Echenique: "Posicionar una nueva marca diferente a Podemos en tres meses es una quimera"

Echenique_vídeo_campaña
Pablo Echenique, en el vídeo de campaña de su candidatura. / Es la hora Aragón (YouTube)

La agenda de Pablo Echenique (Rosario, Argentina 1978) suele estar muy apretada. Más durante estos últimos días. El eurodiputado de Podemos afronta el final de la campaña electoral para elegir los órganos autonómicos de su formación. Tras presentar la principal alternativa organizativa al equipo de Pablo Iglesias durante la Asamblea Ciudadana y decidir en el último momento no presentarse al Consejo Ciudadano Estatal, Echenique aspira a convertirse en el secretario general de Aragón. Si lo logra con apoyo amplio, se presentará a las primarias para las elecciones y lo más probable es que tenga que dejar el Parlamento Europeo, algo que decidirá pronto. Atiende telefónicamente a cuartopoder.es mientras viaja en tren hacia Huesca desde Madrid, donde durante la mañana de ayer participó en una manifestación de los afectados por la talidomida.

Publicidad

¿Qué valoración hace de la campaña electoral en este proceso de construcción autonómico?

Estamos muy contentos. Creemos que los mensajes que queríamos trasladar están llegando a la gente. Notamos un montón de apoyo cuando hablamos con la gente de la calle, en las asambleas o las redes. Hemos intentado explicar aquello que pensamos que es verdad, es decir, que nuestra candidatura es la que más probabilidades tiene de conseguir después un buen resultado electoral en las autonómicas. Como eso en el fondo no es algo que nos hayamos inventado sino que creemos que es bastante evidente y además es el objetivo final de todo este proceso, parece que la gente lo ha recibido bien.

¿Cuál sería la diferencia principal entre su candidatura y la apoyada por Pablo Iglesias?

"Creemos que la mejor estrategia electoral en Aragón es que haya una papeleta de Podemos"

La diferencia principal es la preparación de nuestro equipo. Siempre digo que hemos participado ya en una campaña electoral exitosa, que fue la de las europeas. Parte del equipo que me acompaña participó de esta campaña y me ha apoyado en el trabajo dentro del Parlamento Europeo. Han adquirido de esta forma una experiencia en las instituciones que en una organización tan joven como Podemos tiene muy poca gente. Eso nos puede permitir, en el momento de entrar en las instituciones de Aragón, ponernos a trabajar desde el día uno. Creo que es un valor muy importante y muy encaminado al objetivo final, un cambio social que queremos todos. Luego hay una diferencia política también. Nosotros defendemos que la mejor estrategia electoral en Aragón es que haya una papeleta de Podemos en las elecciones autonómicas. La candidatura de Claro que Podemos no es tan explícita a este respecto, son más ambiguos y dejan lugar a la posibilidad de que nos integremos en otro tipo de cosas, cambiando la marca. Desde el punto de vista estratégico sería un error histórico.

En Madrid se apuesta sin reservas por la unidad popular y la convergencia. ¿Por qué sería un error en Aragón?

De la misma manera que en las europeas la marca más conocida era Pablo Iglesias, más que la de Podemos, por eso tenía mucho sentido poner la cara de Pablo en la papeleta, en estos momentos la marca más conocida con muchísima diferencia es Podemos. Cualquier otro nombre que le pusiéramos a nuestra iniciativa tendría que pasar un rodaje mediático que, sinceramente opinamos, no daría tiempo. Los Ganemos tienen un cierto conocimiento entre militantes o activistas, pero son un porcentaje muy pequeño de la población. Posicionar una marca nueva diferente a Podemos en tres meses es una quimera. Podría ser que esa marca nueva llegase a tener cierto conocimiento de la gente, pero siempre sería menor que el de Podemos.

Decía el otro día Iglesias que está orgulloso de volver a tener un duelo con usted. Por lo que ha comentado, las diferencias con él se basan prácticamente sólo en las personas del equipo. ¿Son tan relevantes las personas para no haber logrado acuerdos?

Las diferencias en el equipo son sólo respecto a Claro que Podemos en Aragón. La otra diferencia política que he comentado ni siquiera es una diferencia con Iglesias, ya que ellos recomiendan ir con la papeleta de Podemos a las autonómicas y así lo han declarado también personas como Errejón o Alegre. Desde mi punto de vista, sólo la diferencia de equipos es la pequeña discrepancia que existe en estos momentos entre él y yo.

