Alarma en el Partido Popular por el hundimiento del voto urbano en Andalucía

Mariano Rajoy y Javier, durante la reunión que mantuvo la dirección del PP para analizar los resultados de las elecciones andaluzas. / Efe
Mariano Rajoy y Javier Arenas, durante la reunión que mantuvo el Comité Ejecutivo Nacional del PP para analizar los resultados de las elecciones andaluzas. / Efe

Las alarmas se han disparado en el PP andaluz, tras analizar los resultados de las recientes elecciones autonómicas, celebradas el 22 de marzo, y profundizar en el voto urbano y, en concreto, en las ocho capitales de provincia; ocho ciudades en las que, actualmente, gobierna el PP por mayoría absoluta. Si hasta la fecha el voto urbano era la mayor baza de los populares en Andalucía, los resultados de las elecciones del pasado domingo reflejan un notable retroceso en todas las capitales de provincia andaluzas e incluso lo convierten en segunda fuerza política en ciudades como Sevilla, Huelva o Cádiz.

Fuentes del PP han asegurado a cuartopoder.es que, pese a que confían en el factor personal de sus candidatos y su predicamento en las capitales andaluzas, si no mejoran sensiblemente sus expectativas podrían perder el gobierno de ciudades como Sevilla, Huelva, Cádiz y Málaga. En esta última, pese a que el PP se mantuvo como primera fuerza política con un 27,49 % de los votos, apenas consiguió distanciarse dos puntos del PSOE, que se alzó con el 25,33% de los votos y, de mantenerse esta tendencia, podría arrebatarle fácilmente la alcaldía con un pacto con Podemos (17,86%) o con Ciudadanos (14,09%). En el resto de capitales de provincia, Córdoba, Almería, Granada y Jaén, la distancia que le saca el PP, que sigue siendo la primera fuerza política, va desde los cerca de 9 puntos en Córdoba hasta los casi 16 puntos en Granada.

Publicidad

Sin embargo, en el PP consideran que sería un "desastre" perder el gobierno de cuatro de las ocho alcaldías y diseñan su estrategia para salir lo menos perjudicados de las elecciones municipales del próximo 24 de mayo. Confían en el carisma de figuras como Juan Ignacio Zoido, actual alcalde de Sevilla, la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, que lleva 20 años gobernando con consecutivas mayorías absolutas, o Pedro Rodríguez, alcalde de Huelva, para remontar los resultados obtenidos el pasado domingo. En la ciudad de Sevilla, el PSOE fue el partido más votado con el 30,80% de los votos, mientras que el PP pasaba a ser segunda fuerza con 27,18%, seguido de Podemos (17,97%) y Ciudadanos (11,54%). Algo parecido ocurrió en Huelva, donde el PSOE se hizo con el 30,89% de los votos frente a los 26,49% del PP, 17,71% de Podemos, 11,48% de Ciudadanos y 5,82 de IU. Asimismo, en Cádiz, fue la formación Podemos la que se alzó con el primer puesto, con un 28,80% de los votos, desplazando al PP al segundo puesto, con un 25,68%; el PSOE, con un 20,71%, Ciudadanos (11,88%) e IU (5,10%).

Esos resultados han llevado al PP a cambiar sus planteamientos sobre pactos, alianzas y apoyos poselectorales en dos ocasiones en apenas una semana. Si el candidato del PP a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, sostuvo durante toda la campaña electoral que era partidario de permitir gobernar a la lista más votada, apenas unas horas después de celebrados los comicios andaluces aseguró que el PP no apoyaría a la candidata del PSOE, Susana Díaz, ganadora de las elecciones con mayoría minoritaria. En las últimas horas, sin embargo, los populares han vuelto a modificar sus planes y han ofrecido a la candidata socialista un acuerdo: permitirle gobernar a cambio de que el PSOE de Andalucía permita gobernar al PP en todas aquellos grandes municipios donde los conservadores consigan ser la lista más votada.

Otra de las opciones que plantean es abandonar la confrontación directa con Ciudadanos, formación que, entienden, ha logrado hacerse con buena parte de los votos que hace cuatro años fueron a parar al PP, para poder buscar un entendimiento poselectoral en apenas dos meses. Fuentes de la dirección del PP consultadas por este diario aseguran que consideran muy difícil revertir el fenómeno Ciudadanos en tan poco tiempo y que "lo sensato ahora es ser pragmáticos y no crearnos más enemigos". Con todo, los 'populares' dan por hecho que, en menos de dos meses, van a sufrir un importante retroceso en Andalucía con respecto a las anteriores elecciones municipales, pese a las estrategias electorales y a los intentos de establecer alianzas poselectorales.