De los ocho ministros de Franco vivos, cinco están imputados por presuntos crímenes

5
gobierno_Franco
Uno de los últimos gobiernos de Franco, poco antes del asesinato del Almirante Carrero Blanco. / Efe

39 años después de la muerte del dictador, sólo quedan vivos ocho de los que fueron sus ministros, de los que cinco están imputados por supuestos crímenes por la juez argentina María Servini de Cubría, que ha remitido a la Interpol una orden de detención internacional contra ellos. Hasta hace unos meses había diez ministros de Franco vivos, pero el 4 de agosto pasado falleció Alberto Monreal Luque, y el 24 de septiembre murió también Antonio Barrera de Irimo. Ambos fueron ministros de Hacienda.

Publicidad

¿Qué queda del franquismo hoy, 39 años después de que el dictador muriera en una cama de hospital aquel 20 de noviembre de 1975? Hay quien habla de un 'franquismo residual', es decir, de la persistencia de algunos símbolos presentes aún en algunas fachadas irreductibles, o de nombres de calles en determinadas capitales o en pueblos olvidados y anacrónicos; hay incluso quien habla del 'franquismo sociológico', un eufemismo para definir a aquellos que añoran un régimen que sembró el terror en España entre 1936 y 1975. Pero la realidad es que de Franco sólo quedan, además de sus descendientes en forma de nietos y biznietos, ocho de los que fueran sus ministros en ese periodo negro de la historia de España.

Ellos, los últimos del franquismo, son José García Hernández, Licinio de la Fuente y de la Fuente, José María López de Letona Núñez del Pino, José María Gamazo Manglano, José Utrera Molina, Antonio Carro Martínez, Fernando Suárez González y José María Sánchez-Ventura y Pascual. Es lo último de verdad que queda de una época que muchos españoles recuerdan aún con carta de ajuste a rayas y en blanco y negro.

Durante sus 36 años de dictadura, el proclamado 'Generalísimo' Francisco Franco constituyó 15 gobiernos (el primero, el 30 de enero de 1938, un año antes de que acabase la Guerra Civil), y junto a él se sentaron en el poder a lo largo de esos años un total de 124 ministros. Los ocho últimos que quedan vivos suman un total de 719 años: el más 'joven', Fernando Suárez, tiene 81, y el más 'veterano', José García Hernández, tiene 99. De ellos, cinco están imputados por la causa contra el franquismo que se sigue en Argentina: Utrera Molina, Fernando Suárez, Antonio Carro, Licinio de la Fuente y José María Sánchez-Ventura.

• Licinio de la Fuente y de la Fuente (Noez, Toledo, 1923)

Licinio_de_la_Fuente_(1970)
Licinio de la Fuente. / Wikipedia

Abogado del Estado, fue ministro de Trabajo, y cuando Luis Carrero Blanco fue presidente en 1973 y remodeló el Gobierno, le mantuvo en la cartera. Tras el asesinato del almirante, su sucesor en la Presidencia, Carlos Arias Navarro, le confirmó en el puesto y le ascendió con la misma cartera al rango de vicepresidente tercero. Fue un destacado candidato para sustituir a Rodríguez de Valcárcel en la Presidencia de las Cortes a finales de noviembre de 1975, días después de la muerte del llamado Caudillo. En democracia, se presentó a diputado por Alianza Popular en las elecciones constituyentes.

Licinio de la Fuente ostenta el récord de ser el ministro vivo que más tiempo estuvo con Franco. Tras su cese participó activamente en la transición democrática con la Alianza Popular de Manuel Fraga. Fue uno de los defensores de la ley de la Reforma Política en 1976, con la que las Cortes franquistas se hicieron su propio haraquiri antes de las primeras elecciones democráticas.

A Licinio de la Fuente, la juez argentina María Servini de Cubría acaba de imputarle por crímenes durante el franquismo; en concreto por "haber convalidado con su firma la sentencia de muerte por garrote vil de Salvador Puig Antich asesinado el 2 de marzo de 1974", según se lee en el Auto.

En 1976 fue designado gobernador del Banco de España, cargo en el que permaneció hasta 1978. Posteriormente sería vicepresidente y consejero delegado del Banco Español de Crédito (Banesto).

• José Utrera Molina (Málaga, 1926)

José Utrera Molina. / Efe
José Utrera Molina. / Efe

Licenciado en Derecho, fue ministro de la Vivienda con Carrero Blanco, pero cuando ETA asesinó a Carrero (20.12.1973), el nuevo presidente, Arias Navarro, le confirmó en el Gobierno, aunque le cambió de departamento: le dio la Secretaría General del Movimiento, el órgano desde el que se controlaba Falange Española y en la que cesaría en marzo de 1975. Para sustituirle, el propio Franco dio el nombre del histórico ministro José Solís, conocido con el apelativo de "la sonrisa del régimen". Pese a todo, Utrera Molina fue el franquista más reacio a los cambios que se produjeron en España tras la muerte del dictador.