Hay una petición de varias listas, y también se ha iniciado una especie de campaña, que reclaman neutralidad a los integrantes de la dirección a la hora de apoyar a candidaturas autonómicas. ¿Está de acuerdo con ella'

"Nunca me ha parecido mal que las caras visibles digan lo que piensan"

Creo que todas las personas de Podemos, incluido yo mismo, nos hemos posicionado públicamente en algún momento respecto a las opciones que consideramos más válidas. Yo mismo lo he hecho y me parecería injusto pedirle a Iglesias o a miembros del Consejo Ciudadano Estatal que sean las únicas personas que no pueden manifestar su opinión en público. Nunca me ha parecido mal que las caras visibles digan lo que piensan y no me lo parece ahora tampoco.

En su caso, ha apoyado explícitamente la candidatura de Miguel Urbán en la Comunidad de Madrid. ¿Por qué motivos?

La candidatura de Claro que Podemos también me parece que cuentan con personas muy válidas, de hecho he trabajado con algunas de ellas. Creo que las dos opciones son buenas, pero la verdad es que conozco más a Urbán, sé de su capacidad y además mi apoyo fue en el momento en el que me leí la lista de personas que lleva y me quedé impresionado. Por eso la apoyé. De todas maneras creo que las diferencias en Madrid son más pequeñas. Y mi apoyo a una candidatura de Madrid vale menos que la de la propia gente de allí. Así como conozco la realidad aragonesa a fondo, la de Madrid menos.

Echenique
Echenique, en otra captura del vídeo promocional de su candidatura. / Es la hora Aragón (YouTube)

Ya hizo público que si tenía el suficiente apoyo en este proceso optaría a las primarias para las elecciones autonómicas. ¿Eso implicaría tener que dejar el Parlamento Europeo? ¿Cómo y cuándo se tomará esa decisión?

No lo tenemos pensado todavía. Será más pronto que tarde, pero no queremos que todo el trabajo que hemos realizado en el Parlamento Europeo sea transferido a la siguiente persona sin dejarle con todos los datos, información y dossieres. Esto requiere un cierto tiempo. Tenemos algo de trabajo adelantado pero queremos hacerlo con todo el cuidado del mundo.

Si es elegido secretario general de Aragón formaría parte del Consejo Ciudadano Estatal. ¿Ha pensado en las propuestas de mejora que aportaría en ese órgano?

La verdad es que no he pensado nada concreto. Los compañeros están haciendo un trabajo muy bueno. Lo que tendría que hacer yo y cualquier persona que entrase en el Consejo estatal sería ponerse al día, integrarse en la dinámica de trabajo y empezar a participar. En el momento en el que tenga rodaje se me ocurrirán propuestas. Pero desde fuera, inmersos en la campaña y en el trabajo parlamentario, no he tenido tiempo de adelantar esa posibilidad.

¿Cuáles considera que son los principales problemas que tiene Aragón y cuáles podrían ser las principales soluciones?

"La desigualdad territorial es uno de los grandes problemas de Aragón"

Aragón tiene los problemas del resto de España más algunos específicos. Los del resto del país son bien conocidos, hay una corrupción rampante. En esta comunidad vienen ejemplificadas en el 'caso Plaza'. Los aragoneses hemos dejado que nos roben 200 millones de euros. O el 'caso Molinos', conocido también fuera de nuestra región. La corrupción hay que pararla y pronto. No solamente es una cuestión de ética sino de drenaje de los recursos de todos. Obviamente estamos sufriendo recortes en educación, dependencia o sanidad. Aragón también tiene problemas específicos, el principal es la estructura demográfica, la despoblación en la mayor parte del territorio, lo cual ocasiona que sea más caro y complejo llevar servicios básicos a zonas con baja densidad de población. Podemos es una organización que entiende que la desigualdad entre los ciudadanos no es deseable, no sólo por motivos éticos sino por funcionamiento en sí. Entendemos que en esta región esa desigualdad existe a nivel de territorio. Ahí tendremos que incidir y poner la vista en que la conexión territorial sea algo transversal a todas las propuestas que planteemos.

Con tanto proceso electoral aquí, se conoce aún menos últimamente del trabajo que realiza como eurodiputado ¿Qué es lo más destacado que ha realizado en el Parlamento Europeo en las últimas semanas?

