Adolfo Barrena: “La fórmula jurídica para la convergencia en Madrid dificulta el encuentro con IU"

Adolfo_Barrena
Adolfo Barrena, nuevo secretario de Organización de IU, en una imagen de archivo. / iuaragon.com

El coordinador general de IU Aragón, Adolfo Barrena (Madrid, 1950), es la persona elegida para sustituir a Miguel Reneses como secretario de Organización. Este profesor de primaria y militante de CCOO ha sido portavoz de IU en las Cortes de Aragón y debe afrontar ahora situaciones difíciles, como no duda en reconocer. Sin embargo, espera ser capaz de encauzar los diferentes problemas que atañen a la organización, con conflictos internos muy visibles, sobre todo en Madrid, e incertidumbres sobre qué pasará con la política de convergencia. Atiende telefónicamente a cuartopoder.es dos días después de la Presidencia del pasado viernes en la que se conoció su nombramiento.

— ¿Por qué ha decidido asumir estas funciones? Aparte de la propuesta de Cayo Lara entiendo que debe haber una motivación personal

Publicidad

Es una propuesta directa de Cayo, lo cual agradezco, al igual que el apoyo muy mayoritario de toda la gente de la Presidencia de IU. Es evidente que Cayo me había preguntado. Yo lo asumo, me pongo a disposición y con ganas de trabajar y de resolver uno de los varios problemas que tenía IU: la vacante tras el planteamiento de Reneses. Al menos ese problema ya no existe.

— ¿Cuáles son los principales retos que plantea este nuevo cargo?

— El fundamental es ayudar en estos momentos de la mejor manera que sepa y pueda a desarrollar lo que en el tema organizativo tiene que resolver IU. Por ejemplo, el tema de los procesos electorales, que empiezan enseguida. También la necesidad que hay de intentar buscar la solución a problemas de carácter interno que tenemos. Es importante ver cómo se concretan los procesos de confluencia que en estos momentos estamos viendo en cada uno de los territorios. El compromiso nítido y claro es llegar a alcanzar esa confluencia necesaria para derrotar al bipartidismo y quitar del Gobierno al PP. Eso se tiene que concretar y darse de una manera en la que quede claro que IU sigue y trabaja por esa apuesta nítida de la izquierda. Pero desde luego tiene que ser desde el respeto a lo que es IU y sin que esa convergencia implique disolución o desaparición. Este tema requerirá especialmente mi atención.

— En Madrid capital, Ganemos Madrid, espacio donde participa IU desde el principio, ha pactado con Podemos presentarse a las elecciones como un partido instrumental. Aquí hay dudas sobre qué debe hacer IU en este caso concreto. ¿Qué le parece esta forma jurídica?

» Debemos encontrar la fórmula para
que todo el mundo pueda estar en la convergencia sin renunciar a lo que realmente es
»

La última propuesta de convergencia que se da para el proceso en las municipales en Madrid no permite que toda la izquierda esté cómoda. Creo que una fórmula idónea debería de garantizar que todo el mundo está, que todo el mundo puede y quiere. Eso, en estos momento hay que reflexionarlo y hacer una llamada para decir que es necesario encontrar la fórmula para conformar ese frente amplio de la izquierda que derrote a la derecha. Eso requiere una comprensión de la realidad de todas las partes. En ese sentido IU quiere estar, es nítido y claro y lo ha demostrado, ya que está en su ADN la voluntad de convergencia. A partir de ahí hay que encontrar la fórmula para que todo el mundo pueda estar sin renunciar nadie a ser lo que es. Es un debate que todavía tiene que darse en Madrid. Esta fórmula, a pesar de los acuerdos que hay, dificulta el encuentro con una parte, que es IU. Aunque es verdad que IU está colaborando y trabajando en Ganemos Madrid, hay que permitir que esa fórmula sea asumible por el conjunto de IU, no única y exclusivamente por una parte de ella. Hay que intentar resolverlo, porque aún no está resuelto.

— Entiendo entonces que en estos momentos no estaría segura la participación de IU en este proyecto.

