Rajoy reducirá las referencias a la corrupción porque cree que ya dio las explicaciones oportunas

Rajoy_Estado_Nación_2014
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante una de sus intervenciones en el debate del Estado de la Nación celebrado en 2014. / Efe

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, se ha reservado todo el fin de semana para preparar el debate sobre el estado de la nación, que se celebrará a partir del próximo martes en el Congreso de los Diputados. Según han detallado fuentes gubernamentales a cuartopoder.es, Rajoy, que ha recibido fichas de todos los ministerios, así como también del PP, durante los últimos días, que se refieren a todos los asuntos que el jefe del Ejecutivo pueda detallar en su exposición, está ultimando en solitario su intervención. Según estas mismas fuentes, "ésta será la ocasión en que comparece con más elementos a su favor desde que es presidente". Además, advierten que "hablará menos que el año anterior del problema de la corrupción, porque ya dio las explicaciones pertinentes en su día, en un pleno monográfico sobre las acusaciones del extesorereo del PP, Luis Bárcenas".

No obstante, el presidente del gobierno incluirá referencias a la corrupción en su discurso inicial y, según espera su entorno, se verá obligado a retomar el asunto en las réplicas, porque "la oposición va a utilizarla en su contra". Buena parte de ese discurso lo dedicará a hablar de la economía y, en concreto al inicio de la recuperación en España, de las políticas sociales y de política exterior. En este último capítulo se extenderá intencionadamente, puesto que incluirá la información que el presidente debe hacer del último Consejo Europeo, dentro del debate del martes y no se realizará un pleno monográfico sobre ese Consejo, como suele ser habitual.

Publicidad

Los colaboradores de Mariano Rajoy consultados por este diario aseguran que Rajoy va a hacer especial hincapié en la regeneración democrática, pero sin citar a "Podemos", el partido que lidera Pablo Iglesias. El presidente del gobierno pretende poner en valor el paquete de medidas de regeneración democrática y lucha contra la corrupción que aprobó recientemente el PP en solitario en el Parlamento, aunque evitará presentarlo como una serie de actuaciones provocadas por la irrupción de Podemos y sus acusaciones vertidas contra PP, PSOE y todos aquellos partidos que consideran privilegiados y miembros de la "casta" política.

Otro de los capítulos que prepara Rajoy se refiere a Cataluña y al proceso soberanista en curso. En este punto, el entorno de Rajoy considera que, aunque las tensiones se han reducido en los últimos meses, Rajoy va a hacer un análisis sobre las ventajas de la unidad de España, que ampliará con más detalle y contundencia a medida que vayan desgranándose las intervenciones de los grupos nacionalistas. En este punto será "firme y contundente", aseguran los suyos, pero modulará esa contundencia en función de las intervenciones de la oposición, reservándose para las réplicas.

Con todo, en el entorno del presidente del gobierno están convencidos de que Rajoy va a afrontar el debate sobre el estado de la nación más ventajoso de todos los que ha realizado hasta la fecha. Por un lado, señalan la recuperación económica que le avala y, por el otro, la extrema debilidad de los partidos de la oposición. Todo ello hace que a ninguno de sus colaboradores se les pase por la cabeza la posibilidad de que Rajoy pueda salir debilitado o siquiera perjudicado por el debate.