Una cosa bastante reciente fue un evento en el que llevamos a la Asociación de Víctimas de la Talidomida (AVITE) a que explicasen allí su problemática. Hay que tener en cuenta que somos minoría parlamentaria y que hay una gran coalición entre populares y socialistas. La mayor parte de las decisiones importantes las toman votando lo mismo, y los grupos como el nuestro no podemos ganar votaciones. Sin embargo, a nivel mediático y de visibilizar luchas sociales que consideramos importantes, sí que tiene mucho alcance. En ese sentido intentamos apoyar a colectivos como éste para que su mensaje llegue lo más alto y lejos posible. Esta lucha es realmente importante. Hoy (por ayer), he estado con ellos en Madrid. Además Lola Sánchez y yo hemos donado parte de nuestro salario a AVITE. Creo que es una de las cosas más importantes que hemos hecho recientemente. Lo último que está ocurriendo, aunque no es específico de mi labor sino de todo el grupo de la Izquierda Unitaria Europea, es la vergüenza de que, tras aprobarse una comisión de investigación sobre el escándalo de Luxleaks, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, está intentando cancelarla. Seguramente la semana que viene será uno de los temas principales a los que nos dedicaremos.

¿Cuáles son las sensaciones después de la victoria de Syriza en Grecia?

Buenísimas. Si una cosa han demostrado Syiriza y Alexis Tsipras es que eso de que no hay alternativa u opción es mentira. Cuando un pueblo se lo cree, tiene ilusión de cambio y decide cambiar el rumbo de la política de su país, puede conseguirlo. Siempre hemos dicho que la austeridad es un error. Grecia es el mejor ejemplo de ello. Tras aplicar todas las medidas forzadas por la troika, está mucho peor. Por tanto, celebramos y nos parece una buenísima noticia la victoria de Syriza. Nos acerca más al cambio, no solamente en Grecia sino en toda la UE.

Juan Carlos Monedero está de actualidad por informaciones que apuntan a supuestas irregularidades fiscales. ¿Cree que ha dado todas las explicaciones necesarias? ¿Todo esto, pase lo que pase, puede afectar negativamente a Podemos?

"Monedero ha dado explicaciones tranquilamente
y sin someterse
a los tiempos mediáticos. Es
lo que yo haría
"

Es difícil de saber cómo nos puede afectar cada tema. Ahora bien, creo que Monedero está dando explicaciones, las está dando tranquilamente y sin someterse a los tiempos mediáticos. Es lo mismo que yo haría si tuviera un problema parecido. Aunque es verdad que este tipo de cosas pueden, quizás, ocasionar un daño electoral, pueden tener también el efecto contrario. Cuando hay este tipo de coberturas tan amplias sobre un tema y se le dedican tantísimos espacios de debate, cuando al final se demuestre que es un problema posiblemente menor, la gente se acordará de todo el tiempo perdido hablando de esto y quizás es beneficioso para Podemos. No sé calibrar el alcance pero considero que él está dando explicaciones. Además, su patrimonio y bienes se harán públicos en breve por ser miembro del Consejo Ciudadano. La gente podrá mirar ahí todos los detalles.

El pasado sábado participó en la Marcha del Cambio. La valoró como histórica por la alta participación. Pero escuché una reflexión suya que me llamó mucho la atención. Era sobre cierta idolatría que se ha creado en alguna gente respecto a los dirigentes de Podemos. ¿Cree que eso es un riesgo?

Los tiempos políticos se han acelerado muchísimo. Las caras visibles de Podemos, que tampoco somos tantos, estamos metidos en una vorágine mediática que a veces es difícil de controlar. Eso, por un lado puede quemarnos un poco y por otro lado creo que puede provocar en algunas personas, seguramente una minoría, una especie de fanatismo, de adhesión al movimiento pero no basado en el pensamiento crítico sino más basado en los sentimientos y en lo estético. Tenemos que tener cuidado con eso, aunque no sé muy bien cómo evitarlo en estos tiempos. Hoy mismo he salido en la televisión dos veces. Y noto que cuando se me acerca una persona por la calle, lo primero que le provoca es un efecto de nerviosismo por estar delante de alguien que sale en los medios. Eso en algún momento nos puede perjudicar porque el ciudadano puede sentir que ya no somos lo mismo que ellos. Y no solamente tenemos que intentar seguir teniendo una vida normal, algo que hemos defendido desde el principio, sino además tenemos que parecer normales porque, si no, podemos perder ese feedback y perder de vista la realidad. Lo apunto como una llamada de atención; algo de eso hay. Pero si me preguntas cómo evitarlo, no te sabría decir, más que intentar bajar a las asambleas siempre que uno pueda, mezclarse con la gente y participar de los debates, preguntarle a la gente por la calle qué piensa de todo. No se me ocurre nada más para afrontarlo.