El PSOE le devuelve la pelota a Rajoy criticando la “herencia” que va a dejar su Gobierno

PSOE_Sanchez_Luena
Imagen de archivo de Pedro Sánchez junto con su ‘número dos’, Cesar Luena. / Efe

El PSOE ha aprovechado el tercer aniversario del Gobierno del PP para devolverle la pelota a Mariano Rajoy y sus incesantes críticas a la herencia recibida del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. En un extenso documento dirigido a sus cuadros afirma que la herencia que ya deja Rajoy “han sido 3 años de fracasos, porque España tiene ahora, no una, sino tres crisis sin resolver: una crisis económica, una crisis social y una crisis institucional”.

Lo cierto es que el PSOE no quiere que el debate sobre la corrupción le sirva al PP para ocultar lo que considera más grave de la gestión de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Por eso, aprovechando el tercer aniversario de su llegada a la presidencia, ha elaborado un extenso informe que quiere que sus cuadros utilicen, de cara a las elecciones municipales y autonómicas del 25 de mayo, como arma de combate en todas sus actuaciones políticas, de manera que conciencien a la ciudadanía sobre el daño causado al Estado del Bienestar durante lo que va de legislatura del gobierno conservador.

Publicidad

No es que el documento olvide la corrupción, ni mucho menos. De hecho, destaca que “lejos de ser anecdótica, ha sido seña de identidad del partido en el Gobierno”. Prueba de ello, añade, son los numerosos casos en que se ha visto inmerso: la trama Gürtel, el caso Bárcenas de financiación ilegal del PP; el caso Palma Arena por el que está en prisión Jaume Matas; el caso Brugal con 29 imputados del partido gubernamental o próximos a esa organización, entre ellos la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo; la Operación Púnica; el caso Camps o de los trajes; el caso Fabra; y el de las Tarjetas Negras de Bankia.

Pero lo que la dirección de Ferraz pretende es que se haga hincapié en el destrozo causado al Estado de Bienestar. Por eso se destaca que “hace tres años, Rajoy y el PP llegaron al Gobierno asegurando que, en cuanto ellos gobernasen, bajaría el paro y arreglarían la economía. Y prometiendo, además, que lo harían sin subir los impuestos, sin recortar la prestación a los parados y sin hacer recortes ni en pensiones ni en educación ni en sanidad”. Por el contrario, añaden, “la realidad y los datos demuestran  que todo fue un engaño y que los 3 años de gobierno de Rajoy han sido 3 años de fracasos, porque España tiene ahora, no una, sino 3 crisis sin resolver: una crisis económica, una crisis social y una crisis institucional”, lo que provoca que haya más desigualdad, menos cohesión social y más problemas políticos.

La herencia que Rajoy y su gobierno dejan es cerca de un millón más de desempleados que cuando el PP llegó al poder, más de 5.400.000 parados y, según las últimas previsiones de la Comisión Europea, “España tendrá la tasa de paro más alta de la UE en 2016, por encima de Grecia”. Y añaden: “Por primera vez en democracia, ha caído la población activa. Más de 600.000 personas han salido de España en busca de trabajo o ya ni se apuntan al paro ante la falta de expectativas. Respecto a 2001, España tiene ahora 560.000 afiliados menos a la Seguridad Social, la segunda tasa de paro de larga duración más alta de la UE y la segunda tasa de paro juvenil más alta, con más del doble de la media de la UE”.

Y eso con menos protección porque ya hay 3,8 millones de personas en paro que carecen de ella, 1.789.000 hogares con todos sus miembros en paro y 728.500 hogares sin ingresos. A lo que hay que sumar el empleo más precario y la caída de salarios porque “han hecho una reforma laboral que ha permitido destruir empleo estable fácilmente para realizar contratos temporales y/o a tiempo parcial, con salarios más bajos”. De hecho, se destaca que “el trabajo temporal involuntario es del 92%, casi 30 puntos por encima de la media de la UE, el empleo a tiempo parcial no voluntario ha aumentado en 302.000 personas desde que gobierna el PP y 6 de cada 10 empleos parciales son involuntarios.

Con Rajoy, lo único que crece en España es la desigualdad, el paro, la pobreza y la deuda”, recuerdan. La precarización del empleo está provocando una situación insólita: aumentan los pobres con empleo. Además, han caído los salarios -el salario medio bajó en casi 100 euros-, pero no las rentas empresariales. Y, encima, la brecha salarial aumenta: en 2013 los directivos ganaron un 7% más, mientras que el sueldo de los mandos intermedios bajó un 3%.

También se precisa que, “con Rajoy, 1 de cada 5 españoles viven en riesgo de pobreza y exclusión social -11.746.000 personas- y España es el tercer país (de todos los de la UE y la OCDE) con más menores de edad en riesgo de exclusión social (el 36,3%)”. El 1% de los más ricos de España poseen tanto como el 70% de los españoles (menos de medio millón de personas frente a 32,5 millones de ciudadanos). En consecuencia, como denunció Pedro Sánchez el miércoles pasado en la sesión de control del Congreso, el PP está aniquilando a la clase media, que está cada vez más menguada.

