López Rodrigo: “Cifuentes forma parte de este proceso decadente del PP que nos está matando”

1
José_Manuel-López_Rodrigo_Podemos
José Manuel López Rodrigo, durante la entrevista con cuartopoder.es en un despacho de la sede de Podemos. / M. M.

Podemos ha confiado en él para las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid. Un reto que José Manuel López Rodrigo (Madrid, 1966) dice que asume con responsabilidad. De momento, es sólo cabeza de la lista unitaria, única lista agrupada para este proceso, en las primarias que la formación tiene abiertas desde el pasado miércoles por la noche hasta mañana domingo. Otras cuatro personas, individualmente, aspiran a ser el candidato de Podemos en estas cruciales elecciones, pero resulta prácticamente imposible que no sea López el más votado. Ingeniero agrónomo de formación, ha desarrollado su carrera profesional vinculado a ongs como Cáritas o la Fundación Tomillo. También ha sido durante ocho años presidente de la Fundación Pluralismo y Convivencia, tanto con el Gobierno de Zapatero como durante año y medio con el de Rajoy. Atiende a cuartopoder.es en la sede de Podemos en Madrid, durante la mañana de ayer.

Publicidad

No participaba en Podemos al menos de forma pública, ni estaba en los órganos de dirección ¿Por qué decidió dar este paso?

He participado durante toda mi vida en el tema de la justicia social y el trabajo en los barrios. Cuando llegó el 15M, salí a la calle como todos y cuando se empezó a articular un proyecto como Podemos, estuve participando en el Círculo de Economía y en el de Hortaleza. Ahora estamos en un momento de cambio donde ya no estamos diciendo lo que está mal sino cómo queremos que estén las cosas. En ese momento, el proyecto está buscando otra gente, con capacidad de gestión y donde se pide que den un paso de responsabilidad para empezar a trabajar. Ese es mi caso, he visto que es el momento en el que tengo que estar apoyando. Y no soy el único, la lista, la gente que está en el proyecto viene del mundo de la gestión, del cambio y que piensa en cómo mejorar, mirando hacia adelante.

¿Siente presión personal por lo que pueda pasar durante la campaña?

La reflexión que uno se hace antes de dar el paso es que vas a pasar de ser una persona normal de la calle a ser una figura pública que vas a estar bajo la lupa constantemente. Soy un ciudadano bastante normal, que vive en un barrio en el que ha nacido, que no tiene acciones o cosas así. Creo que estoy dentro de una media bastante normal. Aspiramos a hacer de la política un espacio de normalización, donde la gente pueda salir y entrar de la política de manera natural sin que eso te pueda marcar para siempre. No queremos que haya políticos profesionales. Ahora mismo no es así, porque meterte en Podemos te genera una marca inicial.

Ha llamado la atención que en Madrid las diferentes sensibilidades de Podemos se hayan logrado agrupar en una sola candidatura, algo que no ha pasado en estos procesos. ¿Cómo lo valora?

Que en el proceso haya muchas listas nunca es malo. Parte del empuje que tiene Podemos y lo que está reclamando la sociedad es precisamente la diversidad. Siempre es positivo eso. Madrid es también muy diverso y no hay que asustarse porque haya varias listas. Pero dicho esto, hemos conseguido una candidatura muy abierta, con diferentes sensibilidades, gente que viene de espacios más políticos, otros sociales, otros son perfiles técnicos, etc. Es un grupo muy diverso e interesante.

"Salimos con la idea de ganar
las elecciones. Entendemos
que la gente demanda un cambio y va
a votar eso

¿Qué destacaría en concreto de la candidatura?

Hemos planteado la posibilidad de que la gente que entrase en la lista tuviese la capacidad de gobernar. Porque ya estamos en ese paso en el que sentimos que hay que gestionar las instituciones. Ha entrado gente que sabe de gestión, otra gente nueva y además nos estamos rodeando de un grupo que nos apoyaría en el proceso de un Gobierno. Nuestra idea es trabajar sobre un Gobierno, no sobre una lista. Preparamos una propuesta de Gobierno, de cambio, ejecutable y con números porque eso es lo que reclama la ciudadanía.

