Anguita cree “urgente” fundar un partido ante el agotamiento del PCE y de IU

Julio_Anguita_nuevo_partido
Julio Anguita, en una imagen de archivo. / Efe

Julio Anguita está convencido de que el PCE e IU no dan más de sí, que están agotados, que son una pieza averiada del motor de la izquierda que ralentiza su marcha. Por eso, el que fuera secretario general del PCE y coordinador de Izquierda Unida en los tiempos en que la entonces federación de partidos tenía más de dos millones y medio de votos (municipales del 95 y generales del 96), considera “de urgente fundación una fuerza política de carácter marxista”.

Publicidad

Así lo escribe, y no en cualquier sitio, sino en el último número de Mundo Obrero, la revista mensual del Partido Comunista de España, en un artículo que lleva por título Cortar el nudo gordiano, sin duda uno de los textos de referencia en el próximo futuro de IU.

El párrafo en el que desarrolla su propuesta es suficientemente esclarecedor:

En estos momentos es de urgente fundación una fuerza política de carácter marxista que beba de la tradición revolucionaria del PCE y del espíritu fundacional de IU. Una fuerza que necesita de comunistas y militantes de la izquierda. Pienso con toda sinceridad, no ajena de dolor, que hoy por hoy ni el actual PCE ni la actual IU están a la altura de esa tarea. Necesitan refundarse en algo mucho más profundo que un cambio cosmético.

Anguita anuncia que desarrollará “en lo sucesivo” su planteamiento, del que avanza 10 características que, a su juicio, debería tener; entre ellas “ruptura total con el régimen de la Transición”, “dar por inasumible el Tratado de Maastricht”, “rechazar el TTIP”, “iniciar un proceso constituyente que desemboque en la III República” o “establecer fuertes relaciones con los países iberoamericanos”.

¿Por qué hace tan arriesgado planteamiento ahora, en plena campaña electoral y con una IU debilitada? Quizás porque, como explica él mismo, no le gusta la deriva que ha tomado una contienda donde las cuestiones clave “desaparecen en una sfumatura que pretende ampliar el arco de votantes”, y también –en clave interna– “porque estamos –dice– en unos momentos en los que seguir mareando la perdiz, hablar de esencias en peligro por la actitud de supuestos enemigos es una manera como otra cualquiera de acabar con una tradición gloriosa so capa de defenderla”.

Esa es, por tanto, su nueva apuesta, una nueva fuerza política de carácter marxista ante “un panorama más bien desalentador” que ni siquiera es capaz de despejar el partido liderado por Pablo Iglesias. “La punta de lanza contra el bipartito que parecía representar Podemos (a pesar de su debilidad estructural y ambigüedad programática) no parece ahora como probable”, sentencia Anguita.

Dará que hablar, como ocurrió cuando anunció su Frente Cívico, y habrá que seguir el desarrollo de su idea “en lo sucesivo”.