Organizaciones de estudiantes, sindicatos y Marea Verde preparan una huelga contra el 3+2 en marzo

Sato Díaz *

Columna-Marea-Verde
Imagen de una de las protestas convocadas por la Marea Verde en el centro de Madrid. / Efe

Si el Sindicato de Estudiantes (SE) comunicó la semana pasada la convocatoria de una huelga para los días 25 y 26 de febrero tras el anuncio del ministro de Educación, José Ignacio Wert, del decreto que posibilita la reducción de la duración de los grados universitarios a tres años, las organizaciones sindicales del resto de sectores educativos preparan otra para el mes de marzo que bien podría coincidir con la anunciada también para ese mes por el propio SE. «Tras una asamblea en la que estaban representados diferentes sindicatos, como CCOO y CGT, decidimos abrir un proceso donde seamos partícipes todos los colectivos, basado en una movilización permanente y en una huelga educativa para marzo», explica a cuartopoder.es Lola Ruiz, integrante de la comisión de acciones de la Marea Verde.

Publicidad

De este modo, en marzo coincidiría la convocatoria del paro con la segunda fecha escogida por el Sindicato de Estudiantes para volver a vaciar las aulas. «Es un ataque que no tiene precedentes a nivel universitario, pretenden acabar con la universidad pública, convertir la Universidad en un lugar para los hijos de las élites económicas, por ello, si no se nos escucha tras la huelga de febrero, la repetiremos el 17 y  18 de marzo», asegura Ana García, secretaria general del Sindicato de Estudiantes.

Las fechas de febrero, sin embargo, parecen demasiado tempranas para el resto de organizaciones sindicales y sociales. «Tenemos que hacer un trabajo enorme para convocar una huelga, mantener reuniones con todas las secciones sindicales, conocer sus opiniones, por lo que la huelga tendría que celebrarse en marzo y durante un día», declara Carlos López, secretario de Enseñanza de UGT Madrid. Por su parte, desde CCOO, Julio Serrano afirma : «Vamos a movilizarnos con la comunidad universitaria, plantearemos un calendario de movilizaciones de dos meses y, para finalizar, no descartamos llamar a la huelga». «Hacer una huelga en febrero nos parece una fecha muy temprana, no podemos llamar a la huelga sin garantías», añade Serrano. Félix García, de la CGT, asegura que, hasta el momento, «no hemos recibido ninguna notificación del Sindicato de Estudiantes, ni petición para que secundemos la huelga de febrero».

Ana-Garcia2
Ana García, secretaria general del Sindicato de Estudiantes, en una imagen de archivo. / A. T.

En lo que sí que coinciden tanto los representantes sindicales de los estudiantes, como los de los trabajadores de los distintos sectores de la Universidad, es en que «este decreto merma el derecho a la educación, porque se reduce un año en el grado, pero los estudiantes tendrán que estudiar un máster más largo, donde las matrículas son el doble de caras», tal y como reflexiona Carlos López. «Si se redujera un año en todos los grados y en todas las universidades públicas se perdería un 25% del alumnado, lo que seguro que también afectaría al profesorado, sobre todo a los que tienen contratos laborales», dice el representante de CCOO. «Tenemos que hacer un estudio más profundo, con algo más de tiempo, no sólo desde el punto de vista laboral, sobre todo desde el social, aumentar el gasto de las matrículas en un momento en que el estamos viviendo un receso en las ayudas o las becas es muy grave», añade el de UGT.

En este sentido, Lola Ruiz, de la Marea Verde, asegura: «No sólo nos tenemos que movilizar contra el 3+2, también contra la LOMCE en general y contra los recortes en todos los aspectos educativos fomentados por el artículo 135 de la Constitución». «Hay dos temas prioritarios que tenemos que añadir en nuestras reclamaciones, la desatención a la infancia y la juventud, las escuelas infantiles se han visto muy afectadas por los recortes», añade Ruiz.

Para Ana García, secretaria general del Sindicato de Estudiantes, la huelga de febrero ha sido convocada con urgencia «porque vamos a demostrar que rechazamos está reforma con la máxima contundencia, no hay tiempo que perder». Por ello, llama a la movilización de los próximos 26 y 27 de este mes también de los profesores: «La respuesta no puede quedar sólo ahí, tenemos que lograr la retirada completa de este decreto, que va a afectar a muchos profesores». «La gente está totalmente decidida a salir a la calle, también los estudiantes de los institutos porque se les cierran las puertas de la universidad, habrá huelga y manifestaciones en las principales ciudades del Estado, nos estamos preparando para ello», concluye.

Por otra parte, el Colectivo de Estudiantes de Madrid (CEM) pretende realizar un referéndum a mediados de marzo para preguntar a la comunidad universitaria sobre este decreto. «Queremos celebrar la consulta reivindicando un eje democrático, queremos construir un modelo universitario entre todos», comenta Gonzalo Helbert, de la sección de la Complutense. «Empezaremos a trabajar por el referéndum en las universidades públicas madrileñas, pero queremos que se extienda a todo el Estado», explica. «La idea es que sea el conjunto de la comunidad educativa la que rechace el modelo educativo», expone.

(*) Sato Díaz es periodista.