Lo que es evidente es que en estos momentos esa fórmula jurídica es un problema que está viviendo IU. Pero creo que sería un error pensar que es un problema sólo de IU. Al final es un problema de toda la ciudadanía y de toda la izquierda si de verdad queremos construir una alternativa al bipartidismo. Tal y como está planteado en estos momentos, ciertamente genera un problema. Creo que no es bueno, se puede resolver y en ese sentido es en el que tenemos que trabajar. Estamos en un momento histórico y se puede dar la confluencia necesaria para derrotar al PP. Hay que solucionar los problemas que puedan dificultar esta opción. No me parecería bueno que la situación que se pueda dar es que una de las referencia de la izquierda en este país, como es IU, con trayectoria, historia, miles de concejales y diputados, no estuviera. Me parecería preocupante y nada bueno que al final se opte por una fórmula en la que se genere un conflicto con IU. La llamada que hago es a la reflexión para que desde el compromiso se facilite el encuentro.

— El viernes conocíamos el resultado de la Presidencia Federal respecto a Gregorio Gordo y Ángel Pérez. ¿Cree que se ha solucionado de la mejor manera posible este asunto?

Lo que el otro día quedó claro es que la solución tiene que darse por el acatamiento de la decisión de los órganos federales. Cuando la otra parte no lo entiende así, se sitúa fuera y desobedece, pues la dirección federal actúa. Es lo que se ha hecho.

— Pero, ¿esto ha resuelto el problema?

» La resolución del viernes (sobre Pérez y Gordo) hace valer los acuerdos de la dirección federal y envía un mandato nítido y claro»

Con este planteamiento el tema está absolutamente resuelto, porque a partir de aquí lo que queda es poner en marcha el trabajo que tenemos por delante, más interesante para la ciudadanía que nuestros problemas internos. La resolución del viernes hace valer los acuerdos de la dirección federal y envía un mandato nítido y claro de trabajar por la confluencia para construir la alternativa que hay que presentar a la ciudadanía. La solución a alguna gente le parece bien, a otras no, pero eso lo que significa es que vamos a dejar de hablar de estos dos portavoces para trabajar en la preparación de los procesos electorales.

— En cualquier caso, la situación en Madrid, por este asunto y otros paralelos que se llevan arrastrando años, no parece tener una solución fácil. ¿Hay riesgo de escisión teniendo en cuenta que se llegó a pedir intervenir la federación?

En una organización absolutamente democrática, transparente y de izquierdas como es IU, ciertamente se da lo que es una seña de identidad de la izquierda. IU es plural, diversa, no uniforme y, por lo tanto, es normal que se produzcan controversias y conflictos. No voy a negar que haya un conflicto en la federación madrileña, pero siempre hemos encontrado la forma de resolver estos conflictos. Siempre hemos encontrado la forma de anteponer el interés de la organización y es verdad que también históricamente nos hemos encontrado casos de gente que no ha quedado conforme y ha decidido marcharse. Eso siempre puede ocurrir, pero vamos a trabajar para zanjar la mayor parte de los problemas para seguir construyendo nuestro proceso de alternativa. Cuando hay situaciones así, todos somos necesarios. Esto nos obliga a hablar mucho, a escucharnos mucho y explorar las posibilidades de encuentro. Yo me voy a situar ahí, no en la hipótesis de que no tiene arreglo y de que hay gente que se va a ir. Nuestro deseo es trabajar para que la escisión no se dé, aunque al final se trataría de decisiones personales. No voy a decir que el camino sea de rosas. Se reconoce que hay un problema y ese es el primer paso para resolverlo.

— Le quería preguntar por la candidatura de Tania Sánchez. ¿Cree que puede correr peligro su candidatura por algunos de los temas que le afectan? ¿Será candidata de IU a la Comunidad de Madrid?

» Me encuentro a total disposición de Tania Sánchez para apoyarla, ayudarla y trabajar con ella»

Es la compañera que ha ganado en un proceso democrático de primarias. En estos momentos ella es mi candidata por IU en la Comunidad de Madrid. Queremos que lo sea. Están puestos los ojos en ella por muchas cuestiones, alguna tiene que ver con la conflictividad interna en Madrid y otras con la querella del PP. Pero es mi compañera, nuestra compañera, estamos intentando trabajar para que sea la candidata y no tengo ningún elemento que me diga que no vaya a serlo. El secretario de Organización está a su disposición para apoyarla, ayudarla y trabajar con ella.

