Podemos: luces y sombras en la construcción de una nueva fuerza política

 

Podemos
El encuentro presencial de Vistalegre celebrado el 18 y 19 de octubre fue uno de los puntos clave en la Asamblea Ciudadana de Podemos que se cierra mañana. / Efe

Mañana al mediodía habrá nacido una nueva fuerza política. Así anuncia Podemos en sus redes sociales el acto de cierre de la Asamblea Ciudadana que tendrá lugar en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid desde las 11. Con la presentación del secretario general y los representantes de los dos órganos de dirección creados, Consejo Ciudadano y Comisión de Garantías, culmina un proceso que ha servido para construir oficialmente la organización.

Publicidad

Un camino que no ha estado exento de debates internos, críticas concretas e incluso cierta tensión política en el seno de la militancia. Militancia que, por otro lado, ha podido participar en un nuevo sistema que ha propiciado una participación política sin precedentes en nuestra democracia. Más de 80.500 personas han participado en la elección de las candidaturas hasta el día de hoy, según fuentes de Podemos. Tienen la posibilidad de votar más de 243.000 personas.

Tras el resultado electoral europeo del 25 de mayo, muchas eran las incógnitas sobre cómo iba a funcionar y estructurarse el movimiento. Pronto, y coincidiendo con un mensaje de participación ciudadana abierta que Pablo Iglesias resaltó durante la campaña, el grupo motor propuso la realización de una asamblea constituyente. El resultado es la denominada Asamblea Ciudadana “Sí se Puede” que comenzó el 15 de septiembre y culminará mañana tras varias fases. “Lo único que tenemos claro es que el 15 de noviembre tendremos una organización capaz de dotar de expresión política el malestar ciudadano”, afirmaba Luis Alegre a cuartopoder.es al comienzo del proceso.

Pero el germen inicial tuvo lugar entre los días 12 y 13 de Junio. Era necesario decidir qué grupo de personas organizaba todo el proceso. Un equipo técnico que gestionara y dirigiera los mecanismos concretos para la constitución formal del partido. Iglesias presentó una lista y cuando todo parecía indicar que no habría más candidaturas, el Círculo de Enfermeras saltaba a la luz pública por primera vez, no será la única, con la presentación de una lista alternativa. “No nos presentamos en contraposición con la lista presentada sino como una candidatura alternativa, como toda democracia permite, para que los votantes puedan decidir qué lista es la más correcta para elaborar el equipo de trabajo”, señaló entonces a cuartopoder.es Carolina Huelmo, portavoz de ese círculo.

No hubo sorpresas y los nombres de Iglesias se impusieron con el 86,8% de los votos. Participaron 55.882 personas. Desde el primer momento surgieron voces diferentes respecto al tipo de democracia interna que se establecería o al papel de los círculos. La inquietud generada en los círculos con algunos aspectos también quedó patente el 14 de Junio. La Facultad de Filosofía de la UCM acogió el primer encuentro presencial de Podemos y allí se realizaron abiertas críticas al grupo promotor por el sistema de listas cerradas para la organización de la asamblea al tiempo que se reclamaba mayor protagonismo territorial. También se debatió en torno al tipo de estructuras internas, anticipando ya el que quizás ha sido el mayor debate interno en Podemos durante todos estos meses.

Trabajo de creación de documentos

La Asamblea Ciudadana arrancó con la fase de presentación de borradores. Es decir, la elaboración de unos documentos organizativos, políticos y éticos que sentaran las bases de funcionamiento de Podemos. Durante un mes, muchísimas personas trabajaron en la redacción de estos textos. Luego además se tuvo la oportunidad de transaccionar, es decir, agruparse de forma consensuada entre documentos similares para agilizar el proceso. Es quizás uno de los mayores éxitos de Podemos, conseguir que mucha gente haya sido capaz de pasar horas pensando cómo sería su ideal de funcionamiento.

