MIGUEL MUÑOZ | Publicado: - Actualizado: 11/1/2017 14:05

Teresa_Rodríguez_Podemos_entrevista
Teresa Rodríguez, el sábado pasado, durante el mitin de Podemos en Málaga. / Jorge Zapata (Efe)

En menos de un año ha pasado de ser prácticamente desconocida a convertirse en una de las caras con más presencia mediática del nuevo ciclo político. Fue la segunda persona más votada, tras Pablo Iglesias, en las primarias para las europeas de Podemos. Ha trabajado como eurodiputada desde entonces. Hasta que las elecciones autonómicas le han hecho volver a su tierra, Andalucía. Indiscutible cabeza de lista también votada en primarias. Ha conseguido un gran consenso dentro de Podemos, incluido el del equipo de Iglesias con el que tenía diferencias metodológicas, para ser la candidata. Lo hace con ambición y convencida de que es un momento histórico en el que el cambio es necesario mediante un instrumento como Podemos. En medio de una agenda frenética de actos públicos, Teresa Rodríguez (Rota, Cádiz, 1981), atiende a cuartopoder.es telefónicamente, justo tras concluir ayer mismo uno de ellos en Huelva.

¿Qué valoración hace de la campaña electoral de estas semanas?

 Muy positiva. Creo que a Podemos las campañas electorales le sientan bien. En Andalucía no se conocía tanto al Podemos con acento andaluz que estaba haciendo propuestas desde los círculos. La campaña nos proporciona la oportunidad de ser más conocidos. Hacerlo como lo hacemos, con los microcréditos y muchos actos en las plazas, nos hace posicionarnos en la carrera de forma mucho más evidente. Es lo que nos ha pasado en los últimos días, que vamos consolidándonos como alternativa aquí y ganando la confianza de la gente.

Las encuestas dan a Podemos un buen resultado teniendo en cuenta lo nueva que es la fuerza política. Pero no suficiente para gobernar. ¿Se fían de estos sondeos? ¿Con qué actitud los toman?

Vivimos un período de aceleración del tiempo político e histórico y las encuestas se quedan viejas muy pronto. Eso viene pasando desde las europeas hasta aquí y entendemos que se va dar lo mismo. Nosotros, cuando decimos que no queremos tener un papel testimonial, nos lo creemos. Entendemos que es urgente transformar las instituciones y desalojar a los agentes políticos que nos han conducido a la situación en la que estamos. Nuestra prioridad es tener mayoría suficiente para gobernar. Ese es el reto. Todo lo que se salga de ahí, no será un buen resultado. Entendemos que es el reto histórico que nos toca. Y lo asumimos con mucha responsabilidad y con seriedad.

Este mensaje es el que transmiten en el anuncio electoral, reiterando que el momento es histórico y tiene que ser ahora.

Sin duda, somos conscientes todos. También las fuerzas de oposición a Podemos saben que es un momento histórico en el que por primera vez en casi 40 años pueden pasar cosas distintas. Se pueden reconfigurar los mapas políticos y vamos camino de ello. Necesitamos que sea con la suficiente contundencia para cambiar las dinámicas de las políticas que se están aplicando y suponiendo el sufrimiento de las mayorías sociales.

¿Qué herencia considera que ha dejado el Gobierno durante décadas del PSOE?

“Se trata de coger todo el aparato de
la Junta y  salir del subdesarrollo que
vive esta tierra

Por un lado, las tareas no hechas. Tras casi 36 años de Gobierno del PSOE, las demandas del Estatuto de Autonomía de 1981 y las del pueblo andaluz en el sentido de conseguir un autogobierno una capacidad y desarrollo económico para un desarrollo endógeno en Andalucía, o acabar con la lacra del desempleo y la pobreza, no se ha conseguido. Cuando ha llegado la crisis, se han visto los problemas. Tenemos una economía dependiente, periférica, incapaz de tener la estabilidad suficiente para aguantar períodos de crisis. Aquí la crisis se ha notado especialmente porque veníamos de una situación más vulnerable. Por otro lado, la construcción de una estructura institucional y parainstitucional, que ha generado estabilidad en un PSOE, que ha tejido redes clientelares y ha tenido la capacidad de sobrevivir de la gestión de las subvenciones públicas en todas las administraciones. Ahora toca gestionar todo eso de forma eficiente para que se ponga al servicio de la ciudadanía y no de los intereses de un partido que quiere perpetuarse en el poder. Se trata de coger todo el aparato de la Junta y poner a las personas por delante, ponerse a la altura del reto político, que es salir del subdesarrollo que vive esta tierra.

