juez Andreu que sea su Compañia de Seguros (Mapfre) la que haga frente a la fianza civil, que le impone, resulta que en los ultimos casos de «prevaricacion dolosa» los Jueces condenados (Serrano, Coro Cillan y Elpidio) han aportado como fianza civil, la poliza del CGPJ que ahora el Tribunal de Cuentas, no ve como «gasto publico» dado que la hemos pagado todos y los beneficiarios -pese a cometer un delito- han sido los condenados, que no han tenido que soltar «la gallina» para hacer frente a sus responsabilidades.
    Dudo que esta Compañia de Seguros (creo que es Zurich) haya despues ejercitado después la accion de repetición (art. 117 CP) contra los condenados.
    Saludos

  8. KAFKANILLAS says

    Estimado Panóptico, es obvio que la ocasiones las pintan calvas. Unos aprovechan…. y a los demás se nos ponen los pelos como escarpias. Buen fin de semana a todos

Leave A Reply

Your email address will not be published.