Con tantas personas, los focos, por lógica mediática, se centraron principalmente en dos modelos de organización. Por un lado, la defendida por Iglesias, Juan Carlos Monedero o Iñigo Errejón, entre otros. Por otro, la defendida por el eurodiputado Pablo Echenique, entre otros, o los sectores de Izquierda Anticapitalista (IzAn), destacando la eurodiputada Teresa Rodríguez. El número de portavoces generales y el sistema para elegir las personas que formarían parte de los órganos empezaron a ser puntos calientes en el debate.

Quizás el mayor punto de tensión política se dio al conocerse que el borrador ético de Iglesias impedía la doble militancia para participar en los órganos de dirección. Esto, en la práctica, impedía el acceso a los militantes de IzAn, partido que estuvo muy activo en el origen de Podemos y cuyos miembros más destacados como Miguel Urban o la mencionada Rodríguez han tenido mucha presencia.

La búsqueda del consenso en torno a la organización se buscó hasta el último momento. Echenique logró reagrupar a varias de las propuestas más valoradas en la web. Un encuentro al que no acudió ninguna representación del equipo de Iglesias. Además, en los momento previos al cierre de plazo para la presentación de borradores, la eurodiputada Tania González se sumaba al proyecto organizativo de Iglesias mientras que la también parlamentaria Lola Sánchez mostraba apoyo a Sumando Podemos, “marca” del grupo de Echenique. Se escenificaba así la división “organizativa” entre los 5 eurodiputados.

Con esta situación se llegó a Vistalegre. Allí se defenderían los borradores ante miles de personas. En total, más allá de las dos propuestas citadas, 15 modelos éticos, 24 organizativos y 18 políticos. El sistema de votación, por el cual los ponentes podían decidir si sus borradores deberían votarse en bloque o podían hacerse por separado, también suscitó críticas. Algo de lo que se defendió el equipo técnico a continuación. “Es falso que hayamos cambiado las reglas”, destacó Luis Alegre. Echenique, pese a todo, consideró posteriormente un error este sistema y afirmó que la información no era clara.

Iglesias defendió durante las dos jornadas del 18 y 19 de septiembre su modelo. “Tres secretarios generales no ganan las elecciones, sólo uno sí”, afirmó. También expresó su intención de no optar a la dirección si su equipo, Claro que Podemos, no vencía en las votaciones. El resultado fue abrumador. Con un 80,71% de los votos, los borradores de Iglesias se impusieron claramente. Un 12,37% optó por Sumando Podemos.

Candidaturas

La última fase y el último episodio de debate ha tenido que ver con la confección de candidaturas. “No voy a darme de baja en IzAn”, señalaba Rodríguez a este medio. Tras la consulta con el equipo técnico que le reiteró la imposibilidad de doble militancia, Sumando Podemos presentó una candidatura al Consejo Ciudadano encabezada por Echenique y sin ningún militante de IzAn. Al mismo tiempo anunciaba que si Iglesias presentaba una lista completa de 62 nombres a este órgano, su candidatura se retiraría. Algo que finalmente sucedió. El equipo de Echenique se quejó de la falta de igualdad de oportunidades y consideraba un error no dejar más espacios para la pluralidad.

Una situación que deja en más ventaja si cabe al equipo de Iglesias de cara a una votaciones que comenzaron el lunes y terminan esta noche. Paralelamente, de nuevo el Círculo de Enfermeras ha criticado duramente el sistema de votación, así como varias personas dentro de los círculos de Podemos han reflejado su malestar con esta parte del proceso.

Entre los retos pendientes, la mirada está sin duda puesta en las próximas elecciones municipales y autonómicas. Las convergencias políticas con proyectos municipalistas como Ganemos Madrid o Guanyem Barcelona están sobre la mesa y es la apuesta del equipo de Iglesias. Con todo por decir, ya se están dando pasos para llegar a acuerdos. Mientras, según lo aprobado por Podemos en los documentos políticos, se confeccionarán candidaturas autonómicas con la marca Podemos. El camino de la nueva fuerza política sigue.