Utrera es suegro del que fuera alcalde de Madrid y ministro de Justicia con Mariano Rajoy, Alberto Ruiz-Gallardón, y siempre ha defendido en documentales y libros la figura del dictador y el legado del franquismo. Es conocida su obsesión por la enseña preconstitucional hasta el punto de que tituló sus memorias con el explícito título de "Sin cambiar de bandera". En 2007 escribió un artículo en Abc en el que descalificaba la retirada de honores a Franco por parte del Ayuntamiento de Madrid, dirigido por aquel entonces por su yerno: “Yo declaro aquí, en este artículo, mi lealtad a Francisco Franco. Lo hago consciente de los ataques que aún he de recibir, de las injurias que van a cubrir mi nombre, de las patrañas que van a envolver la verdad que defiendo, pero entiendo que esa lealtad jurada me obliga hasta el último día de mi existencia”.

A Utrera Molina, la juez argentina María Servini de Cubría acaba de imputarle por crímenes durante el franquismo; en concreto por "haber convalidado con su firma la sentencia de muerte de Salvador Puig Antich ", según se lee en el Auto.

• Antonio Carro Martínez (Lugo, 1923)

Antonio_Carro
Antonio Carro Martínez. / xunta.es

Letrado del Consejo de Estado y militante de Falange Española de las JONS, fue ministro Subsecretario de la Presidencia en el primer Gobierno de Arias Navarro, con quien estuvo todo el mandato, desempeñando un papel clave en la cesión del Sáhara a Marruecos y Mauritania. Cesó el 12 de diciembre de 1975. Posteriormente ingresó en la Alianza Popular (AP) de Fraga, fue elegido diputado en las primeras elecciones democráticas (junio de 1977) y sería vicepresidente segundo del Congreso entre 1982 y 1989.

A Antonio Carro, la juez argentina María Servini de Cubría acaba de imputarle por crímenes durante el franquismo; en concreto por "haber convalidado con su firma la sentencia de muerte por garrote vil de Salvador Puig Antich, producida el 2 de marzo de 1974 y, también la de los últimos fusilamientos del régimen franquista el 27 de septiembre de 1975, en las ciudades españolas de Madrid, Barcelona y Burgos, en las que fueron ejecutados José Humberto Baena Alonso, José Luís Sánchez Bravo Sollas, Ramón García Sanz, Juan Paredes Manot, y Ángel Otaegui Echeverría", según se lee en el Auto.

• Fernando Suárez González (León, 1933)

Fernando_Suarez_Gonzalez
Fernando Suárez González. / Efe

Catedrático de Derecho del Trabajo, entró como vicepresidente tercero y ministro de Trabajo en el último gobierno de Franco presidido por Carlos Arias, en sustitución de Licinio de la Fuente, que había dimitido por discrepancias con la política social. Luego, tras su cese como ministro, colaboró activamente con la transición política: el Rey Juan Carlos I le nombró por designación directa Procurador en Cortes y fue miembro de la ponencia que defendió el Proyecto de Ley para la Reforma Política. Entre 1986 y 1994 fue diputado por Madrid y eurodiputado por el PP, partido del que fue vicepresidente 3º, pero después de un intento de formar un partido más a la derecha que el PP se retiró de la política activa y en 2007 ingresó en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

A Fernando Suárez, la juez argentina María Servini de Cubría acaba de imputarle por crímenes durante el franquismo; en concreto por "haber convalidado con su firma las sentencias de muerte de José Humberto Baena, José Luís Sánchez Bravo, Ramón García Sanz; Juan Paredes Manot y Ángel Otaegui Etxebarria, fusilados el 27 de septiembre de 1975", según se lee en el Auto.

• José María Sánchez-Ventura y Pascual (Zaragoza, 1922)

José_María_Sánchez_Ventura
José María Sánchez-Ventura. / captura del diario ABC del 9-1-75

Notario. Como ministro de Justicia en el último gobierno de Franco fue responsable de la pantomima de los últimos juicios del franquismo, con pena de muerte incluida. En su condición de Notario Mayor del Reino, autorizó el acta que acreditó la muerte de Franco el 20 de noviembre de 1975, la que declaraba la constitución del Consejo de Regencia, la que daba fe del juramento del Rey Juan Carlos I y la que certificaba la inhumación de los restos de Franco en el Valle de los Caídos. Asimismo dio fe del juramento del Rey ante las Cortes pocos días después. Tras cesar como ministro el 13 de diciembre de 1975, ejerció como notario en Elche hasta 1980. Desde 1983 hasta 1992 fue notario de Madrid.

A Sánchez-Ventura, la juez argentina María Servini de Cubría acaba de imputarle por crímenes durante el franquismo; en concreto por "haber firmado las sentencias de muerte de los últimos fusilamientos del régimen franquista el 27 de septiembre de 1975, como Ministro de Justicia del 15° gobierno de la dictadura, en las ciudades españolas de Madrid, Barcelona y Burgos, en las que fueron ejecutados José Humberto Baena Alonso, José Luís Sánchez Bravo Sollas, Ramón García Sanz, Juan Paredes Manot, y Ángel Otaegui Echeverría", según se lee en el Auto.