Sobre la integración de la plataforma Convocatoria por Madrid, tras una semana intensa, se logró un acuerdo. ¿Qué puede aportar este grupo de personas?

La candidatura ahora mismo está hecha con gente que ha salido de IU, de Equo y de otros ámbitos sociales. Pueden aportar lo que el resto, una mirada diferente, cada uno desde su perspectiva. Estamos intentando trabajar sobre algo como el mínimo común múltiplo, veníamos de los máximos comunes divisores, donde cada uno se diferenciaba y ahora estamos en una idea de propuesta conjunta. Nuestra idea no es ser oposición, nuestra idea es ser Gobierno. Todo el mundo que está por el cambio, venga de donde venga, esta teniendo espacio dentro de Podemos y de esta candidatura. Aquí Podemos está siendo una herramienta de confluencia.

¿Le hubiera gustado que Tania Sánchez estuviera en la candidatura?

Yo he sido una persona de consenso, a mi me lo propusieron y no entré ni siquiera en cómo era la candidatura. Se fue articulando en el Consejo Ciudadano de la Comunidad de Madrid y yo ahí no estoy. Yo no puse condiciones, ni sabía quien entraba ni quién salía, no estaba en la negociación y en ese punto sigo.

¿Espera que haya mucha participación de la gente en las primarias pese a haber sólo una lista?

Estamos llamando a ello. Nos preocupa que la gente vea la candidatura y no entre a votar. Estamos en un proceso estructural en el que queremos que las primarias pasen a ser parte de la democracia. La gente entró al principio con mucho ánimo en las primeras votaciones y sí es verdad que ha bajado algo. Hay que hacer que esto no sea una cuestión sólo de Podemos. Si formamos gobiernos, la idea es que las leyes electorales prevean primarias en todos los espacios políticos. Para nosotros la participación es un tema fundamental,hay que decir a la gente que aunque parezca que ya está hecho no es así.

Teresa Rodríguez señaló a este medio que si no gobernaba, no sería buen resultado para Podemos. No ha sido así. ¿Cómo valora los 15 diputados obtenidos en Andalucía?

Entrevista a López Rodrigo
López Rodrigo, tras la entrevista. / M. M.

Creo que son buenos resultados. Somos una formación que todavía no se ha cumplido un año desde que se presentara a las elecciones europeas. Hemos pasado de 0 a 15 en un territorio complejo. Para nosotros es interesante, porque nos estamos organizando sobre la marcha. Eso para un partido no es fácil. Conseguir casi un 15% es un buen resultado. Nos permite por primera vez tener un trabajo institucional.

¿Qué aspiraciones electorales tiene Podemos para la Comunidad de Madrid?

Salimos con la idea de ganar las elecciones. Entendemos que la gente demanda un cambio y va a votar eso. Esta comunidad es muy diferente en términos políticos a Andalucía. Aquí el modelo de la construcción ha llegado a su máxima decadencia y no se sostiene mucho más. Si dura 4 años más podemos entrar en una nueva fase de endeudamiento con las nuevas operaciones especulativas que nos dejen ya casi sin posibilidad de retorno. Creemos que la gente está demandando otra posibilidad de modelo y va a empujar en esa dirección.

¿Cómo resumiría los principales problemas de la Comunidad de Madrid?