También se re cuerda que “la pobreza energética afecta a 7.000.000 de españoles” y que la deuda pública de nuestro país es ahora prácticamente igual a todo lo que somos capaces de producir: casi un 99% del PIB (29 puntos más de deuda que hace 3 años). “España tendrá en 2015 el segundo mayor déficit público en tanto por ciento del PIB de todas las grandes economías avanzadas, detrás de Japón”, matizan.

Tras destacar que Rajoy ha devaluado las pensiones, ha impuesto copagos y ha hecho recortes sin precedentes en Sanidad, Educación y Dependencia, el informe, lo que ha supuesto que los pensionistas se hayan empobrecido desde que el PP gobierna, se pone en el punto de mira que, en materia de Educación y Ciencia, el Gobierno de Rajoy ha recortado más del 20% el presupuesto de Educación desde 2011 y retrocedemos la inversión educativa a la que teníamos en 2006. Desde 2012, se han recortado en 210 millones las becas y el Presupuesto en Investigación científica se ha reducido en 129.064,35 millones desde 2011 (-27,02%.).

Otro recorte sangrante ha sido el de la Sanidad. Desde que llegó Rajoy se consolida el desmantelamiento de la Sanidad Pública porque hay 7.200 millones de recortes en la Sanidad Pública y 28.500 sanitarios menos. A lo hay que sumar que Rajoy ha eliminado la cobertura de la Sanidad Pública a más de 873.000 personas y ha decidido expulsar de la cobertura a todos aquellos que salen al extranjero por un periodo mayor de 90 días. 36.000 personas, carecen de tarjeta sanitaria, es decir, no tiene derecho a la atención primaria.

Por otra parte, el PP ha ido desmantelando el sistema de dependencia: congeló la Ley para nuevos beneficiarios, empequeñeció las partidas en los Presupuestos, con la consiguiente reducción del importe de la prestación para las personas con algún derecho reconocido y, como consecuencia, ahora hay 172.978 dependientes en lista de espera.

No se olvida la subida de impuestos. “Rajoy ha hecho la mayor subida de impuestos de la democracia”, asegura el PSOE. Y señala: “Nada más llegar al Gobierno, el 30 de diciembre de 2011, aprueba un Decreto Ley que incorpora una subida de impuestos en el IRPF y en el IBI que el propio Gobierno cifraba en 6.275 millones de euros y, además de haber presentado una amnistía fiscal para aflorar rentas no declaradas, la primera etapa del gobierno de Rajoy se ha traducido, en total, en más de 30 subidas de impuestos.

Cinco subidas en el IRPF o el IVA; subida de tipos del 8% al 10% para el tipo reducido y del 18% al 21% para el tipo general, así como trasvase de productos del tipo reducido al general (IVA cultural); una subida media de

540 euros más por la primera matrícula en las tasas universitarias; dos subidas del IBI, la más importante fue la de diciembre de 2011, que se tradujo en subidas de los tipos entre el 4% y el 10%; el Copago farmacéutico sanitario; Y los impuestos especiales como la eliminación de la deducción para el gasóleo profesional, la subida del tabaco, permitir a las Comunidades gravar más los hidrocarburos.

A lo que hay que sumar el impuesto sobre patrimonio prorrogado en septiembre de 2012, si bien su supresión debería haberse hecho efectiva a partir de 2013, la modificación del Impuesto de Sociedades hasta 4 veces. Entre otras cosas, recuerda el informe, se ha subido del 8% al 10% el importe de los pagos fraccionados y se ha creado un gravamen especial del 5% para la actualización de balances de las empresas.

Se añade que “con la reforma fiscal del Gobierno, actualmente en tramitación y que entrará en vigor a partir del próximo 1 de enero, las rentas más favorecidas serán las que sobrepasan los 175.000 euros, las del 10% de la población, mientras que el resto, apenas lo notarán”.

Finalmente, el balance de los tres años de gobierno del PP destaca que se han producido una mayor crisis institucional y más problemas políticos como consecuencia de las reformas “sin consenso” llevadas a cabo por el Ejecutivo. “Ha cambiado unilateralmente el funcionamiento de instituciones y ha modificado –o intentado modificar- leyes significativas en contra del criterio de la mayoría”, dice el documento. Y añade: “Después de impedir durante años la renovación del Tribunal Constitucional, lo hace dando mayoría conservadora a sus componentes; con el rechazo frontal de casi toda la oposición, aprueba una reforma que lesiona gravemente las garantías de independencia del Consejo General del Poder Judicial y reduce al mínimo el control parlamentario; impuso las tasas judiciales en todas las jurisdicciones, salvo la penal; ataca la autonomía local y propicia la eliminación o privatización de los servicios públicos que prestan los ayuntamientos; ha puesto en entredicho la independencia del Tribunal de Cuentas por el sistema de contratación de su plantilla y la manipulación en las oposiciones celebradas en los últimos años; y cambió la ley para no tener que consensuar la elección del Presidente de RTVE.

Como remate, el PSOE se refiere a la crisis catalana. “Ante este grave problema, el gobierno se ha caracterizado por su inmovilismo y nula voluntad política para resolverlo y aportar soluciones. Tras el 9N, Rajoy tardó tres días en dar la cara ante el mayor desafío soberanista e independentista que ha sufrido nuestro país y se ha mostrado como un Presidente resignado, incapaz de abrir un proceso de consultas y de diálogo y para afrontar un proceso de regeneración democrática y de renovación del pacto constitucional”, sentencia finalmente el documento de balance.