• José García Hernández (Guadalajara, 1915)

Fue ministro de Gobernación y vicepresidente entre el 3 de enero de 1974 y el 12 de diciembre de 1975. Tras la muerte de Franco fue nombrado vicepresidente del Banco Exterior de España, del que era consejero, y por unos meses presidente hasta que fue destituido en julio de 1977. Había presidido la Diputación Provincial de Guadalajara (1941-1946) y fue Gobernador Civil de Lugo (1947-1949) y Las Palmas (1949-1951), cargo que reemplazó por la Dirección General de Administración Local. En enero de 1974 fue nombrado ministro de Gobernación y vicepresidente del Gobierno por Carlos Arias Navarro, con el que había coincidido en la etapa en que ambos fueron gobernadores civiles.

Su gestión al frente del Ministerio de la Gobernación se caracterizó por un endurecimiento del autoritarismo, marcado por las ejecuciones a garrote vil de Salvador Puig Antich y Heinz Chez (1974) y por el fusilamiento de Ángel Otaegui Echevarría, José Humberto Baena Alonso, Ramón García Sanz, José Luis Bravo Solla y Juan Paredes Manot (1975). Estos últimos fueron procesados y condenados siguiendo un decreto-ley antiterrorista publicado por su Ministerio que autorizaba la celebración de consejos de guerra sumarísimos contra civiles por acciones armadas contra el régimen.

Fue cesado en diciembre de 1975, cuando se constituyó el primer gobierno de la Monarquía y sucedido por Manuel Fraga Iribarne. Luego fue consejero-delegado del Banco Exterior de España (1976-1977) y en 1978 presidió el consejo de administración de Naviera de Canarias S.A.

• José María Gamazo Manglano (Madrid, 1929)

Pertenece al Cuerpo Técnico de la Administración Civil del Estado y en 1964 fue nombrado director general de Servicios de la Presidencia del Gobierno, despachando a diario con Carrero Blanco. Cuando el almirante fue designado presidente, le eligió para sustituirle a él mismo como ministro subsecretario de la Presidencia. Como cargo de la máxima confianza y proximidad de Carrero, el sucesor de éste, Arias Navarro, le cesó el 3 de enero de 1974, pasando a desempeñar la presidencia de Minas de Almadén y Arrayanes durante varios años.

• José María López de Letona Núñez del Pino (Burgos, 1922)

Ingeniero de Caminos fue ministro de Industria. Carrero lo mantuvo cuando fue nombrado presidente, pero lo cesaría Arias Navarro el 3 de enero de 1974, dedicándose entonces a la empresa privada. Antes de la muerte de Franco y tras esbozar con algunos íntimos colaboradores un retrato robot del primer presidente del Gobierno de la Monarquía, el entonces Príncipe Juan Carlos lo tuvo en mente para nombrarle. Pero el empecinamiento de Arias por continuar presidiendo el Consejo de Ministros trastocó esos planes.

5 Comments
  1. ARKAITZ says

    los 5 ministros neonazis peperos franquistas del opus dei deben ser ingresados en el macro psiquiatrico pepero del barcenasgate para que pasen a la hi8storia uniuversal de la humanidad como criminales asesinos neonazis franquistas por el ebin de toda europa please

  2. currantenormal says

    Métodos del comunismo internacional y sus asalariados para desprestigiar el momento álgido de paz justicia, progreso y bienestar en la reciente Historia de este pais. Hoy es vergonzante ver ministros casi analfabetos que no tienene ni idea de como llevar un ministerio para el bien de todos. Toda esa gentuza en las Cortes hoy Marz 2016 ¿ellos van a dictar las leyes? algunos no tienen casi ni el bachillerato terminado, por no hablar de quienes defienden indeseables como Salvador Puig que mató a sangre fría a un joven chaval policía que cumplía con su trabajo

  3. currantenormal says

    Los indeseables, los delincuentes, los asesinos, odian a la policía, a la justicia. No debe extrañarnos, pero los comunistas van aun más lejos intentando continuamente cambiar la Historia, darle la vuelta haciendo buenosnlos criminales y malos sus inocentes víctimas y a la gente normal. Asi consiguen, aun hoy, Mar 2016 engatusar, como hace 100 años a la gente normal para quitarles todo lo que tienen. Ni uno solo de los paises en que han mandado o tenido fuerte influencia se ha salvado de la ruina económica, de los miles de asesinatos y del terror.

  4. currantenormal says

    Hoy mismo venía en la prensa las patadas hasta ensangrentarla a una pobre chica que en la playa hizo un comentario contra un ministro de Venezuela. Alguien lo oyó y avisó de ello. Si no es asesinada, como es costumbre, morirá en la cárcel
    Si nis dejamos llevar sin reaccionar, permitiendo que los cachorros de Venezuela sigan presentándosen a las elecciones en España podemos acabar en la miseria como ha pasado en todos los paises comunistas
    Solo a los muy ricos les debe dar igual. Ellos se harán amigos del Maduro de turno o emigrarán, con su dinero otro sitio.Pobrez los demás como yo que no tenemos medios de escapar

Leave A Reply

Your email address will not be published.