El indulto más estridente del PP

7
Jaume_Matas_Rajoy
Jaume Matas y Mariano Rajoy, en los tiempos de vino y rosas. / Efe

El pseudo indulto a Jaume Matas, con el que nos ha obsequiado esta semana el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, parece una confusión más entre el "haz lo posible" y el "hazlo posible". Matas, ex presidente de Baleares en dos ocasiones, ex ministro popular  y amigo de Mariano Rajoy, ha visto así compensada la negativa a su petición de indulto con la concesión de un tercer grado penitenciario, que le permite cumplir en semilibertad el resto de la pena por tráfico de influencias a la que fue condenado por la Audiencia de Palma, en una de las veinte piezas en las que está dividido el caso Palma Arena.

Lo estridente de la medida es que Instituciones Penitenciarias, que depende directamente del Ministerio del Interior y por ende del Gobierno, se ha tirado a la piscina en favor del compañero caído en desgracia, con los informes técnicos contrarios de la prisión de Segovia en la que se encontraba cumpliendo condena, que eran partidarios de la clasificación en segundo grado, pero no del tercer grado penitenciario —que supone cumplir la pena en libertad, aunque con la obligación de tener que ir a dormir a prisión de lunes a jueves— puesto que Matas no está arrepentido. La Audiencia de Palma le condenó inicialmente a seis años de prisión, por tráfico de influencias, malversación de caudales públicos y prevaricación, aunque el Tribunal Supremo le absolvió de estos dos últimos delitos y la pena quedó fijada en nueve meses de prisión y una multa.

El ex ministro solicitó la suspensión de la ejecución de la pena o la conmutación de la misma para evitar ingresar en la cárcel. Sin embargo, la Audiencia de Palma consideró gravísima la conducta de quien debería ser garante de las leyes y precisó que "el daño social causado y el quebranto de la integridad y dignidad de las instituciones públicas no se satisface con una multa de 10.840 euros", que era la sanción que acompañaba a la pena privativa de libertad. El tribunal confirmaba que no estaba obligado a conceder automáticamente la suspensión de la ejecución de la pena de cárcel y aludía a la "peligrosidad criminal" de Matas, "entendida como la derivada de la gravedad, naturaleza y entidad de los hechos por los que fue condenado" y a que existían otros procesos abiertos contra él.

Jaume_Matas_Antonio_Alemany
Matas (derecha) y Antonio Alemany, durante su juicio. / Efe

Matas fue considerado culpable de haber influido en que el periodista de El Mundo, Antonio Alemany, que le redactaba los discursos y al tiempo le elogiaba desde su diario, cobrara importantes sumas de dinero de la administración balear. Alemany afronta una condena de dos años y tres meses de cárcel.

Ambos solicitaron el indulto al Ejecutivo amigo en un momento en que los papeles de Bárcenas, sobre el pago de sobresueldos en dinero negro a dirigentes del Partido Popular, y el desarrollo de la instrucción del caso Gürtel, la trama de corrupción que afecta a la citada formación política en varias comunidades autónomas, no permitían demasiadas alegrías. Lea Un indulto en diferido

El indulto a Alemany estaba claramente descartado, pero dejar en la estacada al colega... Parece obvio que Matas, que tiene otros procesos en el horizonte, se ha tenido que conformar con esta solución de emergencia del tercer grado. La medida es una prerrogativa exclusiva del Gobierno, pero el tema es tan escandaloso que hasta la Fiscalía ha presentado un recurso contra esa decisión y ahora tendrá que ser el juez de vigilancia penitenciaria el que resuelva definitivamente la cuestión.

Matas es el segundo ministro que pasa por prisión —el anterior fue José Barrionuevo por su participación en el secuestro de Segundo Marey— desde la muerte de Francisco Franco. También es, por ahora, el segundo presidente de comunidad autónoma, tras Gabriel Urralburu, presidente socialista de Navarra.

Me pregunto si el Gobierno, tras este asunto de Matas no estará pensando en quién será el siguiente, o si le tocará de nuevo al propio Matas. Algo así como  haber llegado al final del infinito y en el regreso, volver a empezar.

7 Comments
  1. Buf says

    La situación de la Justicia (por llamarla de alguna manera, la oficial) es uno de los más destacados indicadores del nivel de corrupción y de la impunidad con la que se libra a los cómplices (protegidos) de los crímenes, en este régimen que en la televisión dice que es «democrático».

  2. juanjo says

    Al Rajoy, como se ha visto en el caso catalán, se le va la fuerza por la boca, pero tonto no es. Y ha aprendido. Después del cristo armado el Bárcenas, sabe que un ex ministro se no se le echa una mano puede irse también del pico y armarle otro tanto.

    De ahí que a semejante chorizo, se le indulte y, además, se le permita quedarse con todo.

  3. KAFKANILLAS says

    El sistema funciona. Lo que es evidente es que el «sistema» no es positivo para la sociedad. El problema es el «sistema». Hay que replantearse algunas cosas, hay que repudiar este «sistema».

  4. Panóptico says

    Sr. Yoldi, le dejo un enlace donde otro juntaletras como dice el Sr. Garcia, publica una serie de reuniones para otros posibles «indultos en diferido» y anuncia una entrevista con un Ex-Fiscal Anticorrupcion al respecto.
    De ser cierto lo que publica, creo que es muy grave, porque la unica esperanza que nos queda ante tanto corrupto es una Justicia ejemplar:
    http://www.espiaenelcongreso.com/2014/11/11/radio-3w-el-fiscal-villarejo-destapa-una-trama-de-jueces-y-abogados-unidos-a-la-gurtel-que-come-con-acebes/
    Saludos
    PD.- Entiendo que estara muy liado con su proximo evento, para el que le deseo una formidable acogida y le aseguro que comprare su proxima novela, para seguir gozando con la lectura de sus escritos.

  5. José Yoldi says

    Hola a todos:
    Es cierto que parece que la corrupción nos salpica desde todos los estamentos políticos y jurídicos, pero yo soy optimista. Iremos a mejor.
    Por lo demás, por fuentes jurídicas que suelen estar bien informadas tuve conocimiento de esa comida que menciona el señor Panóptico, entre Acebes, Marchena y Maza, celebrada ya hace unas fechas en un club gourmet de Madrid, con viandas (angulas, percebes y chuletón) que parecen sacadas de un prospecto de la lujuria de la gula.
    Parece que la factura de tan excelsos manjares fue abonada por el jefe de Legalitas, que también asistió al sarao.
    Lo cierto es que mientras no se demuestre lo contrario, yo no aprecio delito alguno en ese comportamiento, aunque sea éticamente reprobable, especialmente en los tiempos de crisis que corren, con la cuarta parte de los españoles rebasando el umbral de la pobreza.
    Otra cosa sería que estos distinguidos magistrados favorecieran con sus resoluciones pleitos en los que interviniera Legalitas. Pero que yo sepa, no es el caso. ¿O sí?
    Saludos cordiales.

  6. Panóptico says

    Para que quede completo el post, ver por lo novedoso el Auto revocatorio y bien fundamentado del JVP por el que le quita el tercer grado a Matas aqui:

    http://estaticos.elmundo.es/documentos/2014/11/17/matas.pdf

Leave A Reply

Your email address will not be published.