Podemos no se plantea pactos preelectorales con ninguna fuerza de forma clara. ¿Cómo ven a IU? Es una fuerza con la que pueden tener algunas semejanzas programáticas pero que ha estado en el último Gobierno.

Entendemos que no merece la pena ocupar asiento en un Consejo de Gobierno para aplicar las mismas recetas que están aplicando las fuerzas del bipartidismo. Porque entre otras cosas lanzas un mensaje a la sociedad de que no se pueden hacer las cosas de otra manera. Desde que nació Podemos, hicimos una invitación a construir un nuevo ciclo, con valentía, sin miedo a perder las antiguas estructuras para generar una fuerza política ganadora y valiente.

¿Considera entonces que IU no es una fuerza ganadora y valiente?

Bueno, no sé. En cualquier caso, sí que me parece que no es una buena dinámica aplicar las recetas de la austeridad desde la izquierda, duelen más.

Ha habido cierto revuelo por el asunto de los debates en la televisión pública andaluza. Primero, usted reclamó que se incluyera a Podemos en el debate a tres. Luego, también le han criticado por no participar en el debate a siete. ¿Cómo valora ambos asuntos?

Sobre lo primero, nosotros entendemos que el debate entre PSOE, PP e IU era una foto en blanco y negro. Algo que no se correspondía con los deseos informativos de la ciudadanía andaluza, que entendíamos que querían que nos pusiéramos delante de la presidenta andaluza y pedirle cuentas por los compromisos que ha incumplido durante estos años y su mala gestión. Lo del debate a siete, coincidía con un acto que tenía en Jaén. Parece una cosa menor, pero para nosotros no lo es. Los actos los construimos con el trabajo que la gente que realiza de forma voluntaria. No tenemos una empresa que nos monta los actos y en los que se podrían modificar o cancelar. Sopesamos ambas cosas y nos pareció prioritario cumplir con los compañeros de Jaén. Aprovechamos también para hacer un debate de otra manera. Con una aplicación móvil la gente nos hizo llegar sus preguntas. En 14 horas que funcionó, participaron más de 3.000 personas. En los debates televisivos se echa de menos que la gente pueda hacer preguntas.

Pablo_Iglesias_Teresa_Rodríguez_Málaga
Pablo Iglesias besa a Teresa Rodríguez al comienzo del mitin celebrado en Málaga. / J. Z. (Efe)

Una de las críticas que más se escucha sobre Podemos en general y en esta campaña en particular es que no tienen propuestas concretas y mantienen un discurso vacío. ¿Qué opina?

Hemos presentado más de 400 propuestas muy concretas que además hemos cuantificado económicamente. Es decir, cuánto costaría cada una de ellas. Hemos hecho ese esfuerzo de concreción porque entendemos que la sociedad nos lo pide, no porque otros nos critiquen en su discurso. Hay algunas como los procedimientos de emergencia ciudadana, que son medias muy viables y concretas que permitirían que la administración pusiera prioridad a los procesos administrativos para la ciudadanía que tienen relación con la supervivencia, es decir, la luz, el agua, los desahucios, la ayuda a la dependencia, etc. Lo han elaborado personas que trabajan en la administración pública, saben cómo se hace. Una propuesta concreta es también declarar la situación de emergencia habitacional, que permitiría parar los desahucios de inmediato y los cortes de luz y agua. Luego ir trabajando en una reforma de la ley para eliminar las cláusulas abusivas de los contratos hipotecarios y poner a la administración como aliada de las familias que se ven sometidas a un proceso de desahucio. Propuestas concretas son las que hemos planteado sobre transparencia, alguna como publicar los movimientos contables de todas las administraciones en tiempo real para que la ciudadanía pueda consultarlas. No es que no tengamos propuestas, sino que las que tenemos, no les gustan a los que lo dicen.