Miguel Reneses, al renunciar a su cargo, señaló que una de las razones de su decisión eran las diferencias políticas con Alberto Garzón. Entiendo que usted no tiene esas diferencias.

Yo trabajo por y para IU. En estos momento tengo este cargo por la confianza que Cayo y la dirección han tenido en mi. Las declaraciones de Reneses son las que él hizo. Yo entiendo que IU no es un proyecto personal de nadie, es colectivo. Estamos mucha gente y ciertamente la voluntad que tenemos es trabajar porque seamos referente para las personas trabajadoras y que eso se pueda articular en convergencia con todas las demás fuerzas de izquierdas. El camino lo recorremos juntos y trabajando al lado. La posición es clara, hay un programa, unos procesos para elegir candidatura, que en el caso de la presidencia del Gobierno va a ser el compañero Garzón. Es mi candidato y por el que yo voy a trabajar. Evidentemente si algún día tengo algo que comentar con él, lo haré. Igual que si lo tengo que hacer con quien haga falta desde la responsabilidad que tengo.

— ¿Cuál considera que es la mayor fortaleza de IU y la mayor debilidad en estos momentos?

La principal fortaleza es venir desde el año 1986, y mucho antes. La fortaleza que da el haber trabajado por la democracia y por la llegada de las libertades a este país. Muchos de los que estamos en IU venimos de la clandestinidad y la lucha contra el franquismo. Venimos de la dificultad que supuso la construcción de la sociedad democrática, de la militancia en los movimientos sociales y asociaciones. También de la voluntad de participar en la política desde la izquierda. En estos momentos somos la tercera fuerza política estatal, con miles de cargos públicos y relaciones con las fuerzas de izquierda europeas. Además tenemos la clara propuesta de converger, un programa, una alternativa y un trabajo acreditado de lucha y movilizaciones. La debilidad es que somos un proyecto nítido de izquierdas y por eso nos enfrentamos radicalmente a los poderes fácticos, con todo lo que eso significa. Además, padecemos un sistema electoral injusto.

— ¿Qué le parece el fenómeno de Podemos y su irrupción? ¿Qué le pareció la demostración de fuerza en la convocatoria del sábado?

» Creo que quien tiene que tener miedo a Podemos es el sistema, no Izquierda Unida»

No comparto esa idea que se extiende de que IU está muy preocupada o tiene miedo a Podemos. Creo que quien tiene que tener miedo a Podemos es el sistema, el bipartidismo y la troika. Porque, en definitiva, es un agente político más que entiendo no quiere ser cómplice de ellos y pretende construir la alternativa. En ese sentido nunca nos ha preocupado y siempre hemos saludado la posibilidad de que se refuerce el frente de izquierdas. Nosotros estamos dispuestos a reforzarlo desde el respeto a la identidad de cada uno. Entendemos que esa disposición será entendida. Respecto al acto del sábado, corresponde valorarlo a ellos. Yo valoro los de IU y no me siento legitimado para calificar lo que hacen otros partidos.

— Quería preguntarle sobre una noticia aparecida tanto en cuartopoder.es hace tiempo como este mismo fin de semana en la Cadena SER sobre la “búsqueda” de cuadros intermedios de IU para que formen parte de Podemos. ¿Tiene constancia de ello? ¿Le preocupa?

No quiero entrar a valorar rumores o informaciones así. Es evidente que hay algunos compañeros que dejan IU y algunos, con toda la legitimidad del mundo, toman otro camino y se inscriben para trabajar con otra fuerza política. Esto forma parte de lo que es un sistema democrático y del respeto a las decisiones personales. No pensamos que ese tipo de situaciones, que por cierto hemos vivido a lo largo de nuestra historia, supongan una dificultad añadida. El problema que tenemos que abordar es construir una alternativa, avanzar lo más unidos posible y eso está por encima de las decisiones personales de algunos. IU tiene suficientes cuadros, gente muy responsable y comprometida. Que se puedan producir este tipo de situaciones no debe generar un problema.