Rato cobró 6 millones opacos en Suiza y se acogió a la amnistía fiscal de Montoro

1
Imagen de archivo de Rodrigo Rato durante una de sus comparecencias en los juzgados por el 'caso Bankia'. / Efe
Imagen de archivo de Rodrigo Rato durante una de sus comparecencias en los juzgados por el 'caso Bankia'. / Efe

Sus antiguos amigos y colaboradores Luis de Guindos y Cristobal Montoro esquivaron ayer en el Congreso de los Diputados las preguntas de si Rodrigo Rato se ha acogido a la amnistía fiscal del Gobierno de Mariano Rajoy y si está siendo investigado por el Servicio Ejecutivo de Prevención y Blanqueo de Capitales (Sepblac). Para Guindos "es un tema privado" y para Montoro "sería la prueba de no hay trato diferente" a ninguna persona, "sea quien sea". El exvicepresidente económico del Gobierno con José María Aznar, exsecretario general del Fondo Monetario Internacional (FMI) y expresidente de Bankia, Rato, tuvo que reconocer en octubre pasado, a preguntas del Fiscal Anticorrución, Alejandro Luzón, que había recibido 6 millones de euros de la banca privada de inversiones Lazard, precisamente una de las entidades contratadas para preparar la salida a bolsa del grupo Bankia-BFA.

Publicidad

Para recibir ese dinero, Rato disponía de cuentas opacas en entidades en Suiza y/o Luxemburgo. Con la ventajosa amnistía fiscal de Montoro (un 3% de los intereses), decidió regularizar su situación, según informó el martes el diario digital Vozpopuli citando fuentes jurídicas. El interesado guarda silencio y Montoro no ha negado que se haya acogido a la amnistía fiscal, ni siquiera después de que en el pleno del Congreso de ayer el dirigente socialista Pedro Sánchez pidiera su dimisión como "estudiante aplicado del maestro Rato" y creador de un despacho con exaltos cargos de Hacienda que ha sido, dijo, "el paradigma de las puertas giratorias".

Publicidad

La investigación del fiscal Luzón trata de determinar si los fondos fiscalmente opacos del que fuera máximo responsable de la hacienda y las cuentas públicas hasta hace poco más de una década procedían de prácticas ilícitas y corruptas como presidente de Bankia. De momento se suma a la nómina de personajes procesados por corrupción que tenían cuentas en Suiza, caso del extesorero del PP Luis Bárcenas; el yerno del Rey emérito Iñaki Urdangarín y su socio Diego Torres; la familia del expresidente catalán Jordi Pujol y el exdirigente del PP de Madrid, Francisco Granados. Algunos se acogieron a la amnistía de Montoro y otros no. Rato fue una de las 32.000 personas físicas y jurídicas que afloraron dinero fiscalmente opaco.

El origen sospechoso o poco claro de la suma millonaria del expresidente de Bankia ha dado lugar a una investigación del Servicio Ejecutivo de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac),  del que forman parte técnicos de Hacienda, del Banco de España, la Fiscalía Anticorrupción y expertos policiales. Aunque el Gobierno no ha confirmado ni desmentido este extremo, Rato sería uno de los 705 individuos que están siendo investigados por el presunto origen delictivo de sus fondos, en este caso, por los presuntos delitos de estafa, cohecho y falsedad en documentos mercantiles sobre las operaciones de salida a bolsa de Bankia.

En declaraciones públicas y ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que instruye el "caso Bankia", Rato ha querido dejar claro que los 6 millones de euros que recibió de Lazard correspondían a su trabajo y a unas acciones adquiridas en 2008. Rato se incorporó como presidente senior de Lazard en enero de 2008, tras dejar el FMI, y cesó en el puesto en diciembre de 2009, cuando Rajoy le propuso como presidente de Caja Madrid -la tercera entidad financiera del país en aquel momento-, en diciembre de 2009, para acabar con la guerra interna por el control de la caja entre las huestes de presidenta madrileña Esperanza Aguirre y el entonces alcalde Alberto Ruiz-Gallardón. Los pagos de Lazard se registraron en 2011. El 17 de febrero se produjo la decisión de salida a Bolsa de Bankia y el 24 de marzo la elección de la firma Lazard como asesora de la operación. Por ese servicio, la entidad de la que el propio Rato era accionista y exdiretivo recibió 16,4 millones de euros de Bankia.

Más allá del resultado de la investigación, la trayectoria política de Rato se ha caracterizado por una concepción instrumental del poder pro domo sua incluso antes de llegar al Ejecutivo. Al poco de convertirse en portavoz parlamentario del PP, todavía en la oposición, en el Congreso de los Diputados se comenzó a servir agua embotellada de una empresa de su familia en Asturias. También ejerció su influencia para recalificar un terreno en el centro de Oviedo, aunque la oposición evitó el 'urbanicidio'. Y, asimismo, intervino activamente para, como demostró el entonces vicepresidente socialista Alfonso Guerra, vender por más de mil millones de pesetas la red de emisoras de radio Rueda Rato que su padre, que fue ejecutivo del aparato de propaganda de Franco, igual que el de Aznar, había refundado con la concesión de frecuencias de onda media y sin un valor patrimonial que justificara el 10% del precio que pagó por ellas la Organización Nacional de Ciegos (ONCE).

1 Comment
  1. juanjo says

    Cada vez está más claro: casi todos los peperos son iguales, sólo que unos sostienen las sacas y otros afanan los millones.
    ….
    Se diría que el robar, prevaricar, defraudar es el ethos del Partido Popular, una especie de regla sagrada, absolutamente inviolable que se transmite con el carnet del partido, que al fin y al cabo, como o predicaba un cura de mi parroquia, mejor están los millones en las manos de los defensores del orden católico, apostólico y romano, que en los bolsillos de esos rojazos descreídos, ateos y contrarios a las predicas de nuestros hechiceros.

    De ahí que todos los curas, monjas, frailes, obispos y obispones recomienden votarles.

Leave A Reply

Your email address will not be published.