¿Qué propone para un sector tan estratégico en Andalucía como la agricultura?

Planteamos en primer lugar atender a los retos que tienen más de 35 años y han estado presentes en las reivindicaciones de la autonomía, es decir, generar una producción agrícola que no suponga vender las materias primas a bajo precio. El valor competitivo de nuestros productos es que vendemos a granel producción agrícola intensiva basada en el monocultivo. Vemos como este año cuando ha habido una mala cosecha de aceituna, ha subido el paro en el sector agrícola en Jaén por la falta de diversificación. Entendemos que es necesario potenciar una economía social, cooperativas que generan empleo aquí y que añaden un valor a los productos. También la especialización productiva, para que en lugar de vender aceite a granel lo vendamos ya embotellado aquí. El reto de la agroindustria que apueste por la calidad y los productos ecológicos, un sector en el que podemos ser competitivos a nivel internacional. Hay que aplicar las nuevas tecnologías a la producción agrícola a través de las renovables.

¿Cuál es la principal debilidad que tiene Podemos ante estas elecciones? ¿Y cuál su mayor fortaleza?

“Algunos están
muy interesados
en fomentar la campaña del miedo
y el desprestigio

Quizás la mayor debilidad es que pueda cundir la campaña del miedo y desprestigio. Algunos están muy centrados en fomentarla utilizando mensajes de que votar distinto supone incertidumbre. La fortaleza es el músculo. Los partidos tradicionales en Andalucía tienen hueso y estructura y nosotros tenemos lo más importante, que es el músculo, con una cantidad de círculos de gente autoorganizada que están protagonizando la campaña. Se me ve a mí, pero hay miles de simpatizantes de Podemos que están construyendo la campaña con sus propios recursos e ilusión, algo que les falta a otras fuerzas políticas.

¿Cómo de importante es el apoyo directo de Pablo Iglesias en esta campaña?

Es fundamental. Uno de los grandes recursos que tenemos a través de la portavocía de Pablo y del prestigio y cariño que se ha ganado en Andalucía, puesto a disposición del proyecto. Es de gran ayuda.

¿Qué le ha aportado el trabajo como eurodiputada y que puede trasladar de esa experiencia adquirida en un hipotético Gobierno de la Junta?

Primero, algo que tiene que ver con lo humano. Verle las caras a la casta política profesionalizada a la que ya no le duelen las cosas. Ves la apatía con la que hacen política el resto de partidos. Solamente con olerlos, te das cuenta de que hace tiempo que perdieron el pulso de la calle y la presión de la ciudadanía para hacer política a disposición de la mayoría. Y luego, encontrar los espacios en los cuales se diseñan las recetas que generan sufrimiento a las mayorías sociales como la comisión de economía. Verlo de primera mano ayuda a conocer cuales son los mecanismos de intromisión política. Otra cosa es la relación otras fuerzas políticas del sur de Europa que están llevando a cabo procesos similares al nuestro. Tienen condiciones parecidas y nos necesitamos unos a otros para poder hacer frente con una buena correlación de fuerzas a la Europa de Merkel y la troika.

¿Cuáles considera que son las principales diferencias entre usted y Susana Díaz?

Lo primero es la trayectoria. Ella, pese a pretender aparecer como algo nuevo, es el paradigma de cómo se configuran los cuadros políticos del bipartidismo. Y también Moreno Bonilla. Desde las juventudes de sus partidos han estado profesionalizados, llevan toda la vida ganando congresos y discusiones en despachos para mantenerse. Ella forma parte de un partido responsable de la falta de desarrollo económico y la ausencia de transparencia en las instituciones. Yo soy una profesora que luchó contra los recortes y que ha dado el paso a hacer política porque entiende que el momento requiere de compromiso y fortaleza más allá de la protesta y la crítica. Hay que proponer alternativas y llevarlas a las instituciones.

  • plomi

    Mayorías suficientes ni para los míos. De hecho no sintonizo con vuestro discurso. Con esto ya he dicho todo. Suerte tenéis del trato que os dan los medios, aprender a hacer política de dialogo y consenso. Ahí se ve el buen político. Lo fácil paso a mejor vida, por suerte para la clase trabajadora.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend