Cospedal impone su estrategia: hay que plantar cara a Podemos donde sea

Cospedal_La_Sexta_Noche
María Dolores de Cospedal, durante su intervención en 'La Sexta Noche'. / captura de vídeo de lasexta.com

Llevaba meses María Dolores de Cospedal planteando la necesidad de dar la batalla en los medios de comunicación y abandonar la estrategia de fiar su hipotética victoria o derrota electoral a la recuperación de la economía española, mientras que, desde un sector del gobierno, apostaban por dejar pasar el tiempo y que fuese la percepción de la mejora de la economía la que convenciese a los electores que dieron su voto al PP en 2011 de que el partido y el gobierno de Mariano Rajoy seguían siendo la mejor opción cuatro años después. Sin embargo, la irrupción de Podemos, su discurso y sus denuncias sobre los casos de corrupción publicados, así como de la supuesta perversión de un sistema que ha permitido este tipo de prácticas, junto al conflicto catalán y la percepción ciudadana de que no se está logrando resolver, están pesando mucho en el electorado, según los sondeos y estudios que manejan en el PP. Por todo ello, los 'populares', con Mariano Rajoy a la cabeza, han decidido ponerse en manos de Cospedal y aceptar sus tesis y la necesidad, defendida por la secretaria general, de multiplicar su presencia en los medios de comunicación y defender su discurso y sus logros frente a los ataques de Podemos, del PSOE o de cualquier otra formación política.

Para muestra, un botón: la propia Cospedal inauguró la nueva forma de hacer política del PP el pasado sábado, en el programa La Sexta Noche, al que concedió una entrevista. Desde el partido de los 'populares', dirigentes y miembros del Gobierno no se cortan a la hora de calificar de "feudos" de Podemos a cadenas televisivas como La Sexta o Cuatro. Pero el mensaje de Cospedal a su partido, que cuenta, finalmente, con el beneplácito de Mariano Rajoy, quedó meridianamente claro a los suyos: "Hay que salir y pelear públicamente para defender la gestión del PP y del gobierno, sea donde sea. Y si es en territorio hostil, tanto mejor."

Publicidad

La decisión de cambiar la estrategia de comunicación se fraguó tras el escaso resultado obtenido por el PP en las elecciones europeas, pese a seguir siendo el partido más votado. En ese momento, hubo quienes, como el asesor áulico de Rajoy, Pedro Arriola, pretendieron minimizar la exitosa irrupción de Podemos en el panorama político español. Arriola llegó a calificarlos públicamente de "friáis" en primera instancia, pero, meses después, hasta él se dio cuenta de la magnitud del fenómeno Podemos. Cospedal no era la única para entonces que reclamaba que todo el partido y, en especial, el Gobierno, hiciesen "política". "Por hacer política -asegura un miembro del Gobierno y dirigente del PP- se entiende salir en los medios y hacer pedagogía de lo que hemos hecho en estos años. Los ciudadanos tal vez no lo aprecien, pero hemos sacado a España de una situación extrema en un tiempo récord. Y fuera de España, sí se dan cuenta". Este miembro del gabinete no es el único que ha expresado a cuartopoder.es su malestar ante la falta de "discurso político" del Gobierno y su convicción de que es el momento de sacar pecho y defender la gestión del Ejecutivo que preside Mariano Rajoy, frente a la lluvia de ataques y críticas que recibe desde diversos flancos.

La última encuesta, publicada este fin de semana, llegaba a situar al PP, incluso, como la tercera fuerza política, por detrás del PSOE y de Podemos, mientras que, durante la semana pasada, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hacía público su último barómetro, en el que la corrupción se situaba como el segundo problema, a ojos de los españoles, por detrás del paro. Además, este estudio dejaba al descubierto que, entre el anterior barómetro y el actual, la corrupción concebida como problema de España, ha subido 20 puntos . Esta circunstancia, en los cuarteles generales del PP de la madrileña calle Génova, se ha interpretado como una amenaza en toda regla. Admitiendo que afloran escándalos que repugnan al electorado y que hay que combatirlos con más contundencia, la dirección del PP ve peligrar seriamente su permanencia en el gobierno tras las próximas elecciones si no se atajan discursos como los de Podemos de inmediato.

En el PP se han encendido las alarmas: los ministros han sido llamados a vender su gestión, mientras que se fía a la secretaria general la cascada de nombramientos en la Corporación RTVE. Desde el entorno de Cospedal subrayan, sin embargo, que ese golpe de mano llega tarde. "Nos pasan el relevo de RTVE cuando está quebrada y con un montón de problemas...¡a buenas horas!", comenta un dirigente del entorno de Cospedal. Con todo, en materia de estrategia de comunicación, los populares han decidido ir todos a una y hacer campaña desde ahora y hasta las próximas elecciones generales, pasando por las municipales y autonómicas y, si es menester, por las catalanas. A partir de ahora, la línea Cospedal se ha impuesto en el PP.