El marido de Susana Díaz y varios candidatos frustran la limpieza del PSOE

Zapatero_Moriche_PSOE_A
El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, acompañado por el marido de Susana Díaz, José María Moriche, durante una visita al Parlamento andaluz en septiembre de 2013. / Efe

La candidata a sucederse a sí misma en la presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz Pacheco (Sevilla, 18-10-1974), ha realizado una tarea hercúlea para limpiar las candidaturas del PSOE de vestigios de corrupción. Trabajo de Heracles en los establos de Augías. Algo ha logrado: ningún imputado en los famosos EREs fraudulentos figura en las listas. Pero esto no quiere decir que haya oreado las cuadras ni alejado el olor prehistórico del ganado, pues hasta su marido, José María Moriche, se halla bajo la lupa judicial como beneficiario de los supuestos cursos de formación para parados, sufragados por la Junta a través de la UGT. Las manchas de supuesta corrupción también salpican a su número uno por Almería, José Luis Sánchez Teruel. Las listas socialistas combinan experiencia gestora (consejeros, delegados de la Junta, alcaldes y concejales), ‘aparato’ puro y duro, cierto prestigio profesional y alguna cara joven y nueva.

Cuentan que Susana no leía mucho, pero escuchaba bastante. Y que esa forma de aprender y saber de oídas, que los antiguos griegos llamaban aprendizaje akusmático en contraste con el matemático, la empujó a meterse en política después de escuchar en boca de Felipe González la famosa frase de Juan de Mairena a sus alumnos: “Yo no os diré que hagáis política, pero si no hacéis política, alguien la hará por vosotros”. Ella ya se había afiliado a las Juventudes Socialistas y dio rienda suelta a su vocación y ambición hasta el punto de dejar colgada la carrera de Derecho con 23 años para ocuparse de la organización juvenil del PSOE que había fundado hace un siglo Tomás Meabe. Diez años después acabó la carrera, e incluso hizo un curso de Alta Dirección de Instituciones Sociales en la Fundación San Telmo. A precocidad política gana Susana al contrincante del PP, Juan Manuel Moreno Bonilla. A patrimonio, no. Claro que si de precocidad en el aprendizaje de la enseñanza de Antonio Machado se tratara, Díaz ya habría sido superada por la número 2 de la lista de Huelva, María Márquez Romero, que a sus 24 años es vicesecretaria general de las JSE desde hace dos, concejala de San Juan del Puerto desde hace tres y coordinadora provincial del Instituto de la Juventud desde junio pasado. Quiere decirse que la juventud empuja y que en política, el que bosteza está muerto.

Publicidad

Lo primero que llama la atención en las listas de Díaz es la limpieza del pasado estercolario,  con la ausencia de los ‘preimputados’ o imputables por la juez Mercedes Alaya en el caso de los EREs, como son los todavía parlamentarios autonómicos Manuel Recio, Francisco Vallejo, Antonio Ávila y Carmen Martínez Aguayo. Como altos cargos de la Junta tuvieron arte y parte en la distribución del dinero público. Otros históricos del socialismo andaluz como Manuel Gracia, Francisco Menacho, José Caballos y Fuensanta Coves han optado por la retirada. Y otros, en fin, como Paulino Plata  al que Manuel Chaves sacrificó en su día como candidato a la alcaldía de Marbella después de la vorágine de la corrupción y el saqueo, o como Clara Aguilera, se han buscado la vida en la retaguardia, el primero como presidente del Puerto de Málaga y la segunda como eurodiputada. La ausencia más significativa para los observadores de la política andaluza es la de Alfonso Rodríguez de Celis, que era diputado autonómico por Sevilla y ha quedado fuera de la lista, pese a su trayectoria intachable. ¿Razón? Se volcó con Pedro Sánchez en las primarias y ya se sabe que Susana es ambiciosa y ha pasado de respaldar al prometedor líder del PSOE a no quererlo ni en precampaña ni en campaña, como ya anticipó este periódico.

El expediente del reintegro de las subvenciones que Díaz anunció en su día todavía no ha surtido ningún efecto

El esfuerzo de Díaz en limpiar la casa resultaría frustrante si finalmente se demuestra que su marido, Moriche, se benefició en demasía, más allá de su trabajo, del dinero de los cursos de formación a los desempleados. El expediente más cuantioso bajo investigación judicial corresponde a los pagos realizados por la UGT a la entidad Interaudit SL, que incluía  240.654 euros de retribución a Moriche. Otros expedientes similares no pasaron de 50.000 euros. El fiscal advirtió la desproporción en el entramado de las facturas, presuntamente falsas, con las que el sindicato trató de justificar el dinero de la Junta para esos cursos. Y la Cámara de Cuentas subrayó las irregularidades en un informe correspondiente a 2012. El expediente del reintegro que Díaz anunció en su día aún no ha surtido ningún efecto, y la oposición de derechas denuncia que la propia Junta podría estar dejando que prescriba.