El PP ha dado la espalda a los ciudadanos en temas institucionales. Y la oposición se ha pasado los últimos 20 años más en conflictos internos, viendo pasar la situación. Tenemos una región que es la segunda en Producto Interior Bruto y renta per cápita, con una riqueza grande pero muy desigual. Esta situación se ha producido por varias cuestiones. Una es el modelo económico del gran ladrillo. Todo se ha movido en torno a la construcción. No hay espacio físico ni económico para hacer nada distinto al ladrillo. Esto ha llevado a un sistema clientelar y de corrupción. Y luego, un banco como Bankia que ha financiado este sistema en términos circulares. Las tarjetas black son una cortina de 15 millones que no nos está dejando ver el problema de 24.000 millones que hay debajo y no sabemos dónde están. Después de construir se ha pasado a vender el bienestar, como colegios o hospitales. Pero también está asociado al ladrillo. Al PP no le ha interesado la educación, sino poner un ladrillo y tener un terreno para hacer una edificación de un colegio. No le ha interesado la sanidad sino quedarse con la construcción de hospitales. Y no le ha interesado la cultura sino quedarse con el Teatro del Canal. Todo tiene que ver con el ladrillo. Han puesto encima un velo, somos la Comunidad con menos transparencia de todo el Estado. Lo que tenemos es un sistema injusto que no genera empleo y es ineficiente, ya que ni siquiera deja a los funcionarios trabajar. El PP está asociado con una pequeña élite económica que no permite otro desarrollo económico. Aquí se piensa en construir casinos y 15.000 viviendas más que no necesitamos.

¿Cómo piensan darle la vuelta a esto?

"Hay que hacer una auditoría de la deuda y recuperar el impuesto sobre el patrimonio para grandes fortunas. Sólo lo pagarían 14.000 personas, pero son 600 millones de euros

Necesitamos replantear el tema económico, salir del ladrillo. Y abrir una oleada con los temas de eficiencia energética que la UE está financiando y que generan industria, tecnología e innovación. Estamos hablando también de comercio, cambiar su lógica. Y de reindustrializar Madrid. Aquí tenemos espacios de biomedicina, una fábrica de coches que podría producir coches eléctricos y muchas posibilidades que pueden generar un empleo sostenible. Hay que reorganizar la sanidad, educación, servicios sociales, cultura y deporte. Todo eso ha sido privatizado y entonces no hay accesos. Hay que ver los contratos y hacer una auditoría para ver qué ha pasado con la deuda. Desde 2008 a 2014 la deuda ha pasado de 10.000 millones a 25.000 millones. Hay que saber en qué se ha invertido ese dinero. Mantendremos la seguridad jurídica, pero si hay algún contrato que está mal, alguien tendrá que ser responsable de él y habrá que revisarlo. Desde luego no haremos más privatizaciones. Hay que revisar también la fiscalidad, volviendo a poner el impuesto sobre el patrimonio para grandes fortunas. En la Comunidad de Madrid sólo lo pagarían 14.000 personas, pero son 600 millones de euros. Subir un 10% el presupuesto en educación nos costaría 400. Hablamos de dinero que se está yendo en cosas que no tienen sentido.

Usted ha trabajado mucho temas de pobreza y desigualdad. Hay datos de informes de ongs como precisamente Cáritas que tienen cifras muy rotundas. ¿Cómo se pueden atajar a corto y medio plazo estas bolsas de pobreza en la región?

La gente que está más abajo ya no llega. Y la gente que estaba en medio, ahora está más abajo. El último Informe de Cáritas, decía que en 2007, el 51% de los españoles estaban integrados, ahora sólo es el 30%. Hay que pensar otras formas de trabajar y tenemos que ser una sociedad que distribuya mucho mejor. Hay que tomar decisiones de otro perfil y asegurar que todo el mundo accede a las cuestiones básicas. No es costoso en cuanto a recursos pero no es suficiente hacer un plan de rescate de los primeros cien días. Podríamos empezar a hacer eficiencia energética en las viviendas de la gente. Eso sería coger una bolsa de gente que haya salido de la construcción, formarla con muy poco coste y empezar a generar eficiencia energética en los edificios. La gente con pobreza rápidamente subiría de nivel y la espiral negativa la conviertes en positiva, asegurando los derechos básicos de las personas y empezando a hacer un cambio donde tú incluyas a la gente que lo está pasando peor en la sociedad. Las posibilidades de mejora pasan por la innovación, por la industria y los cambios económicos.

