Rato trampeó las cuentas de Bankia antes de la salida a Bolsa

2
Rato_Goirigolzarri_Bankia
Rato y Goirigolzarri, en una imagen del 9 de mayo de 2012, durante el relevo en la cúpula de la entidad. / Ballesteros (Efe)

Las cuentas con las que el grupo Bankia salió a Bolsa bajo la presidencia de Rodrigo Rato fueron falseadas y no reflejaban fielmente la situación de la entidad. Las acciones pasaron en poco tiempo de valer 3,75 euros por acción a menos de un euro. Cientos de inversores y miles de pequeños accionistas perdieron casi toda su aportación. Son los datos más sobresalientes de los informes de los peritos del Banco de España (ver en PDF I y II) que encargó realizar el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andréu para analizar las irregularidades y establecer las responsabilidades en el marco de la denuncia promovida por Unión Progreso y Democracia (UPyD).

Los informes son demoledores y dan a entender que Rato y su equipo trampearon a propósito las cuentas y no pueden alegar desconocimiento por “no reflejar la imagen fiel de la entidad” en los folletos de salida a Bolsa ni en los estados financieros del grupo, ya que “tenían la información necesaria o estaba a su alcance (el de Bankia) conseguirla para establecer la correcta valoración de los activos”.

Publicidad

Los peritos ponen de relieve que la salida a bolsa “no fue un modelo de concurrencia”. El precio se fijó a partir de las ofertas de 29 grupos económicos, algunos dependientes del Banco Financiero y de Ahorro (BFA), la matriz creada por Bankia, el Banco de Valencia y las 7 cajas de ahorros para la operación. Se detectaron “compras inexplicables” con cargo a créditos con riesgos refinanciados y con retrasos generalizados en el pago de sus cuotas. Se detectaron “ventas inmediatas tras la salida a Bolsa, lo que pone en duda el interés real de algunos inversores”.

Los expertos del Banco de España destacan como prueba de compromisos previos el hecho de que Bankia asumió 26 millones de euros de pérdidas de la Corporación Gestamp en la compra de acciones. Y para rematar señalan que el precio por acción suponía un 74% sobre el valor contable y “volvió inviable a BFA, al romper el grupo fiscal y dañar la recuperabilidad de sus cuantiosos activos fiscales y al causar una gran pérdida del valor de su participación en Bankia, en perjuicio de sus accionistas y acreedores, principalmente los tenedores de obligaciones subordinadas y participaciones preferentes, así como el propio FROB”.

La contabilidad irreal del BFA-Bankia, escamoteando e incumpliendo todas las normas del Banco de España, desde la constitución del sistema integrado de protección el 31 de diciembre de 2010, trascendió a la gestión de Rato y, según los peritos del Banco de España, “los errores y omisiones fueron conocidos (y mantenidos) por los nuevos gerstores”, encabezados por José Ignacio Goirigolzarri. Aunque reformularon las cuentas del BFA y Bankia a finales de mayo de 2012, tras la intervención por el Banco de España, la contabilidad tampoco expresaba la imagen fiel de las entidades “debido a la existencia de ajustes de importancia material no contabilizados”.

Tarjetas negras sin contabilizar

Después de señalar el “pésimo seguimiento del riesgo del crédito” del grupo financiero y de realizar un repaso de los principales fallos, los peritos atribuyen a esa gestión tramposa “el deterioro de la inversión crediticia en perjuicio de accionistas y acreedores”. La consultora Deloitte no sale bien parada en los informes elevados al juez en los que, por cierto, no aparece ni rastro de la contabilidad de los al menos 12 millones de euros que los directivos y consejeros recibieron a través de las llamadas tarjetas negras de gastos de libre disposición sin justificar ni declarar fiscalmente, y que constituye materia de delito.

Como es sabido, Bankia tuvo que ser rescatada por un importe de 20.807 millones de euros, más otros 3.100 millones atribuibles al traspaso de activos tóxicos (inmuebles y terrenos) a la Sareb o banco malo, con el consiguiente aval del Estado y las pérdidas de los preferentistas y pequeños accionistas.

2 Comments
  1. juanjo says

    A mí siempre me surge la misma pregunta: Si estos dos, además del Bárcenas, el Mata, el Fabra, la Cancedo, el Granados, el Camps, el Hernánde Mateos, el Monago, etc., etc., etc., están como están, ¿cómo estará el Rajoy.
    ..
    No se olvide que para todo el jefe siempre es el jefe

Leave A Reply

Your email address will not be published.