Sanchez_Teruel
José Luis Sánchez Teruel, en una imagen de archivo. / joseluissanchezteruel.blogspot.com.es

El quinto trabajo de Hércules –la limpieza de los establos de Augía– también se está viendo frustrado por las acusaciones contra el cabeza de la lista de Almería y secretario general del PSOE en esa provincia, José Luis Sánchez Teruel, un hombre de plena confianza de Díaz, al que se atribuye un trato de favor a la empresa Befesa, del grupo Abengoa, habituado a echar mano de conseguidores políticos, como José María Aznar para las desaladoras en la Libia de Muamar Gadafi. A Sánchez Teruel se atribuyen responsabilidades contables en la adjudicación de un proyecto complementario de las obras del Guadalquivir para llevar agua de regadío a los municipios sevillanos de Utrera, Dos Hermanas, Las Cabezas de San Juan, Villafranca y Los Palacios. Eran tubos y depósitos por un importe de 40 millones de euros con cargo a los fondos comunitarios de desarrollo (FEDER). La Oficina Antifraude de la UE –esa que ahora promete implantar Díaz en Andalucía– ha detectado una ‘ilegalidad’ en el gasto por valor de 20 millones que habrá que esclarecer debidamente o devolver con intereses. Claro que aquello ocurrió en 2004 y Sánchez Teruel, que entonces era director general de Regadíos de la Junta, ya ni se acuerda. Aquí esos asuntos prescriben a los cinco años, pero el derecho comunitario es más puntilloso, como bien sabe el ilustre fiscal Emilio de Llera Suárez-Bárcena, que es consejero de Interior y Justicia y va de número dos de la lista de Díaz por Sevilla.

El independiente Suárez Llera es quizá el intelectual de mayor relieve de cuantos reclaman el voto a las listas socialistas, junto con el catedrático de Hacienda Pública en la Universidad de Málaga y profesor del Instituto de Estudios Fiscales (Ministerio de Hacienda), José Sánchez Maldonado, que va de número tres en la lista de Málaga, tras el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso y de Beatriz Rubiño, licenciada en Políticas y Sociología por la Universidad de Granada y militante de base, es decir, una cara nueva.

Si de veteranía se trata, ahí tienen los electores de Jaén a Micaela Navarro, presidenta federal del PSOE

Por lo demás, Díaz ha colocado en los primeros puestos de las listas a los miembros de máxima confianza de su Gobierno. Así, Llera y María Jesús Montero, consejera de Hacienda y Administración Pública, van por Sevilla; el mencionado Luciano Alonso encabeza en Málaga; el vicepresidente y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Manuel Jiménez Barrios, va de número uno por Cádiz; María Jesús Serrano, consejera de Medio Ambiente y Ordenación Territorial, va en el segundo puesto por Córdoba, y María José Sánchez Rubio, que sucedió a Díaz como consejera de Igualdad y Políticas Sociales ocupa el tercer puesto en la lista de Granada. El hombre fuerte del PSOE de Andalucía y secretario de organización, José María Cornejo, ocupa el tercer puesto de la lista de Cádiz, en la que va de quinto el también veterano Luis Pizarro, quien dimitió de consejero de Justicia en abril de 2011 por discrepancias con el entonces presidente José Antonio Griñán. Si de veteranía se trata, ahí tienen los electores de Jaén a Micaela Navarro, presidenta federal del PSOE encabezando una vez más la candidatura, seguida del abogado y delegado territorial de Agricultura, Julio Millán Muñoz.

Aunque el escaño en el Parlamento andaluz es incompatible con el cargo de alcalde, los socialistas no han renunciado a colocar a varios regidores en puestos de salida. Es el caso de Jacinto Jesús Viedma Quesada, alcalde de Segura de la Sierra, en Jaén; Gonzalo Fernández Pulido, alcalde de Salobreña, en Granada; Noelia Ruiz de Castro, alcaldesa de Torre de Alharique en Cádiz, o Franciso José Vargas Ramos, regidor de Pizarra, en Málaga. De este modo, podemos decir que, salvo excepciones, las listas socialistas han sido configuradas con los secretarios generales provinciales (el ‘aparato’ de confianza de Díaz en el partido) y los consejeros gubernamentales en primer lugar, seguidos de concejales, alcaldes, diputados provinciales y parlamentarios autonómicos en la pasada legislatura.

Munoz_Sanchez2
José Muñoz Sánchez, portavoz adjunto del PSOE en Andalucía, durante una rueda de prensa. / psoeandalucia.com

Si se tratara de que los electores se olviden de la corrupción y las corruptelas del pasado, principal handicap de Díaz y sus huestes, hasta el portavoz parlamentario y sexto por Sevilla, José Muñoz Sánchez, tendría que explicar por qué la Fundación Lebrija Solidaria, que ha presidido, ocupaba la misma sede que la agrupación local del partido. La alcaldesa socialista, María José Fernández, ha reconocido que esa fundación era del partido, lo cual no tendría nada de particular si no hubiera si desde 2008 no hubiera recibido unas subvenciones públicas estimadas en torno a 300.000 euros, algunas para realizar cursos para desempleados. Cuando además arrecian los comentarios sobre el número ocho de la lista sevillana, Carmelo Gómez Domínguez, como empleado y ayudante de Juan Lanzas, conocido como ‘el conseguidor’ de los EREs, se comprende la dificultad de orear la instalación socialista. Cuenta la leyenda que Hércules consiguió limpiar los establos de Augías desviando hacia ellos los cauces de los ríos Alfeo y Peneo, que arrastraron toda la suciedad. Y aunque a Susana, la mujer capaz, le agradaría ser legendaria, queda claro que no es Hércules.

OTRAS CANDIDATURAS:
El PP de Juanma lleva un candidato con 22 cargos, varios enchufistas y muchos ediles.
Los candidatos de Izquierda Unida, Podemos y Ciudadanos.