Sosa Wagner asesorará a Ciudadanos si se lo piden, pero no quiere volver a la política

Sosa_Wagner
Imagen de archivo de Francisco Sosa Wagner durante una conferencia en el Forum Europa. / Efe

En los tiempos que corren, ser un hombre honrado es ser revolucionario. Y eso también vale para quienes han sido políticos y cargos públicos y supieron retirarse a tiempo cuando tuvieron que elegir.

Es el caso de Francisco Sosa Wagner, exeurodiputado de UPyD, que no sólo dejó el partido por sus profundas discrepancias con Rosa Díez, especialmente en lo que respecta al modo personalista y autoritario de dirigirlo, sino también el escaño de Estrasburgo, tan altamente cotizado.

Publicidad

Sosa Wagner optó por retirarse a sus cuarteles pedagógicos de la universidad leonesa, donde ejerce de catedrático en Derecho Administrativo como jurista de más que reconocido prestigio. Y ahora es un profesor ejerciente que varios partidos ansiarían para sí, especialmente el de los Ciudadanos de Albert Rivera, quien a principios de año, antes de las andaluzas que lo han elevado a la cumbre del Olimpo democrático español, señaló a este redactor que deseaba contar con él para lo que quisiera. Aunque, añadió entonces, había contactado con él y fue el propio Sosa Wagner quien no quiso retornar al ingrato mundo del que había conseguido escapar.

Ahora, tras los comicios de Andalucía, Rivera ha vuelto a la carga porque sabe de su valía política y humana y desearía tenerlo en sus filas. De hecho, ya coincidió con Rivera, como simpatizante, cuando en su calidad de jurista experto en autonomías colaboró en actos de la asociación Ciutatans de Catalunya y se adhirió en 2008 al ‘Manifiesto por una lengua común’.

Bastante ‘mili’

Sin embargo, en conversación informal con cuartopoder.es, asegura que ahora ve con simpatía a Ciudadanos y le desea lo mejor a Rivera en los próximos comicios, pero que él ya solo está para aportar ideas, escribir papeles y ayudarles en todo lo que sea. Sin compromisos políticos. Después de lo sufrido con Rosa Diez, prefiere ver los toros desde la barrera. No quiere ni ser militante.

El apacible catedrático comenta, sin el menor asomo de acritud, que él ya ha hecho bastante ‘mili’ después de formar parte del PSP de Enrique Tierno Galván; luego, del PSOE de Felipe González –en cuyo Gobierno, tras ejercer como miembro de la Comisión de Expertos que diseñó el modelo autonómico español, ejerció de Secretario General Técnico del Ministerio para las Administraciones Públicas–; y, finalmente, como dirigente y eurodiputado de UPyD. Por eso añade que lo único que quiere hacer ahora es disfrutar de la enseñanza en León y de la compañía de su esposa, quien también ejerce de catedrática, en su casa de Carvajal de la Legua, cercana a la universidad. Allí, afirma, pisa el campo nada más salir por la puerta.

El resto, sus inquietudes, sus ideas y sus aportaciones, además de expresarlas en su blog personal o en sus colaboraciones en la tertulia nocturna de RNE junto al ex ministro Carlos Aparicio y el ex líder de CCOO, Antonio Gutiérrez, las pone al servicio de Ciudadanos. Pero, remata sonriente, siempre que no tenga que salir del campus.