El asunto religioso, la pluriconfesionalidad y la convivencia son también temas sobre los que ha trabajado. ¿Qué cosas se podrían mejorar desde las competencias de un Gobierno autonómico?

Lo que yo aprendí durante esos 8 años en la Fundación es que se puede convivir entre gente diversa. En Madrid hay que generar un escenario donde la gente viva feliz, tranquila y conviva. El tema de la religión es llamativo. En Madrid siempre se ha planteado que el tema de la religión de los que no son católicos es de extranjeros. Hay un tránsito que no se ha producido y aparentemente España se divide en dos: clericales y anticlericales. No es así, hay un grupo que no llega al 25% de la población que es creyente, de esos hay un 5% de otras confesiones. Y el resto es bastante indiferente, no tiene preocupaciones sobre el tema. De ese porcentaje de otras confesiones, la mayoría no son extranjeros. Te encuentras situaciones complejas como que la ley permite a los musulmanes enterrarse pero nadie ha decidido que haya un espacio para ello. Una cosa que se resuelve con normalidad no se ha hecho. El tema de la laicidad del Estado, por otra parte, hay que asegurarlo. Creo que la gente vive con normalidad el hecho religioso y no hay ese conflicto clerical-anticlerical. La ley de libertad religiosa del 80 es la única que no tiene reglamento.

"A Luis García Montero y Ángel Gabilondo les tengo aprecio,
pero no dejan de ser el resultado
de conflictos internos

Una pregunta que se hace gente que participa en movimientos sociales es qué va a pasar si muchas de las personas que participan en ellos o en otros espacios de la sociedad civil entran en las instituciones. ¿Quién queda fuera para auditar a los políticos?

En esta lista hay un grupo que viene de la sociedad civil articulada y otro que no. Es algo diferente a lo que pasó en los años 80. Aquí tuvimos un problema con el primer Gobierno socialista porque lo que hizo fue cooptar al movimiento vecinal, lo deshizo. Eso fue un error y lo hemos estado pagando unas cuantas décadas. El objetivo ahora no es ese, sino que venga gente, muchos no organizados, y en cuanto se esté en el Gobierno hay que reforzar a los movimientos sociales.

Ángel Gabilondo, Luis García Montero y Cristina Cifuentes.¿Qué opina del resto de candidatos en estas elecciones.

A Gabilondo y García Montero les tengo aprecio. Son gente con la que se puede hablar. Pero es verdad que la oposición en estos 20 años no ha estado muy pendiente de lo que estaba pasando, sino de los conflictos internos. Incluso han sido algunas veces colaboradores necesarios de lo que ha pasado. Son dos personas con las que creo que me entiendo pero no dejan de ser el resultado de esos conflictos internos. Con respecto a Cifuentes, creo que tiene idea de transmitir el cambio pero lleva siendo diputada desde 1991. Y ha pasado por todas las comisiones que hay. Ha conocido todo por dentro, llegó incluso a estar en la comisión del tamayazo. Forma parte de este proceso decadente del PP que nos esta llevando a un Gobierno ineficiente y a un sistema clientelar que nos están matando. Ha sido parte de lo que se ha hecho en esta comunidad.

1 Comment
  1. Alberto says

    Podemos debiera tener una posición más clara en pro de la Educación Pública y Laica. La aquiescencia de López respecto a los Colegios Concertados, adoctrinadores por definición es cuando menos preocupante. Una sociedad laica no puede dejar la educación en manos de intereses privados, y menos en religiosos, que en Madrid son católicos y en casos fundamentalistas. Y habría que fijar al menos un calendario de reducción de colegios privados. López quiere bañarse y guardar la ropa. No ampliar los concertados pero tampoco reducirlos. Mal para Podemos. Así no se defiende la Escuela Pública.

Leave A Reply

Your email address will not be published.